Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La Fed da señales de que subirá sus tasas y el dólar se fortalece

Una política monetaria restrictiva de parte de la Reserva Federal resta liquidez al mercado, por lo que el dólar tiende a subir de precio frente a otras divisas.
vie 19 noviembre 2021 05:01 AM
Billetes en dólares y datos de mercado
El índice dólar alcanzó su mayor nivel en 16 meses.

La Reserva Federal de Estados Unidos, que es el banco central de la economía más grande del mundo, ha dado señales de que comenzará a aumentar su tasa de interés, que se encuentra en 0.25%, más pronto de lo esperado. JP Morgan estima que esto sucederá a partir de septiembre de 2022, y no hasta 2023 como se pronosticaba hasta hace unos meses. Además de estas perspectivas, el mercado cambiario ya reacciona al anuncio de la Fed de que, a partir de este mes, comenzará a reducir su compra de bonos.

Tanto las compras de bonos como las tasas bajas son parte de las herramientas que tienen los bancos centrales para incentivar la economía y mantener la inflación en niveles manejables. Dado que los últimos datos en Estados Unidos muestran que la inflación está lejos de ceder (en octubre fue de 6.2%, la mayor desde 1990), la Fed ha decidido reducir los estímulos, lo que termina disminuyendo la liquidez en el mercado, explica César Cote, analista de CMD Derivados.

Publicidad

El índice dólar, que mide a la divisa estadounidense frente a una cesta de seis (el euro, el yen japonés, la libra esterlina, el dólar canadiense, la corona sueca y el franco suizo), alcanzó los 95.9 puntos, su mayor nivel desde mediados de julio de 2020.

“Las presiones inflacionarias a nivel mundial han sido mayores a lo que anticipaban los bancos centrales y los mercados, consecuentemente han empezado a regular parte de estos apoyos monetarios que se dieron en el último año y medio”, dice Alejandro Saldaña, economista en jefe de Grupo Financiero Bx+.

De hecho, cuando los bancos centrales estaban a tope con los estímulos monetarios, entre finales del año pasado y principios de este, el índice dólar alcanzó su nivel más bajo desde 2018, “porque la Fed aumentó en demasía la liquidez emitiendo más dólares para amortiguar los golpes de la pandemia en la economía”, dice Cote.

El mercado bursátil y la economía se mueven como una máquina con cientos de engranajes, un movimiento en algún factor tiene implicaciones en una serie de instrumentos financieros. Así, una política monetaria más restrictiva disminuye por un lado la oferta de dólares y, por el otro, atrae más capitales hacia ciertos instrumentos, como los bonos del Tesoro, lo que aumenta la demanda de la moneda estadounidense. Y como cualquier otro mercado, si la oferta baja y la demanda sube, el precio también tiende a aumentar.

Publicidad

El peso también sale afectado

El fortalecimiento del dólar siempre terminará afectando a las monedas emergentes. “De hecho, son las que tienen mayor volatilidad en cuanto a las variaciones del dólar”, comenta Cote. Especialmente al peso, que es una de las 10 divisas más líquidas (es decir que tienen mayor facilidad para comprar y vender) de los países emergentes, de acuerdo al Banco Internacional de Pagos (BIS, por sus siglas en inglés).

En los últimos dos meses, el peso se ha depreciado aproximadamente 4% y se ubica en alrededor de 20.8 pesos por dólar. “Este tipo de ajustes en la política monetaria en Estados Unidos, y en países desarrollados, tiende a generar reacomodos en los portafolios de inversión a nivel mundial y vemos que este tipo de movimientos desfavorecen la cotización de activos emergentes, como el peso”, dice Saldaña.

Por ello, para el siguiente año, se espera una depreciación moderada del tipo de cambio. De acuerdo con la encuesta de Citibanamex, entre 31 instituciones, el peso se ubicará, en promedio, en 21.03 al cierre de 2022. Sin embargo, “si la inflación no cede o se agudiza en los próximos meses, la Reserva Federal podría implementar un retiro más rápido del estímulo monetario”, advierte Saldaña.

Publicidad
Publicidad
Publicidad