Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La polémica vacuna de AstraZeneca es la única esperanza para algunos países

Esta vacuna ha despertado dudas en Europa y Norteamérica, pero para la mayor parte de América Latina y Africa será la única inmunización con la que cuenten.
mié 31 marzo 2021 05:04 AM

Europa y la vacuna de AstraZeneca contra el COVID-19 tienen una relación complicada. Los problemas van desde los problemas de distribución hasta las sospechas de efectos secundarios en forma de afecciones circulatorias.

En varios países, la vacunación fue suspendida después de los primeros casos de trombosis y problemas de coagulación en algunos pacientes que habían recibido una dosis del activo desarrollado por la Universidad de Oxford. Tanto el regulador europeo como la OMS recomendaron seguir con su uso, al no encontrar un vínculo entre estos efectos y la vacuna.

Publicidad

Las autoridades sanitarias de Francia y de Alemania han advertido en los últimos días de la existencia de efectos secundarios “raros, pero graves” de la vacuna, después de que se detectaran un puñado de casos de trombosis en personas que habían recibido una dosis de esta vacuna.

Existe "un vínculo" entre la vacuna de AstraZeneca y las trombosis, según la EMA

Una vacuna solo para mayores

En Alemania, este martes el gobierno la administración de la vacuna AstraZeneca a menores de 60 años en las recomendaciones emitidas por los expertos del país.

"Hay afortunadamente suficientes vacunas a nuestra disposición para poder adoptar esta decisión", afirmó la canciller alemana Angela Merkel, tras la reunión mantenida con los líderes regionales y titulares de Sanidad del gobierno federal y los "Lander".

La decisión implicará una "reestructuración" en la campaña de vacunación; la vacuna de producción británico-sueca no se aplicará más que de manera excepcional y previo análisis individualizado a grupos por debajo de esa edad, en lo que entra personal sanitario y otros sectores esenciales.

La medida sigue a la recomendación de la Comisión Permanente de Vacunación (Stiko), adscrita al Instituto Robert Koch (RKI) de virología, competente en Alemania en esa materia.

Se fundamenta en "datos existentes sobre efectos secundarios que son raros, pero graves", según indicó ese estamento en un comunicado, donde se establece la posibilidad de aplicar la vacuna a menores de esa edad tras una "evaluación individual de cada caso".

 

Los efectos secundarios pueden manifestarse entre 4 y 16 días después de haberles sido administrada una dosis, según Stiko.

Alemania opta por una Semana Santa bajo fuertes restricciones

El instituto médico Paul-Ehrlich, que asesora al gobierno en materia de vacunas, está examinando 31 casos de coágulos sanguíneos en personas vacunadas con el inmunizante de AstraZeneca en Alemania, informó el martes la revista Der Spiegel. Casi todos los casos implican a mujeres jóvenes o de mediana edad.

Varios países europeos tienen limitaciones parecidas a la impuesta por Alemania. España tenía limitada la vacuna para las personas entre 55 y 65 años, aunque anunció este miércoles que ampliará su uso a mayores de 65 años cuando se trate de trabajadores "esenciales", tras recientes informes científicos que avalan su eficacia y seguridad.

Suecia anunció el 25 de marzo la reanudación de las vacunaciones AstraZeneca para los mayores de 65 años, pero sigue la suspensión para los más jóvenes, a la espera de más informaciones sobre sus eventuales riesgos.

Finlandia e Islandia hicieron el 25 de marzo anuncios similares, autorizando la vacuna para los mayores de 65 años y los más de 70, respectivamente.

De momento Francia limita la vacunación a los mayores de 55 años.

Fuera de Europa, un comité científico que asesora al gobierno de Canadá sobre las vacunas contra el COVID-19 recomendó que se detuviera el uso de la inyección en menores de 55 años.

 

El Ministerio de Sanidad canadiense dijo que hasta el momento no se han registrado casos de trombosis con trombocitopenia (disminución de la cantidad de plaquetas en la sangre) en el país, aunque ha recibido información de otros casos aparte de los producidos en Europa.

 

Efectividad puesta en duda

AstraZeneca anunció el 22 de marzo que su vacuna era eficaz en un 79%, algo que la Casa Blanca de Estados Unidos describió como "alentador".

Sin embargo, un panel de expertos independiente que asesora al Gobierno de Joe Biden expresó su preocupación al señalar que los datos utilizados para el estudio podían estar desactualizados y notificó de ello a las autoridades.

En consecuencia, el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos (NIAID), que dirige el doctor Anthony Fauci, instó a AstraZeneca a trabajar junto al panel de expertos "para revisar los datos de eficacia y garantizar que estas cifras de eficacia más precisas y actualizadas se hagan públicas lo antes posible”.

Dos días después, la farmacéutica rebajó del 79% al 76% la eficacia de su vacuna en la actualización de un estudio en Estados Unidos.

Los resultados, muy parecidos a los originales, también indican una efectividad del 85% contra casos sintomáticos del COVID-19 entre los mayores de 65 años y del 100% contra casos graves de la enfermedad u hospitalizaciones.

 

El estudio se elaboró con 32,449 voluntarios en Estados Unidos, Chile y Perú que recibieron o bien dos dosis de la vacuna de AstraZeneca o un placebo.

En un comunicado, el vicepresidente ejecutivo de AstraZeneca, Mene Pangalos, afirmó que "el análisis principal es consistente con el análisis provisional publicado anteriormente y confirma que la vacuna COVID-19 es altamente efectiva en adultos, incluidos los de 65 años o más".

La vacuna más usada

El fármaco creado por el laboratorio sueco-británico y por investigadores de la universidad británica de Oxford, sigue siendo no obstante la vacuna anticovid más utilizada en el mundo, según una base de datos de la AFP, que utiliza fuentes oficiales.

Pese a las críticas y a las dificultades de suministro, además de los temores en materia de seguridad, la vacuna AstraZeneca/Oxford es hoy administrada en un centenar de países o territorios.

Ninguno de sus competidores llega tan lejos. Esta vacuna, barata, es utilizada tanto en países ricos, como el Reino Unido y Canadá, como en países pobres.

Ello se explica por el hecho de que AstraZeneca es el principal suministrador del sistema Covax de entrega de vacunas anti-covid a los países más pobres. La vacuna es también utilizada en India.

La OMS, que sigue recomendado el uso de la vacuna de AstraZeneca, advirtió el lunes de la creciente diferencia entre el número de vacunas contra el COVID-19 disponibles para los países ricos y las que se distribuyen en los más pobres a través del mecanismo Covax.

La advertencia se produce después de que el jefe de la ONU, Antonio Guterres, criticara el domingo el excesivo "almacenamiento" de vacunas por parte de países desarrollados y les pidiera que las compartan con el resto del mundo.

AstraZeneca asegura que su vacuna es 76% efectiva tras actualizar sus datos

Por ejemplo está Estados Unidos, un país que aún no ha aprobado la vacuna de AstraZeneca, pero ha comprado 300 millones de dosis de esta.

El gobierno de Estados Unidos tiene almacenadas decenas de millones de dosis de AstraZeneca a la espera de su autorización y la semana pasada aprobó compartir 2.5 millones de dosis con México y 1.5 millones con Canadá.

La OMS, que sigue recomendado el uso de la vacuna de AstraZeneca, advirtió el lunes de la creciente diferencia entre el número de vacunas contra el covid-19 disponibles para los países ricos y las que se distribuyen en los más pobres a través del mecanismo Covax.

"La diferencia entre el número de vacunas administradas en los países ricos y el número administrado a través de Covax crece cada día", dijo el jefe de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

"La distribución desigual de las vacunas no solo es un escándalo moral, también es económicamente destructiva", añadió en una conferencia mundial a distancia sobre inmunización, auspiciada por Abu Dabi.

"Mientras el virus siga circulando, la gente seguirá muriendo, el comercio y los viajes seguirán interrumpidos, y la recuperación económica se retrasará", añadió.

El dispositivo Covax tenía previsto entregar unos 238 millones de dosis en todo el mundo a finales de mayo, pero hasta ahora solo se han enviado 32 millones, según el sitio web de esta iniciativa.

Con información de AFP y EFE

Publicidad
Publicidad