Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

La guerra del petróleo de Rusia y Arabia Saudita puede ser "larga y destructiva"

Arabia Saudita y Rusia se han lanzado a una guerra de precios del petróleo que causará "más dolor que ganancias", según los expertos.
lun 09 marzo 2020 04:19 PM
Rusia vs Arabia Saudí
Arabia Saudita y Rusia se han lanzado a una guerra de precios del petróleo que ya está teniendo graves consecuencias.

Arabia Saudita y Rusia se han lanzado a una guerra de precios que puede ser larga y destructiva, según los expertos consultados por Bloomberg. El fracaso de las conversaciones, la semana pasada, de la llamada Opep+ —formada por la Organización de Países Exportadores de Petróleo, Rusia y otros productores aliados— ha abierto paso a una situación donde dos de los mayores productores del mundo se pelean para ganar cuota de mercado, aumentando la producción para hacer bajar los precios. Pemex —y la economía mexicana en su conjunto— ya comienzan a sufrir las consecuencias.

Si había algunas dudas de que el colapso de las conversaciones de la OPEP+ hubiera creado una ruptura duradera entre los principales exportadores de crudo del mundo, la petrolera estatal rusa Rosneft las ha disipado este lunes. La mayor productora de ese país anunció que bombeará significativamente más petróleo el próximo mes, en represalia por los fuertes recortes de precios emprendidos por el gigante Saudi Aramco.

Tras el movimiento saudí, el costo inicial del conflicto ya es considerable: la mayor caída de precios desde el final de la Guerra del Golfo de 1991; cientos de miles de millones de dólares borrados de las valoraciones de las compañías petroleras; y un aumento repentino en los rendimientos de los bonos para los países dependientes del recurso. Pero el Kremlin no se ha inmutado, y ha anunciado represalias.

Y esto es solo el primer día. Una lucha prolongada entre las dos potencias, en la que cada una buscará maximizar el dolor para su enemigo, bombeando tanto petróleo como sea posible, puede infligir un daño duradero a la industria del producto básico más importante del mundo. "Jugar a la ruleta rusa en los mercados petroleros puede tener graves consecuencias”, afirma Fatih Birol, director ejecutivo de la Agencia Internacional de Energía.

La estabilidad de países como Irak, Angola y Nigeria se verá amenazada, mientras que otros países dependientes del petróleo pueden tener dificultades para cubrir gastos esenciales incluso en su atención médica, asegura Birol. El auge del shale en Estados Unidos también puede llegar a su fin, con una disminución de la producción a medida que las empresas sufran dificultades financieras.

Lee: El peso sufre una caída récord y pasa las 21 unidades por dólar

Aliado de Putin

Rosneft tiene previsto aumentar la producción de petróleo en cuanto finalice el acuerdo actual de la OPEP+, según una persona cercana a la compañía. La primera respuesta rusa a la guerra de precios del petróleo iniciada por Arabia Saudita durante el fin de semana afirma que la empresa emprenderá ese movimiento el 1 de abril.

Rosneft tiene la bendición del Kremlin. Su director ejecutivo, Igor Sechin, es un aliado cercano del presidente Vladimir Putin y ha sido el opositor más destacado a la cooperación del país con Arabia Saudita y con otros miembros de la OPEP.

La fuente cercana a la empresa, que habló bajo la condición de anonimato, afirmó que Rosneft estaba preparada para cualquier escenario y que podrá resistir la caída actual de los precios del petróleo. Cuando se le preguntó qué tan rápido la compañía puede aumentar la producción, la persona dijo que "analistas bien informados" estiman que se puede agregar 300,000 barriles por día en una o dos semanas. Eso es suficiente para revertir todos los recortes de producción que habían estado vigentes bajo el acuerdo de la OPEP+.

Las otras compañías del país podrían hacer lo mismo, después de que el ministro de Energía ruso, Alexander Novak, dejara en claro la semana pasada que cualquier límite de producción ya no se aplicará en abril. El Ministerio de Finanzas de Rusia aseguró que el país está preparado para la caída de precios, con suficientes reservas para cubrir los ingresos perdidos “durante seis a 10 años”, y con precios del petróleo de entre 25 a 30 dólares el barril. El crudo Brent, el punto de referencia internacional, cotizaba a alrededor de 35 dólares este lunes.

Publicidad

Batalla brutal

"¿Quién ganará esta guerra de precios? Hay que asumir que será Rusia”, afirma David L. Goldwyn, presidente del Grupo Asesor de Energía del Consejo Atlántico, en una nota. Novak y Putin “tienen experiencia, son duros y no tienen motivos para capitular”.

Lee también: El miedo en Wall Street se dispara a niveles de más de una década

Los saudíes no lo ven así. El reino dice que no está preocupado por la caída de precios y sigue decidido a lograr sus objetivos, incluso si lleva meses, según personas familiarizadas con la postura del país.

El reino recortó sus precios del crudo durante el fin de semana, y las mayores reducciones estuvieron dirigidas a los principales mercados de Rusia en Europa. Riad planea maximizar la producción para compensar los precios más bajos, dijeron las fuentes consultadas, potencialmente bombeando un récord de 12 millones de barriles por día.

Sin embargo, incluso un aumento de 20% en la producción de petróleo no compensará la caídade los precios del crudo, que están en menos de la mitad del nivel necesario para que Arabia Saudita equilibre su presupuesto. Arabia Saudita sufrirá, pero no será la primera vez. “Arabia Saudita ha librado una serie de guerras de cuota de mercado en el pasado”, destaca Mark Katz, miembro no residente del Consejo Atlántico. “Y todas estas batallas causaron más dolor que ganancias”.

Publicidad
Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad