Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Los socialdemócratas encabezan ligeramente la elección en Alemania

Por primera vez desde 2005, los socialdemócratas pueden liderar al ejecutivo alemán, lo que pone fin a 16 años de dominio conservador bajo el mando de Angela Merkel.
dom 26 septiembre 2021 12:27 PM
socialdemocratas-alemania-elecciones-olaf-scholz
Olaf Scholz, de 63 años, se convertiría en el cuarto canciller del SPD de la posguerra después de Willy Brandt, Helmut Schmidt y Gerhard Schroeder

Los socialdemócratas alemanes lideran por poco las elecciones legislativas de este domingo en Alemania. Esto los coloca en la primera posición para liderar un Ejecutivo pro primera vez desde 2005 y poner fin a 16 años de gobierno encabezado por los conservadores bajo el mando de Angela Merkel.

Liderados por el ministro de Finanzas y vicecanciller saliente Olaf Scholz, los socialdemócratas del SPD recabarían entre el 24.9% y el 25.8% de los votos, mientras que la alianza conservadora de la Unión Cristiano-Demócrata (CDU) de Angela Merkel y su aliado bávaro, la CSU, encabezada por Armin Laschet, obtendría entre el 24.2% y el 24.7% de los sufragios, según las estimaciones publicadas por las cadenas de televisión.

Publicidad

Hay que tener en cuenta que gran parte de los electores votaron por correo, por lo que estas estimaciones podrían cambiar durante la noche, conforme avance el escrutinio.

El margen de hasta cinco puntos con el que llegó en los últimos días a los comicios Scholz —quien aseguró tras conocerse los primeros resultados que se considera elegido por lo votantes para ser el nuevo canciller— quedó reducido apenas a un punto, según los datos del escrutinio a las tres hora del cierre de los colegios.

En cualquier caso, los resultados que se van perfilando en Alemania presentan un renacimiento inesperado del partido socialdemócrata, dado por moribundo hace tan solo unos meses. Los resultados de las encuestas fueron recibidos con alegría en la sede berlinesa de la formación.

Scholz, de 63 años, se convertiría en el cuarto canciller del SPD de la posguerra después de Willy Brandt, Helmut Schmidt y Gerhard Schroeder. Ministro de Finanzas en la incómoda "gran coalición" gobernante de Merkel, es un ex alcalde de Hamburgo, donde nacieron Merkel y Schmidt.

El “rombo” de Merkel, el gesto que se volvió tan famoso como Angela

"Esta será una larga noche electoral, eso es seguro", dijo el candidato a canciller de los socialdemócratas a sus partidarios jubilosos. "Pero también es cierto que muchos pusieron su cruz por el SPD porque quieren que el próximo canciller de Alemania se llame Olaf Scholz", añadió.

Publicidad

A pesar del resultado “decepcionante”, el candidato a la cancillería alemana del bloque conservador, Armin Laschet, insistió este domingo en su objetivo de formaron gobierno de coalición.

"No tenemos un resultado final claro, no hay cifras determinadas... Haremos todo lo posible para formar un gobierno liderado por los conservadores, porque Alemania necesita una coalición orientada al futuro que modernice nuestro país", dijo Laschet, de 60 años, a sus moderados partidarios.

La atención se desplazará ahora a las discusiones informales que antecederán a negociaciones de coalición más formales, que podrían llevar meses, dejando a Merkel a cargo en un rol provisional.

"Quien quiera ser canciller tiene que lograr unir varios grupos parlamentarios en el Bundestag. En Alemania no siempre el partido mayoritario ha sido el partido que elige al canciller", dijo Laschet en un programa conjunto en la televisión alemana con los líderes de los otros partidos.

El mandato de Angela Merkel en fotos

En esta fotografía de archivo publicada en Twitter por el portavoz del gobierno alemán, Steffen Seibert, y tomada por el fotógrafo del gobierno alemán Jesco Denzel el 9 de junio de 2018, se muestra al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump (derecha) hablando con la canciller alemana, Angela Merkel (centro), y rodeado de otras personas. Líderes del G7 durante una reunión de la Cumbre del G7 en La Malbaie, Quebec, Canadá.

La líder del mundo libre

Tras el terremoto Donald Trump y el brexit, Angela Merkel ha sido entronizada por la prensa y muchos políticos como la "líder del mundo libre" ante el ascenso de los populismos.
FOTO: AFP/Jesco Denzel
Muy popular, todavía

Muy popular, todavía

A pesar de tener un mandato de más de 16 años, Merkel aún goza de una gran popularidad, que muchos líderes occidentales envidiarían, gracias a su exitosa gestión de la pandemia de COVID-19.
FOTO: Pool/Getty Images
Una canciller abierta al mundo

Una canciller abierta al mundo

Durante los 16 años de mandato de Merkel, el papel desempeñado por Alemania en el ámbito internacional cambió mucho. La influencia alemana aumentó en Asia y África, un continente al que viajo con más frecuencia que sus predecesores. La canciller también profundizó en las relaciones con otros países en un deseo de que las relaciones internacionales se tornen un poco más multilaterales.
FOTO: Sean Gallup/Getty Images
En esta foto de archivo tomada el 16 de abril de 2019, la canciller alemana Angela Merkel está parcialmente oculta por una rueda de viento de juguete mientras posa con niños durante la ceremonia de apertura del parque eólico Arkona en Sassnitz, norte de Alemania.

Alemania, una potencia económica

Durante el gobierno de Merkel, Alemania se reconvirtió en la primera economía del continente gracias sobre todo a una gestión presupuestaria rigurosa.
FOTO: TOBIAS SCHWARZ/AFP
GERMANY-POLITICS-ANIMALS

Con pendientes

Alemania registró una situación menos dramática que gran parte de sus vecinos europeos por la panemia de COVID-19, a pesar de una segunda ola mortífera en el otoño boreal de 2020.
FOTO: AFP/Georg Wendt

Para los democristianos, las "pérdidas son amargas", admitió no obstante Paul Ziemak, número dos de la CDU. Su partido nunca había caído por debajo del 30% de los votos. En 2017, recabó el 32.8%.

Scholz se mostró confiado en que el acuerdo de gobierno se alcanzará "antes de navidades" y Laschet coincidió en ese horizonte temporal. Hasta entonces Merkel seguirá cumpliendo con las tareas de gobierno, aunque ya desde este domingo deja de ser diputada.

Publicidad

"Todo esto se tratará de lograr acuerdos entre múltiples actores, y varias opciones parecen posibles", dijo Carsten Nickel de la consultora de riesgo político Teneo. "Las conversaciones podrían llevar algún tiempo”.

Cambio de era

La canciller alemana se ha destacado en el escenario europeo casi desde que asumió en 2005, cuando George W. Bush era presidente de Estados Unidos, Jacques Chirac estaba en el Palacio del Elíseo en París y Tony Blair era primer ministro británico.

"Esta ha sido una elección única en una generación", dijo la legisladora de los Verdes Katrin Goering-Eckardt.

Después de una campaña electoral centrada en el país, los aliados de Berlín en Europa y otros lugares podrían ver pasar meses antes de que el nuevo gobierno alemán esté dispuesto a involucrarse en asuntos extranjeros.

Una disputa entre Washington y París por un acuerdo para que Australia compre submarinos estadounidenses en lugar de franceses ha puesto a Alemania en una situación incómoda entre sus aliados, pero también le da a Berlín la oportunidad de ayudar a sanar las relaciones y reconsiderar su postura común sobre China.

En política económica, el presidente francés Emmanuel Macron está ansioso por forjar una política fiscal europea común, que los Verdes apoyan pero que el bloque CDU/CSU y el FDP rechazan. Los Verdes también quieren "una expansión masiva en energías renovables”.

Publicidad

Cualquiera que sea la coalición que termine en el poder, los aliados de Alemania pudieron ver con cierta satisfacción una campaña electoral en la que prevaleció el centrismo y en la que el populismo que se ha arraigado en otros países europeos no logró abrirse paso.

En los comicios alemanes aparecen como clave en la negociación de la composición del gobierno tanto los liberales como los Verdes, que mostraron su disposición a entrar en el juego de las conversaciones.

El líder del Partido Democrático Libre (FPD), Christian Lidner, aludió a la "responsabilidad especial" que tiene su partido y dijo que está dispuesto a hacer una contribución para facilitar la formación del Gobierno, para lo cual hizo un claro guiño en dirección a los ecologistas.

Las coaliciones posibles

Con sus porcentajes, todavía provisionales, liberales y Verdes aparecen tras estos comicios como interlocutores inevitables si se quiere llegar a una constelación que sea viable en Berlín.

"Tiene sentido que partidos diferentes hablen entre ellos", declaró por su parte Annalena Baerbock en dirección a los liberales en la ronda de líderes celebrada ante las cámaras tras el cierre de las urnas.

Y aseguró que ese Gobierno deberá contar con hacer de Alemania un país "climáticamente neutral" , pero Baerbock tuvo que reconocer que la ambición con la que comenzaron la campaña se ha encontrado con la realidad de que todavía existen dos grandes bloques con los que hay que contar.

Los Verdes llegan al final de la carrera electoral teniendo que aceptar que no pondrán a otra mujer al frente de la Cancillería, pero Baerbock quiso verse responsable de haber obligado a una "renovación" en el país al poner en primera línea de las prioridades de un futuro Gobierno la gestión y la solución de la emergencia climática.

La de Los Verdes fue no obstante una caída clara desde las cumbres a las que ascendieron en primavera, antes de que errores no forzados de su candidata contribuyeran al declive de sus expectativas, que no pudieron recuperar a pesar del impacto de las graves inundaciones de este verano en el oeste del país.

La Izquierda alcanzaba un 5 % de los sufragios, límite que les permite entrar en el Bundestag, pero peligrosamente en el margen y por eso sin clara influencia en la composición del nuevo gobierno.

Los resultados proyectados por ARD mostraron que el ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) obtendría el 10.9%, un resultado peor que hace cuatro años cuando irrumpió en el Parlamento nacional con el 12.6% de los votos.

Desde este lunes los partidos alemanes se libran a una intensa, y probablemente prolongada, negociación a varias bandas, en la que existen diferentes posibilidades.

Teóricamente todavía sería posible reeditar una Gran Coalición entre socialdemócratas y conservadores, que contaría con una mayoría suficiente; también funcionaría un acuerdo entre ambos más los liberales, así como un trío entre socialdemócratas, Verdes y liberales.

La opción "Jamaica" también tendría futuro, consistiría en un acuerdo entre conservadores, verdes y liberales, que ya se intentó alcanzar, sin éxito, tras los comicios generales de 2017.

Todas las agrupaciones dominantes han descartado una coalición con AfD.

Con información de EFE, AFP y Reuters

Tags

Elecciones 2021 Alemania Angela Merkel
Publicidad
Publicidad