Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Miguel Díaz-Canel, el polémico invitado a los festejos de la independencia

El presidente de Cuba realiza su primer viaje al exterior desde las inéditas protestas de julio que sacudieron La Habana y otras ciudades.
mié 15 septiembre 2021 06:36 PM
Miguel-Diaz-Canel-Presidente-Cuba
Díaz-Canel viaja a México en un momento en el que dialoga con distintos sectores sociales después de las protestas del 11 de julio.

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, participará como invitado especial en las celebraciones por la independencia de México este jueves, en su primer viaje al exterior desde las inéditas protestas de julio pasado.

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, consideró este martes como una señal de amistad la presencia de Díaz-Canel en los festejos, encabezados por un desfile militar.

Publicidad

"Se invitó al presidente de Cuba Díaz-Canel, él va a estar en la ceremonia del día 16", dijo López Obrador en su conferencia matutina del martes. “No podemos invitar a unos y a otros no, México tiene una relación de amistad con todos los pueblos”.

Miguel Díaz-Canel hereda la dirección del histórico Partido Comunista de Cuba

Será el primer viaje del líder cubano al extranjero desde las protestas que sacudieron la isla en julio, con saldo de un muerto, decenas de heridos y centenares de detenidos.

Se espera que Díaz-Canel, quien ya visitó México como presidente en octubre de 2019, pronuncie un discurso en el marco de la visita, como lo han hecho mandatarios de otros países latinoamericanos que han sido invitados recientemente a una serie de celebraciones históricas, añadió el gobernante mexicano.

López Obrador recordó que México votó en contra de la expulsión de la isla de la Organización de Estados Americanos en 1962.

El mandatario mexicano destacó la "relación de amistad" que México ha mantenido con Cuba desde hace muchos años, y anunció que Díaz-Canel también dirá unas palabras el día 16 de septiembre, como han hecho en anteriores ocasiones otros mandatarios.

Argumentó que la presencia de su homólogo en México en los próximos días es parte del “trato igualitario” que se ha dado a otros jefes de Estado que han sido parte de otras celebraciones por los 700 años de la fundación México-Tenochtitlan, los 500 años de la conquista de Hernán Cortés, ahora rebautizada como "resistencia indígena", y los 200 años de la independencia del país.

Publicidad

En un mensaje de Twitter publicado este miércoles, Díaz-Canel recordó que la Revolución Mexicana (1910-1917) fue inspiración para la Revolución Cubana de 1959.

Cumbre de la CELAC

En tanto, el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, recordó que la visita de Díaz-Canel al país se da en el marco de la reunión de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) que se realizará el próximo sábado en la Ciudad de México.

Ebrad dijo en la misma conferencia de prensa que 16 países confirmaron que estarán representados por jefes de Estado y de gobierno.

Se trata de Argentina, Barbados, Belice, Bolivia, Costa Rica, Cuba, Dominica, Ecuador, Guatemala, Guyana, Honduras, Paraguay, Perú, San Vicente y las Granadinas, Surinam y Uruguay.

Venezuela y Colombia estarán representadas por sus vicepresidentas.

Asistirán además los cancilleres de Antigua y Barbuda, Chile, El Salvador, Granada, Haití, Jamaica, Nicaragua, Panamá, República Dominicana, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía y Trinidad y Tobago.

En la cumbre se evaluará la respuesta de la región ante la pandemia de COVID-19 y se discutirá la creación de un fondo para la atención de desastres derivados del cambio climático, adelantó Ebrard.

Dos meses después de las protestas, no hay consenso en Cuba

Díaz-Canel viaja a México en un momento en el que dialoga con distintos sectores sociales después de las protestas del 11 de julio, pero hay voces que reclaman que ese proceso sea mucho más amplio para poder conseguir un consenso nacional.

Publicidad

Estudiantes, jóvenes, artistas, periodistas, evangélicos, masones, santeros, científicos, agricultores, fueron invitados por separado a encuentros en los cuales el gobernante comunista escuchó más que habló.

Del 11J, cuando miles de personas protestaron en unas 50 ciudades cubanas -una movilización inédita desde la revolución de 1959 -, hay que lamentar "que la prensa cubana no cubrió lo que sucedió en la calle" y las imágenes y los relatos los hicieron "otros", le reclamó en uno de esos encuentros la periodista Cristina Escobar, de la TV estatal.

"Hay una Cuba no contada en los medios de comunicación (...) una Cuba postergada, preterida, al margen de los beneficios de la revolución, que está en los barrios", añadió.

En otro de esos intercambios, una estudiante de turismo se quejó ante el presidente de la falta de "sensibilidad" de dirigentes intermedios que desoyen demandas populares y "maltratan" a los que buscan soluciones a sus problemas.

Dos meses después, aún permanecen en prisión 505 manifestantes, según la ONG de defensa de derechos humanos Cubalex (no hay cifras oficiales). Sólo seis decenas han sido juzgados y condenados a penas de ocho meses a un año, y otros liberados.

Cuba acusa a Washington de estar detrás de las protestas, pero tras lo sucedido hay también que "hacer análisis objetivos, enfrentar lo que tengamos que enfrentar (y) tiene que haber críticas", admitió Díaz-Canel.

Publicidad

Cualquier cambio o negociación en Cuba, desde su independencia en 1902, se ha hecho mirando a Estados Unidos.

Esta vez, un eventual consenso político tendría que apuntalar "que el problema es de los cubanos y debe ser resuelto por nosotros, sin injerencia extranjera", dijo a AFP la académica e historiadora Ivette García.

Y lo que está sobre la mesa es mucho más que una crisis económica agudizada por la pandemia y el embargo: es una reforma económica y política que separe a Cuba del modelo soviético.

No se trata "de un problema específico o una figura, se trata de una crisis sistémica, una fractura del pacto social, cuya solución no está en reproducir métodos tradicionales que siempre han dejado fuera a una parte de la ciudadanía", sostiene García.

"El país requiere un nuevo contrato social, un nuevo proyecto de país más inclusivo y democrático", subraya.

Con información de AFP y EFE

Publicidad
Publicidad