Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La NRA: el lobby de las armas al que Estados Unidos no se enfrenta

La asociación cuenta con apenas 5 millones de afiliados, que no son ni la quinta parte de los poseedores de armas de fuegos en el país, pero en cambio cuenta con una enorme capacidad de cabildeo.
jue 26 mayo 2022 05:04 AM
Tiroteo-Estados Unidos-Lobby-Armas-
Un tiroteo en Uvalde, Texas, dejó 19 niños muertos.

Un tiroteo más en una escuela de Estados Unidos. Las víctimas ahora fueron 19 niños de origen hispano y dos maestras. El joven que realizó el ataque en Uvalde, Texas adquirió con 18 años recién cumplidos dos rifles AR-15, considerados como armas de asalto. Unos días después, abrió fuego contra los alumnos de la Escuela Primaria Robb.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dio un duro discurso en la Casa Blanca unas horas después del tiroteo. El demócrata dijo una frase que se volvió titular en todos los medios: "Como nación nos tenemos que preguntar, en nombre de Dios, cuándo enfrentaremos al lobby de armas”.

Publicidad

"Estoy harto y cansado de lo que está pasando y sigue pasando", dijo Biden.

El expresidente Barack Obama, del cual Biden fue vicepresidente entre 2009 y 2017, dijo que Estados Unidos está paralizado por el lobby de las armas en una serie de mensajes publicados en su cuenta de Twitter.

Estas palabras se parecen mucho a unas que pronunció en una comparecencia ante el Congreso en 2016, cuando aún gobernaba Estados Unidos. “El lobby armamentístico puede tener al Congreso secuestrado ahora, pero no puede tener a América. No podemos aceptar esta carnicería”, dijo Obama entonces.

En esa ocasión, lloró al recordar a los niños fallecidos en la primaria Sandy Hook, en Newtown, Connecticut, la peor matanza en un colegio en la historia del país. Ese tiroteo ocurrió hace 10 años. Desde entonces, los avances en el control de armas han sido mínimos.

Múltiples iniciativas para reformar las regulaciones de armas han fracasado en el Congreso de Estados Unidos, dejando en manos de los estados y los gobiernos locales que endurezcan, o debiliten, sus propias restricciones.

“Hay muy poca legislación que limite y reduzca la venta de armas a su mínima expresión y con todas las restricciones”, señaló Érick Fernández, internacionalista de la Universidad Iberoamericana, en un comunicado.

Estas normas laxas han sido, en gran parte, resultado del trabajo de la Asociación Nacional del Rifle (NRA), el lobby de las armas del que Biden y Obama dirigen sus quejas.

Publicidad

La NRA tiene su origen en la Guerra Civil de Estados Unidos, recuerda Gildardo López, profesor de la Escuela de Gobierno de la Universidad Panamericana en entrevista con Expansión.

“La Asociación Nacional del Rifle nace en 1871 con la idea de enseñar a las personas a disparar porque en la Guerra Civil se dieron cuenta que no eran buenos para hacerlo. Después, como una organización de caza deportiva, propugna por una regulación en la tenencia de armas y de capacitación”, dijo López.

Sin embargo, desde la década de 1960, con la aparición de las Panteras Negras y otros grupos radicales que luchaban con la fuerza por los derechos civiles de los afroamericanos, es que la NRA comienza a defender la segunda enmienda de la Constitución de Estados Unidos y el derecho a la posición de armas como su bandera ideológica.

Desde entonces, se han convertido en uno de los grupos de cabildeo más importantes para el país.

Un cabildeo efectivo

El especialista en política estadounidense señala que el poder de la NRA está sobredimensionado, pues ni sus capacidades económicas ni de movilización son tan grandes como la de otros grupos de derecha en Estados Unidos, sin embargo las han sabido usar de manera muy efectiva.

“Sí tiene un buen número de afiliados, 5 millones, pero tampoco son los suficientes para inclinar una elección”, dice López, quien indica que la NRA obtiene hasta 500 millones de dólares en ganancias anuales entre membresías y eventos.

Publicidad

En Estados Unidos, un 30% de la población tiene la posesión legal de algún arma; sin embargo, de ellos, solo un 19% tiene alguna filación con la NRA, indica López.

“La fuerza de la Asociación radica en que con sus pocos agremiados es la eficiencia que tiene para llenar de cartas y tuits a los legisladores”, señala el especialista.

Por ejemplo, los miembros de la NRA suelen ser muy participativos en las encuestas de benchmark a través de las cuales los partidos Republicano y Demócrata eligen a sus candidatos. La asociación también tiene un importante papel en el financiamiento de campañas.

“La Asociación Nacional del Rifle ha tirado carreras políticas con esta manera de buscar en medios, de llenar de cartas, de llenar de mails. Esa es su gran fortaleza”.

Este organismo está ligado estrechamente al poder en Estados Unidos, principalmente a políticos republicanos, como el gobernador de Texas, Greg Abbott.

Interrogado el miércoles sobre cómo Salvador Ramos, el atacante de la primaria en Uvalde, pudo obtener el arma homicida, Abbott rechazó repetidamente las sugerencias sobre la necesidad de legislación más estricta sobre armas en el estado, donde el apego al derecho a portar armas es profundo.

"Ha sido pura maldad", dijo Abbott, exponiendo un argumento común entre los republicanos: que el acceso sin restricciones a las armas no es el culpable de la epidemia de violencia armada en el país.

Publicidad

Esto fue repetido por la misma NRA, que emitió un comunicado atribuyendo lo ocurrido a "un criminal solitario y trastornado”.

Pero el gobernador fue confrontado por un rival demócrata, quien interrumpió la rueda de prensa para acusarlo de inacción mortal. "Esto es culpa suya", le increpó Beto O'Rourke, un ferviente defensor del control de armas que en noviembre aspira a competir con Abbott por su puesto.

"¡Usted no está haciendo nada!", le dijo. "Esto es totalmente predecible desde el momento en que decidió no hacer nada".

Abbott, al igual que otros miembros del Partido Republicano, es miembro de la NRA. El expresidente Donald Trump, aún muy poderoso en el país, hablará el viernes 27 de mayo en la reunión anual del grupo.

“El vínculo entre el poder y este lobby es profundo”, señaló Gildardo López, quien recordó que presidentes desde Ulises Grant hasta John F. Kennedy han sido parte del organismo.

Racismo y armas

Con su lucha contra los movimientos que luchaban por los derechos civiles de los afroamericanos en Estados Unidos, comienza también la época en la que la NRA se relaciona más con grupos a favor de la segregación racial.

“Se vuelve un tema de segregación, de quien posea armas debe ser para defenderse de los negros e hispanos”, dice.

En los últimos años, varios tiroteos masivos en Estados Unidos han tenido un tinte racista.

El 14 de mayo, un joven de 18 años, autoproclamado supremacista blanco, asesinó a tiros a 10 personas en una tienda en Buffalo, Nueva York, en una zona de gran población afroestadounidense. El tirador se declaró "fascista", "racista", "antisemita" en un manifiesto de 180 páginas.

Al día siguiente, un hombre que dijo estar "molesto por las tensiones políticas entre China y Taiwán" disparó contra la congregación taiwanesa-estadounidense en una iglesia en Laguna Woods, California, matando a una persona e hiriendo a cinco.

En 2021, un hombre disparó contra un centro de masajes en Atlanta, Georgia. De las ocho víctimas mortales, seis eran mujeres de ascendencia u origen asiático.

En El Paso, Texas, dos años antes, un joven blanco que publicó un manifiesto racista en línea, mató a 22 personas y hirió a otras 24, casi todas de origen hispano, en un Walmart.

“Ya es muy difícil negar que existe un vínculo entre el poder y los temas de racismo en los Estados Unidos”, dijo López.

Con información de AFP

Publicidad
Publicidad