Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Quiénes son los talibanes y cómo han gobernado en Afganistán?

Los talibanes han basado su gobierno en una interpretación ultrarrigurosa de la ley islámica, lo que trajo grandes restricciones a las libertades, principalmente de las mujeres y niñas.
mar 17 agosto 2021 07:08 PM
Miles de personas buscan huir de Afganistán tras la entrada en los talibanes en Kabul, la capital afgana. Muchos temen que se vuelva a instaurar un régimen basado en una visión ultrarrigorista de la Shira, o la ley islámica, que limitó en extremo las libertades civiles, especialmente las de las mujeres.
Muchos de los combatientes talibanes lucharon contra la ocupación soviética en los años 80.

Miles de personas buscan huir de Afganistán tras la entrada en los talibanes en Kabul, la capital afgana. Muchos temen que se vuelva a instaurar un régimen basado en una visión ultrarrigorista de la la ley islámica, que limitó en extremo las libertades civiles, especialmente las de las mujeres.

Los talibanes han tratado de disipar estos miedos con un tono más conciliador. En una conferencia de prensa este martes, declararon que desean relaciones pacíficas con otras naciones y que respetarán los derechos de las mujeres, dentro del marco de la ley islámica.

Publicidad
El mulá Abdul Ghani Baradar, cofundador de los talibanes, regresa a Afganistán

No queremos ningún enemigo interno o externo", dijo el principal portavoz del movimiento, Zabihullah Mujahid. El portavoz afirmó que a las mujeres se les permitirá trabajar y estudiar y "serán muy activas en la sociedad pero dentro del marco del Islam”.

Mujeres en Afganistán: La desesperanza por el ascenso talibán

Muhajid dijo que los medios privados podrían seguir siendo libres e independientes en Afganistá, y agregó que los talibanes están comprometidos con la libertad de prensa, dentro de su marco cultural.

La conferencia de prensa se realizó mientras se reanudaban los vuelos militares de evacuación de diplomáticos y civiles de Afganistán, después de que la pista del aeropuerto de Kabul fue despejada de las miles de personas desesperadas que intentaron huir el lunes tras la toma de la capital.

¿Cómo fue el gobierno de los talibanes a finales del siglo XX? Esto esto que sabemos.

Así era el gobierno talibán en Afganistán

Los talibanes declararon un emirato islámico en Afganistán en 1996. Entonces impusieron una dura interpretación del Corán, que incluía brutales castigos públicos como flagelaciones, amputaciones y ejecuciones en masa.

Las mujeres fueron las más afectadas por estas medidas. Tenían prohibido estudiar o trabajar, con excepción de algunas mujeres médico o enfermeras que ejercían su profesión en algunos hospitales de Kabul, la capital. Además, eran sometidas a otras restricciones, como usar la burka —un velo integral— y salir solo si estaban acompañadas de un hombre de su familia.

Publicidad

Tampoco podían manejar un auto, una actividad que estaba penada con la muerte. La televisión, la música y el cine estaban prohibidos para todos.

Los talibanes también prohibieron otras religiones. Por ejemplo, a principios de 2001, el Taliban destruyó estatuas de 800 años de antigüedad conocidos como los Grandes Budas de Bamiyan, de acuerdo con un reporte de The New York Times.

A pesar de su poder, el régimen talibán tenía bastantes problemas y no controlaba la totalidad del territorio afgano. El grupo estaba “esencialmente atrapado entre una sociedad tribal que intentaron ignorar y la necesidad de una estructura estatal que se se niegan a establecer”, indicó el historiador Ahmed Rashid en un texto publicado en el 2000, según The Guardian.

El ex viceministro de Defensa de Afganistán, Tamim Asey, señaló que en 1996 “no tenían fondos ni plan o programa de gobernanza más allá de una idea vaga y generalizada de un gobierno basado en el sistema de la sharia (la ley islámica)”, indica el diario inglés.

Quiénes son los talibanes y de dónde son

La Unión Soviética había invadido en 1979 para apuntalar al gobierno comunista en Afganistán, pero 10 años después fue expulsado, en un episodio del cual hay ecos en la salida del personal estadounidense en Kabul este fin de semana.

¿Qué está pasando en Afganistán? Algunas claves para entenderlo

Este grupo surgió de una guerra civil sangrienta que siguió a la retirada de la Unión Soviética de Afganistán en 1989, aunque su constitución oficial no ocurrió hasta 1994.

Publicidad

El nombre talibanes significa literalmente “estudiantes”, pues muchos eran estudiantes en escuelas religiosas afganas y paquistanies. Muchos de los militantes del talibán lucharon contra las fuerzas de ocupación soviética en los años 80, un esfuerzo apoyado por la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de manera clandestina.

El mulá Mohammed Omar, quien sería el fundador de los talibanes afganos, estaba decepcionado de que la ley islámica no se hubiera instaurado en su país después del fin de la ocupación soviética, así que reunió a 50 estudiantes y juntó con el grupo prometió libre a Afganistán de señores de la guerra y criminales para restaurar el orden, la paz y la seguridad en el país devastado por el conflicto armado.

El grupo creció con velocidad gracias al apoyo de Pakistán y comenzó poco a poco apoderarse de ciudades y provincias afganas. Los talibanes ganaron popularidad porque acabaron con la corrupción y volvieron a hacer áreas que controlaban fueran seguras para el comercio.

En 1996, tomaron Kabul y derrocaron al último gobierno socialista de Afganistán. Dos años después, los talibanes ya tenían en control del 90% del territorio afgano.

Quiénes son sus líderes

Estos son algunos de los principales lideres de los talibanes en 2021.

EN FOTOS: Así fueron los 20 años de intervención militar de EU en Afganistán

¿Libertad prolongada?

¿Libertad prolongada?

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, lanzó la operación "Libertad Duradera" el 7 de septiembre de 2001, casi un mes después de los atentados terroristas del 11 de septiembre, que provocaron la muerte de más de 3,000 personas. Afganistán, entonces en manos talibana, se negaba a entregar a Osama Bin Laden, el líder de Al Qaeda, la organización terrorista que de adjudicó los ataques.
FOTO: Reuters/Goran Tomasevic
Canadian soldiers of NATO-led coalition take positions during patrol in stronghold of Panjwaii in Kandahar province

Derrota veloz

La coalición internacional, encabezada por Estados Unidos y sus aliados en la OTAN, derrota a los talibanes en menos de dos meses, pues capitularon el 6 de diciembre de 2001.
FOTO: Reuters/Stefano Rellandini
Una guerra olvidada

Una guerra olvidada

Estados Unidos se concentró en la invasión en Irak a partir de 2003. Esto permitió que los talibanes y otros grupos islamistas se reagruparan y formaran un movimiento de insurgencia.
FOTO: Reuters/Shamil Zhumatov
A German Bundeswehr army paratrooper sniper of the Task Force Kunduz opens fire next to a mascot during a drill in Kunduz, northern Afghanistan, December 8, 2010.

Promesas rotas

Aunque Barack Obama llegó a la presidencia de Estados Unidos con la promesa de terminar con la guerra, durante su gobierno se alcanzó un máximo de 100,000 soldados estadounidenses en Afganistán, con el fin de controlar a la insurgencia talibán y sofoca el avance de Estado Islámico.
FOTO: Reuters/Fabrizio Bensch
Muy lejos de la paz

Muy lejos de la paz

Aunque al principio de su presidencia, Trump lanzó una importante ofensiva contra los talibanes, en 2020 su gobierno alcanzó un acuerdo de paz con este grupo. Su sucesor, Joe Biden, avanzó en el retiro de las tropas de Estados Unidos en Afganistán, que debería haber concluido el 31 de agosto. Los talibanes aprovecharon esto y la debilidad del ejército afgano para avanzar y finalmente, tomar la capital Kabul.
FOTO: Reuters/Yannis Behrakis

Mawlawi Hibatullah Akhundzada

Conocido como "comandante de los fieles", fue un asesor religioso del fundador de los talibanes, Mullah Mohammed Omar, quien murió en 2013, indica el periódico Financial Times. Akhundzada actualmente encabeza el Rahbari Shura, el consejo de liderazgo de los talibanes.

Asumió ese papel después de que su predecesor, Akhtar Mansour, fuera asesinado en un ataque con drones estadounidenses cerca de la frontera entre Afganistán y Pakistán en 2016. Akhundzada luchó contra los soviéticos, pero es más conocido por ser un erudito religioso.

Mulá Abdul Ghani Baradar

Él es el principal líder político de los talibanes y fue una de las cuatro figuras que fundaron el movimiento en la década de 1990. Baradar fue capturado en una operación conjunta de Estados Unidos y Pakistán en 2010 y liberado en 2018 a pedido de Estados Unidos para que participara en las conversaciones de paz.

Formó parte del equipo de negociación de los talibanes, cuyo cometido era lograr un acuerdo político que pudiera allanar el camino para un alto el fuego.

Sirajuddin Haqqani

Líder de la red Haqqani, un grupo poco organizado que supervisa los activos financieros y militares de los talibanes a través de la frontera entre Afganistán y Pakistán, es hijo del prominente comandante muyahidín Jalaluddin Haqqani, señala el Financial Times.

Se ha culpado al poderoso grupo de varios ataques de alto perfil en Afganistán, incluido un allanamiento en el principal hotel de Kabul, un intento de asesinato del entonces presidente Hamid Karzai y un ataque suicida contra la embajada de India.

¿Cuál es la religión de los talibanes?

Los talibanes usan su ideología en el salafismo, una forma radical de islam. Como mencionamos anteriormente, los talibanes hacen una interpretación ultrarrigurosa de la Sharia, basados en la escuela fundamentalista Deobandi.

Sin embargo, durante su primer periodo en el poder los talibanes emitieron su propia interpretación dura y a veces esotérica de la vida islámica inspirada también en el código tribal pashtún, el Pashtunwali.

Países que los han reconocido

China, que dijo que quiere mantener “relaciones amistosas” con los talibanes, críticos este martes el “terrible caos” dejado por Estados Unidos en Irak, Siria y Afganistán. Beijing ha criticado repetidamente la apresurada retirada de Estados Unidos en Afganistán, que considera como un fracaso de liderazgo.

Rusia, cuyo embajador debería ser el primer contacto diplomático del nuevo régimen, estimo que las garantías de los talibanes en materia de libertad de opinión son una “señala positiva” y deseo el inicio de un diálogo de “todas las fuerzas políticas, étnicas y religiosas”.

"El hecho de que los talibanes en Kabul proclamen y demuestren en la práctica su disposición a respetar las opiniones de los demás, es, a mi modo de ver, una señal positiva", dijo, en un encuentro con profesores retransmitido en línea por su ministerio.

Rusia apoya un diálogo en el que "participen todas las fuerzas políticas, etnicas y religiosas" del país, agregó el responsable de la diplomacia rusa.

"Vemos señales de esperanza cuando los talibanes expresan su deseo de un gobierno con otras fuerzas políticas", agregó Lavrov en declaraciones difundidas por la televisión rusa.

Estados Unidos dijo el lunes que sólo reconocería un gobierno dirigido por los talibanes si respetaba los derechos de las mujeres y rechazaba a los terroristas.

Y el primer ministro británico, Boris Johnson, pidió el lunes una reunión de los líderes del G7 para "adoptar un enfoque unificado sobre Afganistán", incluyendo el reconocimiento de cualquier futuro gobierno.

El premier canadiense Justin Trudeau ya dijo que su gobierno no piensa reconocer como legítimo al régimen talibán.

El jefe de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Josep Borrell, dijo el martes que hay que hablar con los talibanes puesto que han ganado la guerra en Afganistán.

"Los talibanes han ganado la guerra, así que tendremos que hablar con ellos", dijo Borrell, que insistió en que eso no significa que se vaya a reconocer rápidamente su régimen.

La UE "abrirá un diálogo tan pronto como sea posible para prevenir un desastre humanitario y potencialmente migratorio", explicó Borrell a la salida de una reunión urgente de los ministros de Relaciones Exteriores europeos a causa de la caída de Kabul en manos de los rebeldes afganos.

"El diálogo deberá también centrarse en la forma de evitar el retorno de una presencia terrorista extranjera en Afganistán", añadió. "No se trata de un reconocimiento oficial, sino de negociar con ellos”.

Con información de AFP

Publicidad
Publicidad