Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Estados Unidos autoriza un tratamiento con plasma para el COVID-19

El presidente Donald Trump asegura que esta autorización "salvará un número considerable de vidas", aunque tanto sus autoridades sanitarias como la OMS piden cautela.
lun 24 agosto 2020 12:17 PM

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció este domingo la autorización para transfundir de urgencia plasma sanguíneo de personas curadas del coronavirus a pacientes hospitalizados, un tratamiento muy utilizado en Estados Unidos.

Apenas unos minutos antes del inicio de la rueda de prensa del presidente, la agencia estadounidense de medicamentos (FDA) había anunciado que daría esta autorización, que está bajo su responsabilidad y no de la del jefe de Estado.

Estados Unidos sigue siendo el país más golpeado en términos absolutos, con más de 176.000 muertos, y el gobierno de Donald Trump se encuentra bajo una enorme presión para aplanar la curva de contagios.

Criticado por su manejo de la pandemia del nuevo coronavirus, Trump busca relanzarse confiando en los avances terapéuticos, incluso si no se esperan tratamientos o vacunas efectivos antes de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre.

El presidente calificó el anuncio como un "avance histórico" para el tratamiento de la COVID-19, que probablemente "salvará un número considerable de vidas".

El tratamiento con plasma muestra "una increíble tasa de éxito", clamó Trump el domingo, bastante más exultante que sus propios funcionarios de la salud, que se mostraron mucho más cautos.

Los sepultureros resisten en su labor ante el aumento de muertes por COVID-19

Se cree que el plasma contiene poderosos anticuerpos que pueden ayudar a combatir más rápidamente a la COVID-19, y ya ha sido utilizado en pacientes en Estados Unidos y en otros países.

La FDA ya autorizó la transfusión de plasma de personas recuperadas del coronavirus en determinadas condiciones, como parte de ensayos clínicos o para pacientes en circunstancias desesperadas.

Más de 70,000 pacientes ya han recibido una transfusión de plasma extraído de personas convalecientes, según el secretario de Salud de Estados Unidos, Alex Azar.

Publicidad

La autorización emitida el domingo permitirá ampliar la población de pacientes susceptibles de recibir una transfusión.

Azar dijo que los primeros resultados mostraron una tasa de supervivencia un 35% más alta para los pacientes de COVID-19 que recibieron una transfusión sobre los que no la recibieron.

No obstante, en su anuncio del domingo, la FDA recordó que por el momento no había pruebas formales de que el uso de plasma fuera efectivo.

"El plasma de personas convalecientes probablemente funcione, aunque debería ser confirmado por ensayos clínicos, pero no como tratamiento de emergencia para pacientes gravemente enfermos", advirtió Len Horovitz, interno de respiración en el Hospital Lenox. Hill en Nueva York.

Según él, sería más efectivo si se administrara ante los primeros signos de la enfermedad, lo que ahora será posible tras la autorización publicada el domingo.

Trump pidió a las personas recuperadas del coronavirus que donen su plasma a través de una plataforma nacional en línea.

El tratamiento con plasma ya ha sido autorizado en Francia, Austria, Suiza, Cuba y China.

La Organización Mundial de la Salud se mostró cautelosa el lunes respecto a la aprobación del uso de plasma de pacientes recuperados de COVID-19 para tratar a personas enfermas.

El organismo dijo que la evidencia sobre la efectividad del tratamiento sigue siendo de "baja calidad".

Publicidad

"Hay una serie de ensayos clínicos en todo el mundo que analizan el plasma convaleciente en comparación con el estándar", dijo Soumya Swaminathan, científico jefe de la OMS.

"Solo algunos de estos han informado resultados provisionales (...) y por el momento, todavía hay evidencia de muy baja calidad", agregó en una conferencia de prensa.

El llamado "plasma convaleciente", que se ha utilizado durante mucho tiempo para tratar enfermedades, se ha convertido en el último punto de atención política en la carrera por encontrar terapias para el COVID-19.

La evidencia es contradictoria: un estudio chino mostró que el plasma de personas que se recuperaron del coronavirus no logró marcar una diferencia en los pacientes hospitalizados, mientras que otro análisis conjunto mostró que puede reducir el riesgo de muerte.

Un desafío, agregó Swaminathan, es la variabilidad del plasma, ya que se extrae de muchas personas diferentes, lo que genera un producto que está menos estandarizado que los anticuerpos monoclonales elaborados en el laboratorio.

Bruce Aylward, alto asesor de la Organización Mundial de la Salud, agregó que más allá de la eficacia del plasma, también existen riesgos potenciales de seguridad que deben ser examinados.

"Hay una serie de efectos secundarios", dijo Aylward, que van desde fiebre leve hasta lesiones pulmonares graves o sobrecarga circulatoria. "Por esa razón, los resultados de los ensayos clínicos son extremadamente importantes".

Con información de AFP y EFE

Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad