Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Qué es el hongo negro que llegó a México y cómo se relaciona con el COVID-19?

México detecta su primer caso de mucormicosis, una enfermedad que afecta a quienes toman medicamentos que reducen su capacidad para combatir los patógenos ambientales, como los esteroides.
jue 03 junio 2021 05:37 PM
India detectó un ligero aumento de la presencia de mucormicosis, una infección extraña y en ocasiones letal que se conoce popularmente como "hongo negro", en pacientes con patologías muy específicas que han contraído el coronavirus.
La mucormicosis es una infección previa a la pandemia y no está relacionada directamente con el COVID-19.

India, que ya vive una intensa segunda ola de coronavirus, sufre ahora de la mucormicosis, una rara infección fúngica que se está proliferando a un ritmo alarmante, especialmente entre los convalecientes de COVID-19. Pero ¿qué es el hongo negro y cómo se contagia?

Aunque el principal foco de esta extraña infección micótica aún se encuentra en India, se han detectado casos de murcomicosis en otros países en las últimas semanas. Entre los países afectados están Irak —con cinco casos—, Uruguay y México, donde un primer paciente sospechoso fue detectado en el Estado de México, según informaron medios locales este jueves.

Publicidad

Caso de hongo negro en México

El hombre de 34 años había enfermado de COVID-19, pero solo presentó síntomas leves de esta enfermedad, sin embargo, días después ingreso al Hospital General de Zona 71 en Chalco, Estado de México, de acuerdo con un reporte del diario Milenio.

El joven presentó parálisis facial el 29 de mayo. "El otorrinolaringólogo le diagnóstico murcomicosis, hongo negro", dijo al periódico Ángel Avendaño, hermano del paciente.

Médicos de la clínica número 71 del IMSS indicaron a la familia que, debido al rápido avance de la enfermedad, tendrán que extirpar el ojo izquierdo al paciente. La infección puede avanzar al cerebro y al resto de su cuerpo en los próximos días, lo que pone en riesgo su vida, señaló Milenio.

Hasta el lunes 24 de mayo, 19 regiones de India habían elevado a la categoría de epidemia la mucormicosis, una infección en ocasiones letal.

"Todos los centros de salud públicos y privados seguirán las directivas para examinar, diagnosticar y tratar la mucormicosis", informó el gobierno de la región de Jammu y Cachemira, en el norte de India, en una orden.

El ejecutivo indio ya había recomendado a las autoridades regionales declarar la enfermedad como una epidemia a principios de mes para hacer un seguimiento más estricto de los casos.

Según la prensa india, el "hongo negro" se ha cobrado ya cientos de vidas en pocos días.

Esto es lo que sabemos sobre este padecimiento:

La variante india del covid es "preocupante", advierte la OMS

Cuáles son los síntomas de la mucormicosis

Según el Centro de Control y Prevención de Enfermedades estadounidense, los primeros síntomas del hongo negro son dolores de cabeza, hinchazón de la cara y fiebre, con una tasa de mortalidad superior al 54%.

Los médicos que tratan a pacientes con COVID-19, diabéticos e inmunodeprimidos deben estar atentos a los primeros síntomas, como dolor en los senos nasales u obstrucción nasal en un lado de la cara, dolor de cabeza en un solo lado, hinchazón o entumecimiento, dolor de muelas y aflojamiento de los dientes, dijo el Consejo Indio de Investigación Médica (ICMR).

La enfermedad también puede provocar ennegrecimiento o decoloración de la nariz, visión borrosa o doble, dolor en el pecho, dificultad para respirar y tos con sangre. Ante la duda de cómo se contagia el hongo negro, la respuesta es que no se contagia de persona a persona.

"Esta infección por hongos afecta principalmente a personas que están tomando medicamentos para otros problemas de salud que reducen su capacidad para combatir patógenos ambientales", aseguró el Grupo de Trabajo Nacional indio para el COVID-19, advirtiendo de que la mucormicosis puede ser fatal si no se trata.

"Los senos paranasales o los pulmones de estos individuos se ven afectados después de que se inhalan del aire las esporas de los hongos”.

La diabetes, un foco rojo

"No es algo que todo el mundo pueda contraer", aclaró el especialista en enfermedades infecciosas Atul Patel en entrevista con EFE.

"Un factor determinante que también está contribuyendo a aumentar la incidencia es el uso de esteroides para el tratamiento de la infección por la COVID-19", añadió.

Publicidad

La mucormicosis está fuertemente relacionada con la diabetes. Y la diabetes, a su vez, puede exacerbarse con esteroides como la dexametasona, que se usa para tratar el COVID-19 grave.

La rápida propagación de esta infección se atribuye al uso incontrolado de esteroides para tratar a los pacientes con coronavirus, según expertos como el profesor K. Srinath Reddy, de la Fundación de Salud Pública de India.

"La gente los ha estado utilizando de forma excesiva e inapropiada", dijo a la agencia AFP el profesor, y explicó que el agua contaminada en las bombonas de oxígeno o en los humidificadores también da al hongo la oportunidad de entrar en el organismo.

Asimismo, también pueden ser más susceptibles de contraer esta infección las personas que recientemente hayan recibido un trasplante de órganos o hayan permanecido de manera prolongada en la UCI.

"Se han reportado casos en varios otros países, incluidos Reino Unido, Estados Unidos, Francia, Austria, Brasil y México, pero el volumen es mucho mayor en India", indicó David Denning, profesor de la Universidad de Manchester y experto en la Organización benéfica del Fondo de Acción Mundial para las Infecciones Fúngicas (GAFFI).

"Y una de las razones es mucha, mucha diabetes, y mucha diabetes mal controlada".

Arunaloke Chakrabarti, director del Centro de Investigación Avanzada en Micología Médica en Chandigarh y asesor de GAFFI, dijo que incluso antes del COVID-19, la mucormicosis era más común en India que en la mayoría de los países, "en parte debido a los millones que tienen diabetes”.

Publicidad

India, un país en crisis sanitaria

El segundo país más poblado del mundo superó este miércoles la barrera de los 27 millones de contagios por COVID-19 desde que se empezó a detectar el virus en el país, en una jornada en la que el número de muertes volvió a situarse por encima de las 4,000 diarias y los positivos experimentaron una ligera subida.

La cifra de casos creció hasta los 208,921 después de que ayer descendiesen por debajo del umbral de los 200,000 por primera vez en 41 días, elevando el total desde el inicio de la pandemia a los 27 millones, unos datos que solo supera Estados Unidos, con poco más de 33 millones, según informó el Ministerio de Salud indio.

La tendencia a la baja de los positivos contrasta con la tasa de mortalidad, que sumó 4,157 nuevos fallecimientos después de que ayer los datos cayesen casi un millar y cuyo total asciende a los 311,388, manteniéndose como la tercera nación más afectada, solo por detrás de Estados Unidos y Brasil.

Los expertos advierten desde hace tiempo que el número real de casos y muertes podría ser muchísimo mayor.

Las autoridades sanitarias indias dieron la voz de alerta hace un par de semanas, cuando se detectó un significativo aumento de casos entre pacientes de coronavirus con patologías muy específicas como la diabetes.

"La mucormicosis no es una enfermedad transmisible, al contrario que el coronavirus", dijo el lunes el doctor Randeep Singh Guleria, el director del hospital público AIIMS de Nueva Delhi, en una rueda de prensa del Ministerio de Salud indio.

El 'tren del oxígeno' recorre la India para enfrentar la ola de COVID-19

Según Guleria, "el 90 o 95% de los pacientes infectados por mucormicosis son diabéticos o toman esteroides. Esta infección casi no se ha detectado entre aquellos que ni son diabéticos ni toman esteroides”.

El principal neumólogo de Jammu y Cachemira, Naveed Nazir Shah, recordó a Efe que no se trata de una nueva enfermedad y por el momento solo ha provocado un fallecimiento en la región, una persona de unos 40 años que se había recuperado del coronavirus.

El ministro de Salud indio, Harsh Vardhan, afirmó el lunes que el país ha detectado unos 5,500 casos de mucormicosis, especialmente en los estados occidentales de Gujarat y Maharashtra, y que del total de pacientes, el 55% padecían diabetes y 4,556 tenían un historial de coronavirus previo.

Sin embargo, el ministro de Productos Químicos y Fertilizantes, Sadanand Gowda, aseguró el pasado fin de semana que la cifra total asciende a más de 8,800 infecciones.

Expertos médicos subrayaron que han constatado un aumento de casos en India en las últimas semanas, en tanto el Ministerio de Salud hizo pública el domingo una circular sobre cómo tratar la infección micótica.

"Los casos de infecciones por mucormicosis en pacientes con COVID-19 tras su recuperación son casi cuatro o cinco veces más numerosos que los detectados antes de la pandemia", señaló a la AFP Atul Patel, especialista en enfermedades infecciosas con base en Ahmedabad, miembro del grupo de trabajo COVID-19 del estado.

P Suresh, jefe de oftalmología del Hospital Fortis en Mulund, Mumbai, indicó a la agencia Reuters que su recinto había tratado al menos a 10 de esos pacientes en las últimas dos semanas, el doble que en todo el año anterior a la pandemia.

Todos se contagiaron de COVID-19 y la mayoría eran diabéticos o habían recibido medicamentos inmunosupresores. Algunos habían muerto y otros habían perdido la vista, sostuvo. Otros médicos hablaron de un aumento similar de casos.

"Antes, veía a un paciente al año, ahora veo a uno a la semana", afirmó Nishant Kumar, oftalmólogo consultor del hospital Hinduja en Mumbai. El médico señaló el potencial de contaminación de las tuberías de oxígeno y los humidificadores en los hospitales.

Ahmedabad ordenó a los hospitales públicos que preparen salas de tratamiento separadas para los pacientes infectados con el "hongo negro", a medida que aumentan los casos. Las personas con enfermedad grave podrían requerir una terapia antimicótica específica y varias operaciones.

Con información de AFP, EFE y Reuters

Publicidad
Publicidad