Publicidad
Publicidad

De un solo golpe Trump debilita investigación sobre la intervención rusa

El despido del fiscal general Jeff Sessions le puede otorgar al presidente de EU un control efectivo sobre la investigación de las acciones de su campaña presidencial.

(CNN)- El repentino despido del fiscal general Jeff Sessions por parte del presidente Donald Trump fue un ataque rápido para explotar las nuevas dinámicas de poder de Washington después de las elecciones intermedias.

Esto representa un gran riesgo, ya que el objetivo final de Trump parece ser poner en peligro la investigación sobre Rusia del investigador especial Robert Mueller, y es casi seguro que la medida lleve a una investigación inmediata una vez que la nueva mayoría Demócrata de la Cámara se reúna en enero.

En cierto modo, el miércoles fue clásico para Trump, con el presidente haciendo un esfuerzo transparente para cambiar la narrativa después de que se derrumbara el monopolio del Partido Republicano sobre el poder de Washington el martes.

Lee: Jeff Sessions renuncia como secretario de Justicia de EU

Publicidad

Pero las graves implicaciones del despido de Sessions significan que se trata de mucho más que un intento de Trump para ahogar los titulares dañinos.

El despido del exsenador de Alabama y la amplia mayoría del Senado republicano significa que puede nombrar a quien quiera en el Departamento de Justicia, lo que le otorga un control efectivo sobre la investigación sobre las acciones de su propia campaña.

Con un solo golpe, se libró de un fiscal general que se había retirado de la investigación de Rusia. Trump había estado atormentando a Sessions en Twitter por meses.

Inmediatamente lo reemplazó con un fiscal general en funciones, Matthew Whitaker, quien ha expresado públicamente, incluso en un artículo de opinión de CNN, una feroz oposición a la investigación de Rusia.

Publicidad

"Es un momento para romper el cristal", dijo el miércoles por la noche el senador demócrata Richard Blumenthal, de Connecticut, a Kate Bolduan, de CNN.

OPINIÓN: La masacre orquestada por Trump

"Nuestra democracia está bajo ataque. Es una especie de 'masacre en la noche del sábado' a cámara lenta, como ocurrió bajo el presidente Nixon".

Whitaker, quien trabajó para Sessions en el Departamento de Justicia como su jefe de personal, ahora tiene el poder de supervisar a Mueller, quien se cree está avanzando hacia el final de su investigación. Whitaker podría reducir el rango del mandato del abogado especial o limitar los fondos para su trabajo. Es posible que también pueda controlar si se hace público algún informe final. Y él podría sentar las bases para despedir a Mueller.

Publicidad

El ascenso de Whitaker también arrebató el control de la investigación de Rusia del fiscal general adjunto Rod Rosenstein , quien ha protegido a Mueller, y es visto en Washington como un funcionario de carrera no político que actúa con integridad.

Cambiando de tema

No es el estilo de Trump admitir errores. Así que convirtió la tradicional y sombría conferencia de prensa presidencial post-intermedias en un espectáculo secundario mientras libraba una guerra con la prensa para aclamo de su base con una presentación fulminante en una conferencia de prensa posterior a las elecciones.

Publicidad

No caracteriza a Trump la tristeza y la auto recriminación de los presidentes George W. Bush y Barack Obama cuando lamentaron un "golpe" y un "desalojo" a mitad de período. En lugar de expresar su culpa por los legisladores que perdieron sus empleos, Trump ofreció abiertamente un adiós a los republicanos que habían desdeñado su "abrazo".

"Mia Love no me dio amor, y ella perdió. Qué mal. Lo siento, Mia", dijo Trump, de una legisladora de Utah cuya elección aún no se ha determinado.

Siguiendo un libro de jugadas que lo había ayudado a olvidar rápidamente los fracasos de negocios en su vida anterior, simplemente declaró la victoria , calificando a la creciente mayoría de los republicanos en el Senado como un "día increíble" en el que había jugado un papel decisivo, y siguió adelante.

No es raro que los funcionarios del gabinete paguen el precio por el fracaso de su jefe en las urnas. Hubo un precedente irónico al derrocamiento de Sessions. Hace doce años, cuando la presidenta electa Nancy Pelosi estaba estableciendo los términos para una nueva alineación política después de ganar la Cámara de Representantes, tal como lo hizo el miércoles, Bush expulsó a su secretario de defensa, Donald Rumsfeld.

Publicidad

El presidente tiene todo el derecho de despedir a cualquiera de los funcionarios de su gabinete. Pero sus denuncias abiertas de la investigación de Mueller y los meses de ataques contra el abogado especial significan que los críticos de Trump son profundamente escépticos de sus motivos.

Terreno peligroso para Mueller

La rápida sucesión de eventos pareció dejar a Mueller en un nuevo y peligroso terreno.

Publicidad

"No hay más alarmas que sonar sobre lo que ha estado ocurriendo", dijo Preet Bharara, exfiscal del Distrito Sur de Nueva York, en "Situation Room" de CNN.

OPINIÓN: ¿Quién ganó de verdad en las elecciones intermedias de EU?

Desde el exterior, la movida de Trump contra Sessions se parecía mucho a lo último en una secuencia de pasos para socavar la investigación de Rusia, comenzando con el despido del jefe del FBI, James Comey, el año pasado.

Con esto en mente, algunos expertos legales cuestionaron si la historia de fondo de lo que sucedió podría eventualmente ser percibida como una evidencia más de una intención corrupta, que sería necesaria para apoyar cualquier descubrimiento por parte de Mueller de que el presidente había obstruido la justicia.

Publicidad

Trump ha exigido en repetidas ocasiones la lealtad y la protección de sus subordinados y Whitaker pronto comenzará a sentir el mismo tipo de exigencia.

Lee: FBI indaga intento de difamar a Mueller, jefe de investigación de la trama rusa

El movimiento del presidente presentó un desafío inmediato a Pelosi, a quien había elogiado el miércoles anterior por su probable regreso a la silla del orador, y se ofreció a abrir una nueva era de acuerdos entre los jugadores de poder de Washington.

Ella dijo que era imposible ver el despido de Sessions como "otra cosa que no sea otro intento flagrante" para socavar y terminar la investigación de Mueller.

Publicidad

Pero como también pidió que Whitaker se recusara, Pelosi sabe, al igual que Trump, que hay dos meses antes de que los demócratas tengan los medios para controlar el poder del presidente.

Podría ser que Trump esté calculando que tiene una ventana para hacer todo lo que pueda para sofocar el poder de maniobrar de Mueller, bajo la cobertura de la simpática Cámara y el Senado republicanos.

"Creo que el momento de la precariedad es especialmente significativo ahora porque estamos en la fase de pato cojo", dijo Bharara.

"Tiene la oportunidad de hacer algo muy perjudicial para esa investigación".

Publicidad

Lee: La inevitable colisión entre Donald Trump y Robert Mueller

Trump también puede haber sido envalentonado por la reposición de su poder ofrecido por un fuerte apoyo de su base política, que acudió a las urnas en gran cantidad para empujar a sus acólitos a través de la línea en las principales elecciones del Senado en los estados rojos.

Y su tarea de confirmar a un nuevo fiscal general se vuelve aún más fácil en un Senado que tiene más republicanos y está aún más en deuda con él.

Trump no se contentó el miércoles con lanzar una nueva nube sobre Mueller.

Publicidad

Trump amenazó abiertamente con armar una parte del gobierno federal, el Senado liderado por los republicanos, contra otra, la nueva Cámara que asumirá el cargo el próximo año, si el dolor de la supervisión se vuelve demasiado agudo.

"Pueden jugar ese juego, pero podemos jugar mejor", dijo Trump en su conferencia de prensa.

Recomendamos: Donald Trump bajo fuego con un libro del exdirector del FBI, James Comey

Tal movimiento seguramente equivaldría a un abuso de la autoridad presidencial en el improbable caso de que el líder de la mayoría del Senado republicano, Mitch McConnell, un estudiante de la separación de poderes, aceptara.

Publicidad

Sin embargo, el comentario del presidente representó una advertencia de que intentaría armar con fuerza al nuevo Senado de Trump para que siguiera su voluntad, de la misma manera que lo hizo en partes de la Cámara liderada por los republicanos, incluido el Comité de Inteligencia.

Está lejos de ser la primera vez que Trump ha prometido ejercer el poder presidencial para promover sus objetivos políticos. En la campaña electoral, se comprometió a eliminar la ciudadanía por derecho de nacimiento garantizada por la Constitución con una orden ejecutiva.

Y usando sus poderes como comandante en jefe, Trump envió miles de tropas a la frontera sur para enfrentar una amenaza aún no emergente de una caravana de migrantes que estaba en el centro de su ardiente mensaje de campaña.

Pero si su golpe contra Sessions tuvo, como parece, la intención de aumentar la presión sobre Mueller, podría fácilmente resultar contraproducente ya que parece casi seguro que el nuevo Comité Judicial liderado por los demócratas buscará su despido al comienzo de su mandato.

Publicidad
NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad