Publicidad
Publicidad

Nuestras Historias

Las enseñanzas para México del sistema anticorrupción de Brasil

Temer y Lula han sido detenidos en el marco de la operación Lava Jato. Esto muestra la creciente fortaleza de su sistema anticorrupción, que puede servir de modelo para México, según varios expertos.
El último en caer.
El último en caer. Temer es el más reciente de los personajes políticos brasileños que han caído por la investigación anticorrupción en Brasil.

CIUDAD DE MÉXICO (Expansión)- Michel Temer, quien gobernó Brasil de 2016 a 2018, es el último pez gordo que cae dentro de la red de la operación Lava Jato (Lavado de Autos), el escándalo que destapó una red de sobornos pagados por grandes constructoras a políticos de casi todos los partidos para obtener contratos con Petrobras, la petrolera estatal.

Temer fue detenido este jueves como el presunto jefe de una organización que negociaba sobornos de la planta nuclear Angra 3 , en Río de Janeiro.

El expresidente, quien llegó al poder después de que el Congreso destituyera a Dilma Rousseff por maquillar las cuentas públicas, fue acusado en junio de 2017 de corrupción pasiva por el entonces procurador Rodrigo Janot. Temer se salvó en ese momento gracias a que los diputados votaron para que no enfrentara el proceso penal.

La operación Lava Jato ya condujo antes al encarcelamiento del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010), que fue sentenciado a nueve años y seis meses de prisión por corrupción y lavado de dinero, por recibir un apartamento frente al mar de una constructora a cambio de favores.

El 24 de enero de 2018, un tribunal de segunda instancia elevó la pena a 12 años y un mes, que comenzó a cumplir en abril una cárcel de Curitiba, cuando ya era favorito para las elecciones de octubre de ese año, en las que finalmente no participó, pues el Tribunal Supremo Electoral de Brasil invalidó su candidatura.

Lula y Temer solo son los casos más visibles de una operación que ha provocado la caída de ministros, congresistas y empresarios como Marcelo Odebrecht, CEO de la constructora Odebrecht, una compañía que tejió una red de sobornos en varios países de América Latina, entre ellos México.

Publicidad

La lucha anticorrupción en Brasil ha sido tan efectiva que ha llegado a los niveles más altos del poder político y económico. Estos son los pilares de su sistema, que México puede tomar como ejemplo.

Michel Temer es arrestado por el mismo caso de corrupción que condenó a Lula

Jueces independientes e instituciones fuertes

La independencia del sistema judicial brasileño ha sido fundamental para que personalidades del tamaño de Lula hayan caído en las redes de la operación Lava Jato.

“Los jueces se toman muy en serio el combate a la corrupción”, explica el periodista Raúl Olmos, autor del libro 'El Gigante de Lodo: Odebrecht y su historia de corrupción en México', en entrevista con Expansión.

Lee: Brasil investiga presuntos desvíos en la nueva sede de Petrobras

Lava Jato, que inició en 2014, fue un parteaguas para la lucha anticorrupción en Brasil, que antes de esta fecha tenía cifras de impunidad parecidas a las de México, es decir, cercanas al 90%.

“El caso Lava Jato mostró la independencia del poder de los jueces, mostró independencia de los fiscales que investigaban los casos, sin importar el poder económico de los empresarios o el poder político de los señalados en actos de corrupción”, dice Olmos.

La construcción del entramado legal, que permitió una investigación de este calado, se puede remontar a principios de siglo, añade David Arellano Gault, profesor-investigador del Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE), vía correo electrónico.

Los personajes afectados por el escándalo Odebrecht

El expresidente peruano Alejandro Toledo

El expresidente peruano Alejandro Toledo

Países como Perú sí buscan sancionar a funcionarios implicados en la aceptación de sobornos, tal es el caso del exmandatario Alejandro Toledo, a quien le han girado una orden de aprehensión.
EFE / Ernesto Arias
 El presidente de Panam· Juan Carlos Varela

El presidente de Panamá Juan Carlos Varela

En diciembre de 2016, Panamá anunció la cancelación de obras públicas con Odebrecht hasta que se restituyera el dinero sustraído para hacer desistir a la empresa de las licitaciones en las que participó en ese país.
EFE / Leonardo Muñoz
Oscar Iván Zuluaga,

Oscar Iván Zuluaga

Durante 2014, Oscar Iván Zuluaga fue candidato a la presidencia de Colombia. En febrero de 2017, el Consejo Nacional Electoral abrió una investigación en contra de su campaña presidencial por la supuesta entrada de recursos de Odebrecht.
EFE / Mauricio Dueñas Castañeda
El presidente de Colombia Juan Manuel Santo

El presidente de Colombia Juan Manuel Santos

El Consejo Nacional Electoral también abrió una investigación en contra del actual presidente por su campaña presidencial de 2014 por la supuesta entrada de recursos de Odebrecht.
EFE / Mauricio Dueñas Castañeda
Javier Duarte, former governor of Mexican state Veracruz,

Javier Duarte

La organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), reveló que el gobierno de Javier Duarte en Veracruz recibió a través de una empresa fantasma 3.7 millones de dólares para los supuestos proyectos de modernización de la refinería de Minatitlán y la planta de Etileno XXI en Coatzacoalcos.
Reuters / Jose Cabezas
Felipe Calderón

Felipe Calderón

En el sexenio de Felipe Calderón, la constructora Odebrecht obtuvo contratos para la modernización de tres refinerías, la construcción del gasoducto Los Ramones II y la licitación para la planta petroquímica Etileno XXI. Lo anterior pese a que la constructora era investigada en una docena de países.
Duilio Rodríguez
Emilio Lozoya, director general de PetrÛleos Mexicanos

Emilio Lozoya, exdirector general de Pemex

Emilio Lozoya negó haber recibido un pago de 5 mdd por parte de la constructora, y agregó que esos señalamientos solo buscan difamarlo.
AFP / Guillermo González
Brazilian Federal Prosecutor Vladimir Aras

Vladimir Aras, fiscal brasileño

Conforme a un acuerdo de confidencialidad con Odebrecht, el fiscal brasileño liberó el 1 de junio un expediente con los sucesos en América Latina relacionados con la constructora para acelerar las investigaciones con el objetivo de reforzar los mecanismos de cooperación entre las naciones.
AFP / Evaristo SA
El expresidente brasileÒo Luiz In·cio Lula da Silva

El expresidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva

En marzo de 2017, Marcelo Odebrecht declaró a las autoridades electorales que el exmandatario brasileño Luiz Inacio Lula da Silva recaudó fondos para la campaña de su sucesora, Dilma Rousseff, quien "sabía" de los pagos irregulares realizados por la empresa a su candidatura electoral.
EFE / Sebastia Moreira
President of Brazil Dilma Rousseff

Expresidenta de Brasil, Dilma Rousseff

El expresidente de Odebrecht declaró en una confesión filtrada a medios brasileños que Dilma sabía de la dimensión de la donaciones y quiénes eran los donadores.
Getty Images / Miguel Tovar
Marcelo Odebrecht , CEO of Odebrecht

Marcelo Odebrecht, expresidente de Odebrecht

El empresario dijo que entregó para la campaña de 2014 de su país unos 48 millones de dólares y que al menos una tercera parte del dinero fue una "contrapartida" a cambio beneficios para la constructora.
Getty Images / Paulo Fridman
El presidente de Brasil, Michel Temer

El actual presidente de Brasil, Michel Temer

Marcelo Odebrecht también declaró a comienzos de marzo en calidad de testigo ante el Tribunal Superior Electoral (TSE), por el escándalo.
EFE/ Joedson Alves

“En Brasil se tiene ya una larga historia de construcción legal y organizacional para combatir la corrupción, todo bajo un respeto básico del Estado de Derecho” asegura.

Recomendamos: Odebrecht profesionalizó la corrupción: Raúl Olmos

Algunos hitos previos a Lava Jato son la Ley de Falta de Probidad en el Sector Público y la Ley de la Estrategia Nacional de Combate a la Corrupción y Lavado de Dinero, en 2003.

Arellano coincide en destacar la independencia del poder judicial brasileño, especialmente del Supremo Tribunal Federal y del Tribunal Superior de Justicia. También señala la profesionalización de la Policía Federal, dependiente del Ministerio de Justicia, y el fortalecimiento del Ministerio Público Federal.

“La ley brasileña anticorrupción de 2013 es en realidad un punto de llegada ya bastante avanzado a partir de que estas organizaciones e instancias se han fortalecido. De esta manera, los delitos de ‘cuello blanco’ se han tipificado con mucha claridad y las diferentes partes de este entramado de organizaciones hacen su parte, gracias a que tienen certeza jurídica y, sobre todo, han invertido en fortalecer sus capacidades técnicas y organizacionales”, enfatiza el investigador del CIDE.

OPINIÓN: La conexión Angola-México de Odebrecht

'Soplones' de alto nivel

Otro factor que ha sido clave para señalar a personajes como Lula y Temer ha sido el sistema de delaciones premiadas, por el cual la justicia brasileña otorga privilegios a los acusados que brinden información valiosa sobre las redes de corrupción en las que participen.

“Si un corrupto o un personaje que participó en actos de corrupción accede con las autoridades a llegar a un acuerdo para delatar a otros involucrados, pues se le da un beneficio de una reducción de pena, incluso de libertad o de prisión domiciliaria”, dice Olmos, periodista de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad.

Es el caso de Marcelo Odebrecht. El ex CEO de la constructora Odebrecht salió de prisión el 20 de diciembre de 2017, tras cumplir dos años y medio de una condena total de 19 años . Las confesiones del empresario comprometieron a los expresidentes Temer, Rousseff, Lula y Fernando Collor de Mello, además de a las cúpulas de las principales fuerzas políticas brasileñas.

De hecho, las denuncias que tienen a Temer a punto de entrar a una cárcel en Rio de Janeiro se formaron a partir de las confesiones de un empresario implicado en el caso, obtenidas a cambio de una reducción de condena.

Olmos señala que México carece de un sistema de estímulos similar, aunque sí cuenta con intercambio de información con el gobierno de Brasil. “Si el gobierno de México quisiera perseguir los actos de corrupción del caso Odebrecht, podría pedir la colaboración de las autoridades de Brasil. Ellos ya tienen las pruebas de los involucrados, de los corruptores, que involucran de alguna forma a políticos mexicanos. Tengo entendido que esta colaboración solo se ha tenido de manera parcial”.

OPINIÓN: El banco de los sobornos

¿Politización de la justicia?

Los seguidores de Lula y Roussef, del Partido de los Trabajadores, y de Temer, del Movimiento Democrático Brasileño, han criticado los casos, afirmando que la justicia se ha empleado con fines políticos.

Sin embargo, hay una diferencia con el uso político de la justicia que se ha hecho en México, donde se persigue a los corruptos de manera selectiva, asegura Arellano, el especialista del CIDE.

Lee: El juez que condenó a Lula será el ministro de Justicia de Bolsonaro

“La política siempre será parte de estos procesos de alto impacto, y por ello es preferible tener un marco legal y de instancias con una fuerte capacidad técnica, para que toda acusación e investigación anticorrupción esté sustentada fuertemente en razones legales y normas explícitas. De otra manera, se convierte la lucha anticorrupción en una cacería política sesgada y parcial”, comenta.

Olmos señala que en México se han dado pasos importantes hacia un marco institucional que combata la corrupción, como la creación del Sistema Nacional Anticorrupción y la Fiscalía General de la República, pero dice que si el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador quiere ir por los corruptos, debe evitar opinar sobre los casos.

"Aquí sería bien importante que el gobierno de la República, en concreto López Obrador, evitara hacer incluso opiniones a los casos y diera plena autonomía y plena independencia a la Fiscalía".

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad