Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Cómo Israel se volvió el laboratorio en la vida real para la vacuna de Pfizer

Este país, el que tenido el mayor avance en su campaña de vacunación anticovid, brindó todos los datos sobre su población inmunizada, que ahora confirman que el medicamento tiene una eficacia de 94%.
jue 25 febrero 2021 06:15 PM
Resultads sorprendentes
Los autores del estudio se mostraron sorprendidos de que la vacuna de Pfizer mostrará resultados en las vida real muy parecidos a los mostrados en los ensayos clínicos, que suelen contar con condiciones muy controladas.

Israel se volvió el gran laboratorio de pruebas de la vacuna contra el COVID-19 desarrollada por Pfizer y BioNTech. El país aceptó, como parte de su acuerdo con la farmacéutica, que proporcionaría todos los datos sobre la vacunación de sus habitantes. Esta información ha sido analizada de manera independiente y los datos brindan esperanza sobre el fin de la pandemia una vez que la vacunación avance en todo el mundo.

La vacuna desarrollada en conjunto por la farmacéutica estadounidense y el laboratorio alemán es eficaz en un 94% contra los casos con síntomas del COVID-19, según el estudio publicado este jueves en la revista especializada New England Journal of Medicine.

Publicidad

"Se trata de la primera prueba validada por pares de la eficacia de una vacuna en las condiciones del mundo real", declaró a la AFP Ben Reis, uno de los autores del estudio.

"Estábamos sorprendidos porque esperábamos que en el entorno del mundo real, donde la cadena de frío no se mantiene perfectamente y la población es mayor y está más enferma, no obtendríamos tan buenos resultados como los vistos en los ensayos clínicos controlados", dijo el autor senior del estudio Ran Balicer a Reuters. "Pero lo hicimos y la vacuna funcionó también en el mundo real".

Hasta ahora, la mayoría de los datos sobre la eficacia de las vacunas contra el COVID-19 se han obtenido en condiciones controladas en ensayos clínicos, lo que deja un elemento de incertidumbre sobre cómo los resultados se traducirían en el mundo real con sus impredecibles variables.

“Los ensayos clínicos de vacunas basada en ARN modificado reportaron eficacias para prevenir el coronavirus 2019 (COVID-19) en el rango de 94% a 95%”, recuerdan lo autores del estudio.

Aunque estos ensayos son considerados un “estándar dorado” para evaluar los efectos de las vacunas, estos son realizados con limitaciones en los tamaños de las muestras, así como en los subgrupos de análisis. Además, se realizan en entornos altamente controlados que no pueden ser replicados en un escenario de vacunación en masa.

Publicidad

El nuevo estudio se llevó a cabo con los datos de cerca de 1.2 millones de personas atendidas en uno de los mayores organismos de salud de Israel, Clalit Health Services, entre el 20 de diciembre de 2020 y el 1 de febrero de 2021.

“Apalancamos los repositorios de datos integrados de la organización de cuidado de la salud más grande de Israel para evaluar la efectividad de la vacuna para el COVID-19 en con cinco efectos: infecciones documentadas de SARS-CoV-2, casos sintomáticos de COVID-19, hospitalización, enfermedad severa y muerte. Usando este conjunto de datos de observación evaluamos la efectividad en el tiempo y en subporblaciones definidas por edad, sexo y condiciones preexistentes”, explicaron los científicos a cargo.

Durante el periodo del estudio la variante británica del coronavirus circulaba ampliamente por el país, lo que vuelve aún más interesantes los resultados del estudio.

Los investigadores dijeron que no podían proporcionar un nivel específico de eficacia, pero la variante era la versión dominante del virus en Israel en el momento del estudio.

La investigación no arrojó luz sobre cómo se comportará la inyección de Pfizer frente a otra variante, ahora dominante en Sudáfrica, que ha demostrado reducir la eficacia de otras vacunas.

Primera dosis de vacuna anticovid de Pfizer es eficaz en un 85% tras dos semanas

Unas 600,000 personas que recibieron la vacuna fueron comparadas de forma muy rigurosa con unas 600,000 que no fueron vacunadas y que presentaban unas características muy similares en cuanto a edad, sexo, comorbilidad y lugares de residencia.

Publicidad

Estudiando esos dos grupos, los autores muestran que la vacunación redujo en un 94% los casos con síntomas de COVID-19, en un 92% los casos más grave de la enfermedad, y en un 87% las hospitalizaciones.

Esos porcentajes se obtuvieron al menos siete días después de la segunda inyección de la vacuna de Pfizer.

Pero también "se observó un efecto bastante importante antes incluso de la segunda dosis", dijo a la AFP Noam Barda, uno de los dos autores principales del estudio.

La primera dosis logró una eficacia del 57% para los casos de covid con síntomas y del 62% en los casos graves, indicó.

La vacuna también demostró una eficacia del 72% para impedir las muertes por coronavirus tras la primera dosis, pero el bajo número de fallecidos en el estudio hace que ese resultado sea menos fiable.

La eficacia fue relativamente constante para todos los grupos etarios, "incluidas las personas de más de 70 años", precisó Reis.

"Hemos demostrado que la vacuna es igual de eficaz en subgrupos muy diferentes: en los jóvenes y en los ancianos en los que no tienen comorbilidades y en los que tienen pocas comorbilidades", dijo por su parte Balicer.

Sin embargo, "tenemos indicaciones de que, para las personas con muchas enfermedades (previas), la vacuna funciona levemente peor", señaló.

El estudio señala, asimismo, una eficacia del 92% contra la posibilidad de ser infectado. Un dato crucial ya que, si se confirma, podría indicar que las personas vacunadas ya no podrán transmitir el virus.

Los propios autores piden, sin embargo, considerar esos datos con cautela.

"Este estudio no puede garantizar que hayamos detectado todas las infecciones asintomáticas", advirtió Barda.

Con información de AFP y Reuters

Publicidad
Publicidad