Publicidad
Publicidad

Nuestras Historias

Trump declara fin de la 'era de sometimiento' de EU en acuerdos comerciales

Trabajaremos para arreglar malos acuerdos, y en otros nuevos, que serán justos, asegura Trump; dice que un pilar de su plan migratorio es asegurar la frontera con México con la construcción del muro.

El presidente estadounidense, Donald Trump, anunció este martes que se ha acabado la era en la que Estados Unidos quedaba "sometido" económicamente por otros países, y que trabajará para "arreglar malos acuerdos comerciales y negociar otros nuevos".

"La era de sometimiento económico (de EU) se ha acabado por completo", dijo Trump en su discurso sobre el Estado de la Unión.

Estados Unidos "ha pasado página después de décadas de injustos acuerdos comerciales que sacrificaban nuestra prosperidad y enviaban fuera nuestras compañías, trabajos y la riqueza de la nación", indicó Trump.

Recomendamos: 10 frases de Trump en su discurso sobre el Estado de la Unión

"A partir de ahora, esperamos que nuestras relaciones comerciales sean justas y recíprocas. Trabajaremos para arreglar malos acuerdos comerciales y negociar otros nuevos, y los nuevos serán justos", auguró.

El mandatario no mencionó específicamente el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) con México y Canadá, que se encuentra en un delicado proceso de renegociación y del que Trump ha prometido retirarse si esas conversaciones trilaterales no surten el efecto que desea.

Publicidad

Su única mención a México llegó cuando Trump repasaba los éxitos económicos de su primer año en el poder: fue entonces cuando recordó que la compañía automovilística " Chrysler está trasladando una gran planta desde México a Michigan ".

Tampoco mencionó el acuerdo de Alianza Transpacífica (TPP) que Estados Unidos abandonó, y del que sí habló la semana pasada durante su visita a Davos (Suiza), cuando dijo que Estados Unidos está dispuesto a llegar a arreglos individuales o en grupo con los países miembros de ese pacto comercial.

Recomendamos: Lo siento, Trump, Europa crece más rápido que Estados Unidos

Muro

El presidente de EU insistió en que el muro previsto en la frontera sur con México "cierra las lagunas explotadas por criminales y terroristas para ingresar" a su país.

Publicidad

Dijo que uno de los "pilares" de su plan migratorio es "asegurar del todo" la frontera con México con la construcción del muro y la contratación de más agentes fronterizos y migratorios, que calificó de "héroes".

Trump llegó a la Casa Blanca con la controvertida promesa de levantar un muro fronterizo con México.

Lee: Melania acapara la atención en discurso de Trump ante el Congreso

También aseguró que el país vecino pagaría la factura de su construcción, cuyo coste se estimaba entre 8,000 y 12,000 millones de dólares, si bien México ha rechazado de plano cualquier pago.

Un año después, el gobierno de Trump ha construido en la zona de San Diego (California) ocho prototipos de muro, entre los que el presidente elegirá ahora los definitivos para los cerca de 3,200 kilómetros de frontera que separan Estados Unidos y México.

Lejos de los cálculos iniciales, el presidente ha exigido ahora a los demócratas en el Congreso que le aprueben 25,000 millones de dólares en los presupuestos para la construcción del muro a cambio de regularizar a cerca de dos millones de jóvenes sin papeles.

Publicidad

Lee: ¿En verdad Trump está impulsando a la economía de EU?

Migración

El presidente estadounidense pidió a demócratas y republicanos que trabajen juntos en el Congreso para aprobar una reforma migratoria y crear un "sistema migratorio seguro, moderno y legal".

"Unámonos, dejemos a un lado las políticas, para finalmente conseguir hacer el trabajo", dijo Trump en un llamado a legisladores demócratas y republicanos a trabajar juntos, durante el discurso.

Frente a las dos cámaras del Congreso, Trump defendió los "cuatro pilares" de la propuesta migratoria que envió este mes al Congreso y que incluye el acceso a la ciudadanía de 1.8 millones de indocumentados que llegaron a EU de niños a cambio de 25,000 millones de dólares para construir el muro con México.

Publicidad

nullEsa cifra de 1.8 millones de inmigrantes es superior a los 690,000 jóvenes, conocidos como "soñadores", que actualmente pueden trabajar y están protegidos de la deportación por el programa DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia), cuya vigencia expira en marzo por orden de Trump.

"Bajo nuestro plan, aquellos que cumplan con unos requisitos de educación y trabajo y muestren un buen carácter moral serán capaces de llegar a ser ciudadanos de Estados Unidos", señaló Trump, quien destacó que la cifra de 1.8 millones es "casi tres veces más" de lo que ofreció con DACA su antecesor, Barack Obama (2009-2017).

Lee: EU levanta restricción de ingreso a refugiados de 11 países

En este punto, Trump insistió en la necesidad de levantar un muro con México y pidió al Congreso que permita deportar de forma exprés a todos los inmigrantes que crucen la frontera de manera irregular sin importar su país de origen.

Actualmente, solo pueden ser expulsados de manera exprés los inmigrantes de México y Canadá.

Además, Trump pidió al Congreso que acabe con la llamada "lotería de visados para la diversidad", que asigna aleatoriamente hasta 50,000 visados a extranjeros, e instaure un sistema de méritos que sustituya al actual método de reagrupación familiar, conocido por sus detractores como "migración en cadena".

Publicidad

"Es hora de comenzar a avanzar hacia un sistema de inmigración basado en el mérito, que admita a personas que estén capacitadas, quieran trabajar, contribuyan a la sociedad y amen y respeten nuestro país", insistió el presidente.

Hasta ahora, la reforma migratoria de Trump ha recibido una respuesta fría entre los demócratas, y no está claro si los legisladores de ambos partidos podrán llegar a un acuerdo antes del 8 de febrero, cuando expira una ley presupuestaria que la oposición demócrata no parece dispuesta a renovar sin una solución para los "soñadores".

Trump dijo que son los estadounidenses quienes están cumpliendo su gran promesa de campaña.

"El pueblo soñó con este país. El pueblo construyó este país. Y es el pueblo quien está haciendo a Estados Unidos grande de nuevo", afirmó.

En varias ocasiones, Trump pidió unión al Congreso y a la nación, que describió como una "familia estadounidense" que comparte "la misma casa, el mismo corazón y el mismo destino".

El gobernante describió a Estados Unidos como una "nación compasiva" que se enorgullece de "hacer más que cualquier otro país para ayudar a los necesitados y los desfavorecidos", pero aseguró que como presidente su deber es proteger a los estadounidenses por encima de todo.

Publicidad

"Como presidente de EU, mi más alta lealtad, mi mayor compasión y mis constante preocupación son los niños de EU, los trabajadores en dificultad en EU y las comunidades olvidadas de EU. Quiero que nuestra juventud crezca para lograr grandes cosas. Quiero que nuestros pobres tengan la oportunidad de levantarse", dijo.

En ese punto, el mandatario defendió el derecho de los estadounidenses de conquistar el "sueño americano" porque "los estadounidenses también son soñadores".

Con esas palabras, Trump hizo referencia al nombre de "soñadores" que se usa para describir a los millones de jóvenes indocumentados que llegaron a EU de niños.

Rusia y China

El presidente estadounidense afirmó que Rusia y China, países a los que calificó de "rivales", "desafían" los valores estadounidenses.

Publicidad

"Alrededor del mundo, enfrentamos regímenes arrogantes, grupos terroristas y rivales como China y Rusia que desafían nuestros intereses, nuestra economía y nuestros valores", dijo Trump ante el Congreso durante su discurso sobre el Estado de la Unión.

"Al enfrentar estos peligros -añadió-, sabemos que la debilidad es el camino más seguro hacia el conflicto, y el poder inigualable es el medio más seguro de nuestra defensa".

Recomendamos: Y el ganador en el pleito del TLCAN es... China

Esta fue la única referencia de Trump sobre Rusia, que no dijo nada del deterioro de las relaciones con Moscú, que pasan por su peor momento desde el fin de la Guerra Fría, a raíz de la supuesta injerencia del Kremlin en las elecciones de 2016 a la Casa Blanca.

El último episodio de esta tensión se dio este lunes, con la publicación de la "lista Putin" por parte del Departamento del Tesoro de EU integrada por 96 oligarcas y 114 altos funcionarios que han ganado poder o riqueza gracias al presidente Vladímir Putin.

Trump tampoco mencionó al fiscal especial Robert Mueller ni su investigación sobre esa supuesta injerencia y los presuntos nexos entre la campaña presidencial del magnate y funcionarios del Kremlin.

Publicidad

Corea del Norte

El presidente estadounidense advirtió que los misiles de Corea del Norte podrían amenazar "muy pronto" el territorio de EU, y que él responderá con una "presión máxima" y no con "complacencia" ante esa situación.

"Las experiencias pasadas demuestran que la complacencia y las concesiones solo incitan a la agresión y la provocación. No repetiré los errores de los gobiernos anteriores (de EU) que nos han llevado a esta peligrosa situación", dijo Trump.

"El imprudente programa de misiles nucleares de Corea del Norte podría amenazar muy pronto nuestro territorio. Estamos impulsando una campaña de presión máxima para evitar que eso ocurra", afirmó.

Trump, después de criticar las "dictaduras" de Cuba y Venezuela, argumentó que "ningún régimen" del mundo ha "oprimido a sus propios ciudadanos más total o brutalmente que la cruel dictadura de Corea del Norte".

Publicidad

Lee: Las sanciones contra Corea del Norte asfixian a esta ciudad china

"Solo necesitamos mirar al depravado carácter del régimen norcoreano para entender la naturaleza de la amenaza nuclear que podría suponer para Estados Unidos y nuestros aliados", subrayó.

Como ejemplo, citó el caso de un turista estadounidense fallecido tras ser retenido en Corea del Norte, Otto Warmbier, cuyos padres, Fred y Cindy, estaban entre el público invitado por Trump para presenciar su discurso.

"Después de un juicio vergonzoso, la dictadura sentenció a Otto a 15 años de trabajos forzados, antes de devolverlo a Estados Unidos en junio pasado, terriblemente herido y al borde de la muerte. Falleció pocos días después de su regreso", recordó Trump.

El presidente también citó el caso de Ji Seong-ho, un joven originario de Corea del Norte a quien también incluyó entre sus invitados y que salió del país asiático junto con su familia huyendo de la hambruna.

"Seong-ho viajó miles de millas con muletas a través de China y el sudeste de Asia hacia la libertad. La mayoría de su familia lo siguió. Su padre fue atrapado tratando de escapar, y fue torturado hasta la muerte", relató Trump, al explicar que el joven perdió una pierna en su huida.

Publicidad

"Hoy -continuó el mandatario- vive en Seúl, donde rescata a otros desertores y transmite a Corea del Norte lo que más teme el régimen: la verdad".

Guantánamo

En su primer discurso sobre el Estado de la Unión, Trump anunció que ha firmado una orden ejecutiva en la que pide a su secretario de Defensa, James Mattis, que evalúe la política sobre la cárcel para mantenerla abierta.

"Hoy estoy cumpliendo con otra promesa. Acabo de firmar una orden ejecutiva que dirige al secretario Mattis a reexaminar nuestra política de detención y mantener abiertas las instalaciones de la bahía de Guantánamo", dijo Trump.

Con su decisión, Trump anula otra orden ejecutiva que proclamó, en 2009, nada más llegar al poder, el entonces presidente Barack Obama para cerrar la cárcel "tan pronto como fuera posible".

Publicidad

Obama hizo del cierre de la base de Guantánamo una de sus prioridades como presidente y, aunque no logró su objetivo, consiguió ir vaciando el panel al transferir a un total de 196 detenidos a terceros países, con lo que a día de hoy únicamente quedan en esa cárcel 41 presos.

Ya durante la campaña para las elecciones de 2016, Trump se mostró contrario a las transferencias de presos y, además, prometió mantener y ampliar esa cárcel para llenarla, en sus palabras, de "tipos malos".

La cárcel de Guantánamo llegó a albergar a 800 presos poco después de su apertura, ordenada por el entonces presidente estadounidense, George W. Bush (2001-2009), tras los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 contra EU.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad