Publicidad
Publicidad

Nuestras Historias

El cierre parcial del gobierno de EU lleva 6 días... y contando

El presidente de Estados Unidos se niega a ceder en su demanda de financiar un muro en la frontera con México.
Conflicto.
Conflicto. Trump ya había adelantado que aprobó un contrato para la construcción de un muro de unos 185 kilómetros de extensión en Texas, aunque sin dar detalles.

WASHINGTON- Los miembros del Congreso regresaron a Washington el jueves, pero había pocas esperanzas de poner fin al cierre parcial del gobierno ante la falta de un acuerdo presupuestario debido a la negativa del presidente Donald Trump de dar el brazo a torcer en su demanda de financiar la construcción de un muro en la frontera con México.

El Senado estaba en sesión después de las vacaciones de Navidad, aunque se esperaba la presencia de pocos legisladores y ninguna negociación formal para destrabar el presupuesto.

El cierre parcial del gobierno federal entró este jueves en un sexto día.

Trump, aparentemente sin dormir tras un agotador viaje de ida y vuelta a Iraq para su primera visita a las tropas estadounidenses en zona de conflicto desde que llegó al poder, indicó en su cuenta de Twitter que no estaba de humor para comprometerse en discusiones.

El mandatario exige que la ley de presupuesto asigne 5,000 millones de dólares para financiar el muro fronterizo con el que busca impedir la inmigración ilegal en la frontera con México, una propuesta central de la campaña electoral que lo llevó al poder.

Publicidad

Los opositores y algunos exponentes del oficialismo republicano acusan al presidente de inflar el problema de la inmigración con fines políticos y dicen que un muro no es la mejor forma de garantizar la seguridad en la frontera, por lo que no apoyan la iniciativa.

Recomendamos: Trump amenaza con larga parálisis en EU hasta obtener fondos para el muro

En represalia, Trump se niega a firmar un paquete de gastos más amplio, lo que obliga a sectores del gobierno federal a detener sus actividades por falta de fondos y unos 800,000 empleados federales son licenciados sin goce de sueldo.

Ninguna de la dos partes ha movido sus piezas en el tablero político y este jueves Trump mantuvo su tono de desafío.

"¿Se han dado cuenta finalmente los demócratas de que necesitamos desesperadamente seguridad en la frontera y un muro en la frontera sur?", escribió en Twitter, apenas tres horas después de haber llegado del viaje a Iraq.

Publicidad

"Necesitamos evitar que las drogas, el tráfico de personas, los miembros de pandillas y los delincuentes entren a nuestro país", dijo.

Dick Durbin, un veterano senador demócrata, respondió con su propio tuit: "No se vislumbra el final del cierre parcial del gobierno del presidente", dijo.

"Está tomando como rehén a nuestro gobierno por su escandalosa exigencia de un muro fronterizo de 5.000 millones, que sería tan despilfarrador como ineficaz".

Nerviosismo económico

Publicidad

Los cierres parciales del gobierno no son un arma inusual en las negociaciones presupuestarias de Washington, donde las fuertes divisiones entre los dos partidos hacen que la cooperación sea una rareza.

Pero el rencor se ha disparado bajo la administración de Trump y se espera que aumente aún más a partir de enero, cuando los demócratas tomen el control de la Cámara de Representantes tras su victoria en las elecciones de medio mandato de noviembre.

El conflicto ha atizado las preocupaciones sobre la perspectiva de la economía de Estados Unidos para 2019, tras el aumento registrado en 2018, con los mercados en un vértigo de montaña rusa.

Trump amenaza con mantener cierre de gobierno hasta obtener fondos para el muro

Publicidad

Trump ya había adelantado que aprobó un contrato para la construcción de un muro de unos 185 kilómetros de extensión en Texas, aunque sin dar detalles.

Grandes secciones de la frontera de más de 3,200 km con México ya están divididas por cercas u otras barreras, pero los inmigrantes, muchos huyendo de la violencia y de la pobreza en sus países, siguen cruzando ilegalmente.

Los críticos de Trump dicen que está pisoteando los derechos de asilo legalmente protegidos y argumentan que los recursos deben canalizarse hacia alternativas de alta tecnología en vez de un muro.

La gestión del flujo ilegal en la frontera se ha complicado ante la afluencia de familias y niños pequeños, cuando hace unos años eran mayoritariamente hombres los que ingresaban clandestinamente.

Dos niños guatemaltecos murieron en diciembre por enfermedades aún no reveladas estando bajo la custodia de las autoridades estadounidenses y la secretaria de Seguridad Interior, Kirstjen Nielsen, dijo que se requerían "medidas de protección extraordinarias" para manejar el flujo.

El Comisario de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, Kevin McAleenan, advirtió el miércoles que la agencia no pudo hacer frente a los miles de migrantes que llegaban, ya que la mayoría de las instalaciones se construyeron hace décadas pensadas para hombres que llegaban solos.

Publicidad

"Necesitamos la ayuda del Congreso. Necesitamos un presupuesto para la atención médica y la salud mental para los niños alojados en nuestras instalaciones", dijo a la cadena CBS News.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad