Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Más que México: estos políticos extranjeros también fueron espiados con Pegasus

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, y el Dalai Lama son algunos de los líderes mundiales cuyas comunicaciones fueron intervenidas por el software de la empresa israelí NSO Group.
vie 23 julio 2021 05:04 AM
El presidente de Francia, Emmanuel Macron, figura entre la lista de los posibles objetivos del programa informático Pegasus, de acuerdo con lo publicado por Le Monde y Radio France el martes. El mandatario galo formaba parte de la lista de números seleccionados por un servicio de seguridad del Estado marroquí en 2019. 
“
Emmanuel Macron dispone de varios teléfonos personales, cambiados, actualizados y protegidos regularmente, según el gobierno francés.

Pegasus, un software de la compañía israelí NSO Group, está en el centro de una polémica mundial. El lunes se divulgó una lista de 50,000 números telefónicos de activistas, periodistas, ejecutivos de empresas y políticos de todo el mundo que habían sido espiado a través del programa informático.

La lista fue obtenida por el grupo de periodistas Forbidden Stories y la asociación Amnistía Internacional. Las historias sobre el caso han sido develadas en un consorcio de medios formado, entre otros, por The Washington Post, The Guardian, Le Monde y Proceso.

Publicidad

México — donde ya se había denunciado el uso de este software para espionaje desde 2017— es el epicentro del escándalo. Los teléfonos del presidente Andrés Manuel López Obrador, de sus colaboradores y de sus familiares habrían sido interceptados entre 2016 y 2017, cuando Enrique Peña Nieto era el mandatario del país.

Además, 24 periodistas también forman parte de la lista de las personas espiadas en México, uno de los países más violentos para los trabajadores de los medios de comunicación.

El país latinoamericano no es el único que utilizó el software malicioso para espiar a los detractores del gobierno en turno o los líderes de otros países. Estos son otros políticos cuyos números telefónicos fueron intervenidos con Pegasus.

1. Emmanuel Macron, presidente de Francia

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, figura entre la lista de los posibles objetivos del programa informático, de acuerdo con lo publicado por Le Monde y Radio France el martes. El mandatario galo formaba parte de la lista de números seleccionados por un servicio de seguridad del Estado marroquí en 2019.

"Encontramos estos números de teléfono, pero no pudimos realizar evidentemente una investigación técnica del teléfono de Emmanuel Macron" para verificar si está infectado por este software, explicó a la cadena LCI el director de Forbidden Stories.

#QuéPasóCon el software Pegasus?

Publicidad

Por lo tanto, "esto no nos dice si se espió realmente al presidente, pero demuestra en cualquier caso que hubo un interés en hacerlo", agregó Laurent Richard.

"Si se confirman los hechos, es evidente que son muy graves. Esclareceremos estas revelaciones de prensa", aseguró a la AFP la presidencia francesa a preguntas sobre si algunos Estados "espiaron potencialmente" al jefe de Estado.

El presidente francés convocó el jueves una reunión "excepcional" sobre el sistema de espionaje Pegasus con miembros de su gobierno para analizar la marcha de las investigaciones lanzadas para comprobar las revelaciones según las cuales él mismo estaba en la lista de objetivos.

El portavoz del gobierno francés, Gabriel Attal, indicó en una entrevista a la emisora France Inter que Macron "sigue este asunto muy de cerca y se lo toma muy en serio".

De ahí este "Consejo de Defensa excepcional" dedicado a la ciberseguridad y más en concreto al sistema de espionaje Pegasus, desarrollado por la empresa israelí NSO para que los países a los que se lo ha vendido puedan acceder a los móviles de las personas que seleccionan para hacerse con sus contenidos y disponer, por ejemplo, de las cámaras y los micrófonos.

El presidente francés figura en la lista de las alrededor de 1,000 personalidades en Francia que los servicios secretos de Marruecos había seleccionado para intervenir sus teléfonos.

Publicidad

Attal recordó que Francia ha puesto en marcha investigaciones para verificar si los números de todas esas personalidades fueron infectados —algo que no ha podido demostrar la investigación periodística— y si en ese caso Pegasus llegó a absorber datos o captó conversaciones e imágenes de los teléfonos.

El portavoz del Ejecutivo se defendió de algunos reproches de ingenuidad que se han lanzado en los últimos días en dirección de Macron, en particular por la forma en que utiliza sus móviles, supuestamente sin tener en cuenta las reglas de seguridad.

"No estamos descubriendo la cuestión de la ciberdefensa y de la ciberseguridad", afirmó antes de insistir en que "hay mucha protección" en el uso de los celulares por parte del presidente de la República.

Dentro del Estado francés, es la secretaría General de la Defensa Nacional, y más concretamente el operador de sistemas de información interministerial clasificada (OSIIC), quien proporciona al ejecutivo sus medios de comunicación para toda información clasificada, ya sean comunicaciones telefónicas o intercambio de datos.

El OSIIC también proporciona los medios para comunicarse de forma segura con otros gobiernos y funcionarios del ejecutivo. Los teléfonos seguros de los que disponen los funcionarios franceses tienen la reputación de ser complicados de usar, según expertos en ciberseguridad.

De ahí la propensión de algunos a utilizar sus teléfonos personales, incluso para comunicaciones que teóricamente no deberían pasar por ese canal.

Macron dispone de varios teléfonos personales "cambiados, actualizados y protegidos regularmente", según una fuente cercana al ejecutivo citada por AFP. La configuración de seguridad de estos teléfonos es "lo más restrictiva posible y se bloquea la instalación de aplicaciones y descargas", según una fuente de seguridad.

Este jueves, la emisora pública France Info adelantó que Macron ha cambiado uno de sus números de teléfono móvil.

Además del presidente, en la lista de personajes que pudieron ser espiados en Francia están el antiguo primer ministro, Édouard Philippe, y otros 14 ministros del anterior ejecutivo, así como varios periodistas, dos de los cuales interpusieron una denuncia inmediatamente.

Marruecos tachó las acusaciones de "campaña mediática mentirosa, masiva y malintencionada" y pidió a los reporteros que proporcionen pruebas tangibles.

2. Mohamed VI, rey de Marruecos

En el país africano, el rey Mohamed VI y su entorno "integran la lista de objetivos potenciales" del programa Pegasus, utilizado a nivel mundial para espiar a periodistas, activistas o políticos, según Radio France.

El gobierno marroquí ha negado las acusaciones y amenazó el miércoles con demandar judicialmente a cualquiera que lo acuse de emplear el programa Pegasus, utilizando a gran escala para espiar periodistas, militantes o personalidades políticas y denunció una "campaña mediática mentirosa, masiva y maliciosa".

Rabat dijo "optar por acciones judiciales, en Marruecos y a nivel internacional contra cualquiera que plantee esas acusaciones falaces", según un comunicado.

Marruecos ya tiene un historia con Pegasus. Justo el lunes el periodista y sensor de derechos humanos Omar Raid fue condenado a seis años de cárcel en un doble caso de "espionaje" y "violación".

Pegasus, periodistas mexicanos confirman el espionaje del gobierno federal

El reportero, de 35 años, está detenido provisionalmente desde julio de 2020 y siempre afirmó ser encausado por sus críticas al poder. Radi puede apelar.

La investigación por "espionaje" fue abierta a fines de junio de 2020 tras la publicación de un informe de Amnistía Internacional que afirmaba que el teléfono de Radi fue pirateado a través del programa Pegasus de la firma israelí NSO.

Radi es acusado de "atentado a la seguridad interior del Estado" y de haber recibido "financiamientos extranjero" en relación con "servicios de inteligencia" y también es procesado por "violación".

Él siempre negó las acusaciones.

"La fiscalía está motivada por la venganza y no por la búsqueda de la verdad", dijo el reportero en su última intervención ante el tribunal de Casablanca, una audiencia pública.

La acusación de violación fue abierta a fines de julio de 2020 tras demanda de una colega de Radi. Aunque el periodista habla de "relaciones libremente consentidas", la acusadora afirma que ella no consintió.

Otro periodista, Imad Stitou, de 32 años, fue condenado a un año de cárcel, seis de los cuales firmes, por el mismo caso.

3. El Dalai Lama

Las autoridades indias señalaron como objetivo del programa de espionaje Pegasus a una veintena de consejeros del Dalai Lama, al que no pudieron incluir porque no usa teléfono móvil, según el diario Le Monde.

En total, una veintena de responsables tibetanos en el exilio, tanto políticos como religiosos, entre ellos varios asesores personales del Dalai Lama, pueden haber sido espiados, señala Le Monde, uno de los miembros del consorcio internacional de medios que divulgó el alcance del espionaje a través de ese programa.

Las primeras peticiones de las autoridades indias se produjeron a finales de 2017, con motivo de un encuentro en Nueva Delhi entre el Dalai Lama y el ex presidente estadounidense Barack Obama, que llegaba de China.

Estos son los consejos del Dalai Lama para ser feliz y pleno

Otras solicitudes para incorporar números llegaron más tarde, a mediados de 2018, como la de Lobsang Sangay —presidente de la administración tibetana en el exilio— o incluso en mayo pasado.

Le Monde contextualiza estas solicitudes de incluir números en Pegasus en las tensiones periódicas entre China e India, dos potencias nucleares que mantienen disputas fronterizas en el Himalaya, y en el temor de Nueva Delhi a que el Dalai Lama (de 86 años) pueda firmar algún tipo de acuerdo con Beijing.

También recuerda que, sin poder analizar los terminales telefónicos, no es posible comprobar fehacientemente si realmente fueron penetrados por Pegasus, un programa de la empresa tecnológica israelí NSO Group.

4. Cyril Ramaphosa, el presidente de Sudáfrica

Ruanda aparece citada como una de las naciones que usaron el programa y, de acuerdo a la investigación, su lista de supuestos objetivos incluía unos 3,500 nombres de políticos, activistas y periodistas.

Entre ellos figuran el presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, y Carine Kanimba, la hija de Paul Rusesabagina, el ex gerente del establecimiento que inspiró el filme Hotel Ruanda y que actualmente está siendo juzgado por terrorismo.

En una rueda de prensa el miércoles, Khumbudzo Ntshavheni, la ministra en funciones de la presidencia de Sudáfrica —un país con el que Ruanda tuvo tensiones diplomáticas en los últimos años por supuestos ataques a opositores ruandeses exiliados—, afirmó que el gobierno "por supuesto" no está "contento" con las "alegaciones".

"Es una lástima que esas informaciones lleguen ahora, cuando las relaciones están mejorando en la región", dijo Ntshavheni, quien también apuntó que el presunto espionaje a través del móvil de Ramaphosa no solo sería una violación de la privacidad del presidente, sino un también de la "soberanía" del país.

Pese a ello, la ministra apuntó que no se sabe si realmente hubo "acciones" para manipular el teléfono del jefe de Estado —la investigación solo apunta que estaba entre los objetivos— y precisó que las fuerzas de seguridad sudafricanas tienen que investigarlo.

Por su parte, Carine Kanimba, de 28 años y residente en Bélgica, relaciona su espionaje con la campaña para liberar a su padre encarcelado.

Tanto Rusesabagina como su entorno rechazan los cargos de terrorismo impuestos contra él en Ruanda y sostienen que su juicio tiene motivaciones políticas por sus críticas a Kagame.

"No es suficiente que secuestraran a mi padre, lo torturaran y le quitaran sus derechos legales. Ahora nos encontramos con que han escuchado mis conversaciones con el Departamento de Estado de Estados Unidos, con la ministra de exteriores belga, Sophie Wilmes, y con nuestros abogados" afirmó Kanimba en un comunicado de la Fundación Paul Rusesabagina.

El gobierno de Runda niega haber usado el programa Pegasus. En un mensaje transmitido a la prensa, la vocería del gobierno ratificó que "Ruanda no usa este software", como ya se había dicho "previamente" (en concreto, en noviembre de 2019, a raíz de preguntas de los medios sobre presunta vigilancia a disidentes), y que no posee esta "capacidad técnica" de espionaje "de ninguna manera".

"Estas falsas acusaciones son parte de una campaña en curso para causar tensiones entre Ruanda y otros países y para sembrar desinformación sobre Ruanda nacional e internacionalmente", señala el mensaje.

5. Latifa Al Maktoum, princesa del emirato de Dubái

La princesa Latifa Al Maktoum, una de las hijas del emir de Dubái, y Haya Bint Al Husein de Jordania, la sexta esposa del millonario mandatario emiratí, han sido "objetivos potenciales" de los clientes del software espía Pegasus, de la compañía israelí NSO Group, informó el martes Amnistía Internacional.

La organización afirmó en un comunicado que "los números de teléfono de las princesas emiratíes (...) fueron incluidos como objetivos potenciales" por clientes de Pegasus.

La directora de Amnesty Tech, Rasha Abdul Rahim, dijo en la nota que "estas impactantes revelaciones parecen implicar a NSO Group en el catálogo de violaciones de derechos humanos infligidos a la princesa Latifa y a la princesa Haya".

Latifa Al Maktoum denunció hace unos meses que está retenida como "rehén" en una villa, tras haber intentado huir de su país en 2018 y teme por su vida, mientras que en 2019 Haya viajó al Reino Unido y pidió protección para ella y dos de sus hijos del emir de Dubái, Mohammed bin Rashid Al Maktoum.

“El software espía Pegasus de NSO Group potencialmente ayudó a despojar a la princesa Latifa de su libertad; puede haberle dado a sus captores las herramientas que necesitaban para piratear su teléfono y localizarla", apuntó Amnistía en la nota.

Asimismo, señaló que Pegasus podría haber sido utilizado contra la princesa Haya y "muchos de sus asociados" después de que "hablara en apoyo de la princesa Latifa".

Sin embargo y a pesar de las "nuevas evidencias", Amnistía "no pudo realizar un análisis forense en sus teléfonos para confirmar si fueron atacados o si se instaló con éxito el software espía", según la nota.

Con información de AFP y EFE

Publicidad
Publicidad