Publicidad
Publicidad

Nuestras Historias

El desdén de Trump al legislativo alerta a los demócratas... y republicanos

La Casa Blanca no ha cooperado con las investigaciones de la oposición en la Cámara de Representantes. pero tampoco cumple con las exigencias de su propio partido.
Una presidencia extraordinaria.
Una presidencia extraordinaria. Los senadores republicanos admiten que el gobierno de Donald Trump no se parece en nada al de sus predecesores.

(CNN) — Los legisladores republicanos de Estados Unidos hicieron sonar la alarma ante la resistencia de la Casa Blanca a cumplir las exigencias del Congreso por temor a que el presidente, Donald Trump, esté consolidando el poder de su cargo a costa del legislativo.

La Casa Blanca ha obstruido a los demócratas de la Cámara de Representantes en casi todos los aspectos de sus amplias investigaciones a Trump ; se ha negado a entregar los documentos que han solicitado los presidentes de las comisiones, ha evitado que los exfuncionarios de la presidencia cumplan demandas de los demócratas y ha impugnado órdenes de presentación relativas a la Oficina del Censo de Estados Unidos y al manejo del proceso de autorización de acceso de seguridad por parte de la administración.

Todo esto precede a un conflicto turbulento por la publicación y las supresiones en el informe del fiscal especial, Robert Mueller, que de acuerdo con el secretario de Justicia, William Barr, se publicará en los próximos días .

Trump también ha entrado en conflicto con los legisladores republicanos por su estrategia personal y legislativa. En meses recientes, Trump los presionó para que retomaran la batalla política arriesgada de reemplazar la Ley de Cuidado de Salud Asequible . Tomó en cuenta para la junta de gobierno de la Reserva Federal a candidatos que algunos de los senadores republicanos más influyentes no quieren y retiró a otro que sí les gustaba a los republicanos: Ron Vitiello, quien estaba nominado para dirigir el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE).

Recomendamos: Trump politiza a la Fed pese a peligrosas consecuencias

"Esta es una presidencia no tradicional", dijo John Cornyn, senador republicano por Texas y miembro de la dirigencia del Partido Republicano, cuando le preguntaron qué pensaba sobre que la Casa Blanca estuviera dándole la vuelta al Congreso. "Además, el presidente ahora cree que no necesita muchos asesores porque quiere hacer las cosas él mismo".

Publicidad

La Casa Blanca también ha ignorado las preocupaciones crecientes de los senadores republicanos respecto a que Trump está dirigiendo su gabinete a través de secretarios interinos, medida que le permite evitar el proceso de confirmación en el Senado en el que se oficializa el nombramiento de sus nominados y quedan obligados a rendir cuentas.

Ron Johnson, presidente republicano de la Comisión de Seguridad Interior del Senado, dijo que "no es una buena situación".

"Creo que nuestro sistema tiene que funcionar así, con frenos y contrapesos", dijo Johnson, senador por Wisconsin.

Aunque los republicanos reconocen que los demócratas han dificultado el proceso de confirmación, le están pidiendo a la presidencia que nombre secretarios permanentes.

"Después de todo, un interino está por un periodo limitado y lo que necesitas es la mayor continuidad posible en los cargos directivos", dijo Mitt Romney, senador republicano por Utah.

"Creo que el tema de los secretarios interinos es problemático porque como miembros no tenemos el control que tendríamos que tener", dijo Shelley Moore Capito, senadora republicana por Virginia Occidental.

Aunque históricamente ha habido tensiones entre el poder ejecutivo y el legislativo, hasta los republicanos reconocen que en esta situación hay una diferencia clave: el presidente está ignorando al Congreso e incluso a las leyes federales , para tratar de lograr sus objetivos. El gobierno de Trump ha ignorado repetidamente a ambos partidos, que le exigen que cumpla las leyes federales y determine la intervención del príncipe heredero de la corona saudí en el asesinato de un periodista del Washington Post.

"Creo que el Congreso seguirá presionando para que se hagan más cosas", dijo a CNN Cory Gardner, senador republicano por Colorado.

"Creo que está probando lo que cree que es un enfoque presidencial; mucho lo vemos y pensamos que el presidente está haciendo las cosas más difíciles de lo que deberían ser", dijo Mike Rounds, senador republicano por Dakota del Sur.

En donde es más clara la brecha entre los republicanos del Capitolio y la Casa Blanca es en el tema de la inmigración, incluido el intento por enviar a los migrantes detenidos a ciudades santuario representadas por los demócratas .

Cuando le preguntaron si le parecía buena idea promover la idea de las ciudades santuario, el senador John Kennedy dijo; "No, a mí no".

"El presidente optó por usar la fuerza", dijo Kennedy, senador por Louisiana. "A final de cuentas puede que tenga razón, pero yo también probaría con la persuasión".

Con otras palabras, Rick Scott, senador republicano por Florida, dijo el domingo, 14 de abril, que Trump podría estar intentando "enloquecer a todos", simplemente.

Respecto a la propuesta, Scott le dijo a Jake Tapper, de CNN, en el programa State of the Union, "no sé si es legal o ilegal. Tal vez lo está diciendo para enloquecer a todos, para que todos hablen de ello en sus programas".

Scott agregó que "lo que sí sé es que estuve allá, estuve en el Senado durante 90 días, y no estamos asegurando nuestra frontera. No estamos haciendo valer nuestras leyes".

Aunque la mayoría de los republicanos respaldan las medidas que Trump está tomando para construir el muro fronterizo, a varios les inquieta que la Casa Blanca haya hecho a un lado la voluntad bipartidista en ambas cámaras para entregar miles de millones de dólares para el proyecto por la vía administrativa, lo que ha puesto a prueba la facultad constitucional del Congreso de asignar recursos.

Capito, el encargado de asignar los recursos para seguridad interior, dijo que con esta medida, Trump dificultará aún más la administración del dinero para seguridad fronteriza en futuros proyectos de presupuesto de egresos.

"Miro mi proyecto de presupuesto y pienso '¿Cómo lo haremos?'. Creo que este tema persistirá a lo largo de varios años de asignación de recursos y que será un problema", dijo.

La desconexión se extiende a las nominaciones a altos cargos directivos. Johnson dijo que "lo tomó por sorpresa" que Trump decidiera retirar la candidatura de Vitiello y dijo que el candidato a dirigir el ICE había hecho "un muy buen trabajo" al reunirse con los senadores y resolver sus dudas.

Johnson dijo que la administración había estado pensando en reestructurar la administración del Departamento de Seguridad Interior. "Sin embargo, tendrás que hablar con ellos para saber las razones y la lógica que hay detrás", agregó.

Los defensores republicanos de Trump en el Capitolio dicen que suele verse obligado a actuar por su cuenta porque los demócratas están aferrados a frustrar todos los aspectos de su agenda. Cuando hay una idea a la que se resisten, como el llamado de Trump de crear una nueva ley de atención médica, se oponen y a final de cuentas, la Casa Blanca cede . Además, dicen que es muy fácil hablar con él por teléfono, lo quieran o no.

"Casi nunca recibía llamadas de un presidente en mi celular", dijo Chuck Grassley, presidente de la Comisión de Finanzas del Senado. "Este presidente me ha llamado mucho a mi celular".

Devan Cole, de CNN, contribuyó con este reportaje.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad