Publicidad
Publicidad

Nuestras Historias

Trump espera destrabar las conversaciones con Corea del Norte con esta reunión

El presidente de Estados Unidos recibirá a su homólogo surcoreano, Moon Jae-in, en la Casa Blanca este jueves.
Objetivo.
Objetivo. El presidente Moon intentará convencer a Trump de que hay "indicios de avances" y que Corea del Norte está dispuesta a regresar a las negociaciones. En la foto, ambos mandatarios tras una reunión en la ONU.

(CNN)- El jueves 11 de abril, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se reunirá con su homólogo surcoreano, Moon Jae-in, en la Casa Blanca para hablar de cómo revivir el proceso diplomático entre Estados Unidos y Corea del Norte.

Sin embargo, asistentes de ambos líderes declararon a CNN que están preocupados de que la reunión haga más daño que bien dadas las posturas divergentes respecto a cómo convencer al gobierno norcoreano de regresar a la mesa de negociaciones.

Durante su primera reunión cara a cara con Trump desde la cumbre fallida de febrero con el líder norcoreano Kim Jong Un en Hanói, Vietnam, Moon intentará convencer al presidente de Estados Unidos de que hay "indicios de avances" y que Corea del Norte está dispuesta a regresar a las negociaciones, de acuerdo con dos fuentes que conocen el tema.

La reunión, en la que de por sí hay mucho en juego, cobró mayor relevancia luego de que Kim lanzara la advertencia, al parecer a Estados Unidos, de que Corea del Norte necesitaba "propinar un golpe revelador a las fuerzas hostiles que andan por ahí, con los ojos inyectados de sangre, calculando erróneamente que las sanciones pueden hacer que (la República Democrática Popular de Corea) se arrodille", según reportes de los medios estatales norcoreanos.

Kim hizo estos comentarios ante la Cuarta Asamblea Plenaria del Séptimo Comité Central del Partido de los Trabajadores en Pyongyang, el miércoles 10 de abril, pero los reportó la agencia noticiosa estatal norcoreana KCNA el jueves.

OPINIÓN: Hay esperanza en el proceso de paz con Corea del Norte

Publicidad

El gobierno norcoreano había advertido que Kim podría cambiar el curso luego de que Trump abandonara las negociaciones en Hanói y dejara desconcertado al líder norcoreano y a su equipo, de acuerdo con dos fuentes que conocen el tema.

Las fuentes agregaron que en su función de intermediario, Moon pondrá a discusión "puntos específicos" el jueves, en un intento por ponerle fin al estancamiento, como lo hizo antes de la primera cumbre entre ambas Coreas, en junio de 2018.

"El objetivo de Moon es reactivar las pláticas", dijo una de las fuentes. "Lo mejor que [Moon] pretenderá es que se reanuden las negociaciones y posiblemente que haya otra cumbre".

OPINIÓN: Las armas de Corea del Norte no son el único problema de Trump

Aunque Trump indicó que quiere una tercera cumbre con Kim, ambas partes se han aferrado a su postura luego de que en la reunión de Hanói no se pudiera llegar a ningún acuerdo. Moon espera poder animar a Trump a llegar a una especie de acuerdo que sirva para promover el acercamiento entre Estados Unidos y Corea del Norte, pero algunos de los miembros de la administración estadounidense podrían representar un obstáculo.

Trump le apuesta a Moon, pero parece que Kim no les hace caso

Luego de que Trump decidiera retirarse de las negociaciones en Hanói sin haber llegado a un acuerdo, el primero al que llamó fue a Moon.

Con un aire alegre, Trump le pidió a Moon que le dijera a Kim que las cosas avanzarían y que lo animara a regresar a las negociaciones, de acuerdo con varias fuentes que saben de la llamada.

Pese a las solicitudes de Trump, Moon no ha llamado a Kim, de acuerdo con un asesor del gobierno surcoreano. Otro alto funcionario surcoreano —que dijo que sigue habiendo líneas de comunicación entre ambos países, que a veces pasan por China o por Rusia— no quiso confirmar si Moon había podido hablar con el líder norcoreano.

Inmigración, economía y Corea del Norte son los primeros obstáculos de Trump para reelegirse en 2020

Además, esta no es la única instancia en la que Corea del Norte rechaza los acercamientos recientes de Corea del Sur. En marzo, los norcoreanos de la oficina de enlace intercoreano se fueron sin avisar. Los proyectos intergubernamentales, como la recuperación de restos humanos y los proyectos de libre navegación, se suspendieron.

"Desde la segunda cumbre entre Estados Unidos y la República Democrática Popular de Corea en Hanói, la relación entre la República de Corea y la República Democrática Popular de Corea no es tan buena como esperábamos. Por ello, la República de Corea emprenderá sus propios esfuerzos en este ámbito, lo que incluye la extracción de minas y la recuperación de restos humanos", señaló un alto funcionario surcoreano.

Moon promoverá un acuerdo 'lo suficientemente bueno'

El jueves, Moon enfrentará el que probablemente sea su desafío diplomático más grande hasta la fecha: iniciar las negociaciones para la desnuclearización entre Estados Unidos y Corea del Norte en medio de tensiones crecientes e incertidumbre.

Moon Chung-in, profesor de la Universidad Yonsei y asesor de Moon, dijo que Corea del Sur quiere presentar alguna especie de "hoja de ruta con plazos" e implementarla gradualmente. Además, tal vez lo más importante es que el Sur espera "una cosecha temprana" o un "acuerdo lo suficientemente bueno", cosa que de acuerdo con las autoridades surcoreanas, es lo que se necesita para mantener el impulso y convencer a los norcoreanos de permanecer en las negociaciones.

Lee: Trump intenta contener la tormenta desatada por sus comentarios sobre Warmbier

"Un acuerdo pequeño no es un mal acuerdo", explicó un alto funcionario surcoreano. "Depende de qué tan pequeño sea. Es un buen acuerdo si es lo suficientemente bueno como para ayudarnos a tener una cosecha temprana que nos permita ver el pasado y el presente nuclear de Corea del Norte".

El funcionario indicó que un acuerdo pequeño podría contemplar retomar la idea de desmantelar Yongbyon, el centro de investigaciones nucleares de Corea del Norte, o avances a menor escala, como la apertura de una oficina de enlace entre Estados Unidos y Corea del norte o acceder a declarar el fin de la Guerra de Corea.

Sin embargo, es poco probable que el gobierno de Trump acceda a llegar a un acuerdo más acotado y menos ambicioso con Kim. Trump demostró en Hanói que quiere un acuerdo grande que llegue al corazón del programa nuclear de Corea del Norte y que vaya más allá de desmantelar Yongbyon.

Las sanciones, tema álgido

Otro de los enfoques que Moon podría tomar sería promover el levantamiento de sanciones de Estados Unidos contra Corea del Norte. Eso es lo que Kim promovió activamente en la cumbre de Hanói.

Lee: El nuevo avión furtivo de la Marina de EU está listo para el combate

Todavía no se sabe exactamente cómo pretende Moon abordar el tema del levantamiento de sanciones con Trump. Sin embargo, muchos observadores esperan que intente llevar a Trump en esa dirección y advertirle que podrían terminar en un atolladero.

Moon está en una situación complicada. Una fuente dijo que los norcoreanos lo están presionando para que haga más para convencer a Trump de llegar a un acuerdo respecto al levantamiento parcial de sanciones a cambio de medidas graduales y de seguir con las negociaciones.

No obstante, cuando le preguntaron a un alto funcionario surcoreano si Moon presionará a Trump en el tema del levantamiento de sanciones, dijo que "no hará tal cosa". El funcionario explicó que hay que analizar cuidadosamente las sanciones, pero levantarlas "depende de qué tan agresivamente se desnuclearice Corea del Norte una vez que se haya llegado a un acuerdo".

Hay algunos proyectos, como el turismo entre el Norte y el Sur o la reapertura del complejo industrial de Kaesong, que requerirían exenciones a las sanciones de la ONU.

OPINIÓN: La presión está sobre Kim Jong Un tras el fracaso en Vietnam

Es poco probable que el gobierno de Trump respalde dichas exenciones, dado que las autoridades estadounidenses han señalado que no se puede levantar las sanciones hasta que haya una desnuclearización total.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, dijo a los legisladores estadounidenses el miércoles, 10 de abril, que "tenemos que seguir presionando" en el tema de las sanciones contra Corea del Norte. Prometió que "la economía norcoreana se contraerá este año".

Sin embargo, Trump demostró que está ansioso por mantener el impulso con Kim desde la cumbre de Hanói. Incluso tuiteó que no se necesitan sanciones nuevas luego de que el Tesoro de Estados Unidos anunciara la designación de los titulares de dos entidades chinas.

Ambos países quieren otra reunión con Kim

Tanto las autoridades estadounidenses como las surcoreanas señalan que sus líderes quieren otra cumbre con Kim.

Los surcoreanos esperan que Moon se reúna con Kim luego de reunirse con Trump, pero no está claro si podrá anunciar algo que Kim quiera oír dada la posibilidad de que haya roces el jueves.

Los surcoreanos también están preocupados por el impacto que podría tener el asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Bolton, si se involucra mucho en la reunión con Moon o en cualquier cumbre futura entre Estados Unidos y Corea del Norte, dado el impacto adverso que creen que tuvo en la cumbre de Hanói.

Lee: Trump no tiene prisa en acuerdo con Kim, quien promete hacerlo lo mejor posible

"En general se cree que el Sr. John Bolton [debe haber tenido] una influencia muy, muy negativa", dijo Moon Chung-in sobre la cumbre en Hanói en una declaración a título personal a un grupo de reporteros que viajaron a Seúl como parte de un programa de becas de periodismo de la Atlantic Council Foundation y de la Korea Foundation.

¿Cuál será el siguiente paso de Kim?

Además, el siguiente paso de Kim será crucial, desde luego. Tan solo unas horas antes de que Trump y Moon se reúnan en Washington, Kim hablará ante la Asamblea Popular Suprema, la primera reunión del Parlamento norcoreano. Además, a principios de la próxima semana se conmemorará el natalicio de Kim Il Sung, abuelo de Kim y fundador de Corea del Norte.

Una fuente señaló que Kim sigue sopesando si decide tomar medidas provocadoras, tales como lanzar un satélite, en un intento por volver a tener influencia a través de la intensificación de las tensiones con Estados Unidos, o si intenta lo contrario: reanudar la diplomacia al tiempo que busca el levantamiento de las sanciones.

También se está planeando una visita de Kim al presidente de Rusia, Vladimir Putin. Los surcoreanos dicen que no están preocupados, pero que la visita podría complicar aún más la diplomacia entre Estados Unidos, Corea del Norte y Corea del Sur.

Jake Kwon y Larry Register, de CNN, contribuyeron con este reportaje.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad