Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Bolsonaro o Lula: todo lo que tenemos que saber sobre las elecciones en Brasil

El país sudamericano elegirá a su próximo presidente, así como a otros representantes, en poco más de un mes. Esta es la información más importante.
jue 25 agosto 2022 05:04 AM
(COMBO) Esta combinación de imágenes creada el 16 de agosto de 2022 muestra al presidente de Brasil, Jair Bolsonaro (izquierda), hablando durante el lanzamiento de su campaña de reelección para las próximas elecciones nacionales de octubre, en Juiz de Fora, estado de Minas Gerais, Brasil, el 16 de agosto de 2022; y el candidato presidencial brasileño por el izquierdista Partido de los Trabajadores (PT) y expresidente (2003-2010), Luiz Inacio Lula da Silva, pronunciando un discurso durante el lanzamiento de su campaña para las próximas elecciones nacionales de octubre en un mitin en un automóvil Volkswagen fábrica en Sao Bernardo do Campo, Sao Paulo, Brasil, el 16 de agosto de 2022.
"Es la primera vez que tendremos una disputa de legados, entre un presidente y un expresidente", según un analista.

Brasil se encuentra en una campaña electoral de alto voltaje, con el ultraderechista Jair Bolsonaro y el izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva como protagonistas de la disputa presidencial más polarizada en décadas.

La carrera enfrenta a un populista nacionalista con una agenda respaldada por conservadores cristianos contra un exlíder sindical y presidente del país durante dos mandatos (2003-2010) que fue encarcelado por corrupción hasta que se anularon sus condenas.

Publicidad

"Es la primera vez que tendremos una disputa de legados, entre un presidente y un expresidente", destaca a la AFP Adriano Laureno, analista político de la consultora Prospectiva, quien califica la elección como la más "polarizada" desde la redemocratización (1985).

Bolsonaro la define como una batalla entre el "bien y el mal", señalando que la vuelta de Lula instalaría el "comunismo" en Brasil. Lula promete restaurar los logros sociales para las clases más vulnerables que caracterizaron su gobierno.

Esto es lo que sabemos sobre el proceso electoral en Brasil.

¿Cuándo son las elecciones presidenciales en Brasil?

Las elecciones en Brasil se celebrarán el domingo 2 de octubre para elegir al presidente, al vicepresidente y al Congreso Nacional. También ese día se celebrarán comicios para elegir a gobernadores, alcaldes y Asambleas Legislativas.

En el caso de las elecciones presidenciales está contemplada una segunda vuelta para el 30 de octubre en caso de que no se defina un ganador en la primera vuelta.

¿Cómo se elige al presidente?

El presidente y el vicepresidente de Brasil se eligen de manera simultánea a través de sufragio directo.

Los ciudadanos pueden presentar sus candidaturas a la presidencia y participar en las elecciones generales, que se celebran el primer domingo de octubre.

Si un candidato recibe más de 50% de los votos totales, es elegido sin necesidad de una segunda vuelta. Pero si ningún candidato alcanza 50% de votos, se lleva a cabo una segunda vuelta de votaciones el último domingo de octubre.

 

En la segunda vuelta solo participan los dos candidatos que obtengan más votos en la primera vuelta. El ganador de la segunda vuelta es elegido presidente de Brasil.

Desde 1998, no ha habido un presidente que gane en primera vuelta. La última vez ocurrió con la victoria de Fernando Henrique Cardoso frente a Lula da Silva, cuando el centroderechista obtuvo 53% de los votos, frente a 31% del exlíder sindical.

Un sondeo de Datafolha publicado el 18 de agosto mostró a Lula con 47% de la intención de voto para la primera vuelta contra 32% para Bolsonaro.

Los candidatos a la presidencia en Brasil

Aunque son los más conocidos, Lula y Bolsonaro no son los únicos candidatos a la presidencia de Brasil. Esto sabemos de cada uno.

Lula Da Silva

Exobrero sindicalista convertido en el presidente más popular de Brasil antes de ser encarcelado, Luiz Inácio Lula da Silva vuelve al ruedo político para tratar de reconquistar el poder en octubre contra su archirrival, el ultraderechista Jair Bolsonaro.

Favorito en las encuestas, Lula es líder del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda).

En marzo de 2021 recuperó sus derechos políticos con la anulación de sus condenas judiciales, tras estar envuelto en la "Lava Jato", la mayor operación anticorrupción de la historia del país, enfocada en una gigantesca red de sobornos en torno a la petrolera paraestatal Petrobras.

 

El juez anticorrupción Sergio Moro lo había condenado en 2017 a nueve años y medio de prisión por la obtención de un apartamento tríplex en primera línea de playa de una constructora a cambio de contratos públicos.

Fue encarcelado en abril de 2018 por corrupción y lavado de dinero, tras un mediático atrincheramiento en el Sindicato de Metalúrgicos en Sao Bernardo do Campo, en el cinturón industrial de Sao Paulo.

Pero no por ello perdió influencia en el PT ni en la política brasileña, si bien el escándalo hizo que se convirtiera en un líder repudiado por buena parte de la población.

Lula se declaró siempre inocente y se considera víctima de una conspiración política para favorecer al ultraderechista Bolsonaro, quien le usó de espantajo para ganarse el apoyo de las clases medias y vencer en 2018 con un discurso anticorrupción.

Finalmente, Lula fue liberado en noviembre de 2019.

Tras volver a ser elegible, el exsindicalista mantuvo por un tiempo en suspenso su candidatura, mientras cuidaba su imagen internacional con giras por el extranjero.

Jair Bolsonaro

El presidente de Brasil, el ultraderechista Jair Bolsonaro, se mantiene firme tras casi cuatro años en el poder que no han alterado su gusto por los exabruptos, los desafíos a las instituciones y la polarización de la sociedad brasileña.

Este excapitán del ejército nostálgico de la dictadura militar (1964-1985), de 67 años ha seguido con su afilado discurso en la actual campaña.

 

Segundo en las encuestas detrás de el expresidente Lula da Silva, Bolsonaro advierte de un posible fraude, alegando sin pruebas fallas en el sistema electrónico en Brasil.

Sin embargo, el presidente indicó el sábado que aceptará el resultado de las elecciones de octubre si no logra la reelección.

"Estamos buscando la reelección (...) pero en caso de que no se logre (el triunfo), respetamos la democracia y nuestra libertad por encima de todo", dijo Bolsonaro en un video publicado en sus redes sociales tras seguir el paso de una caravana que apoyaba su reelección.

Bolsonaro había sugerido muchas veces que podría no aceptar el resultado de las elecciones si no gana, y se ha negado a responder cuando los periodistas le preguntan si aceptará una derrota.

“Doy gracias a Dios por mi vida, por la misión (...) de estar al frente del Ejecutivo Federal. Estoy muy contento con esto a pesar de la dificultad de estar en la presidencia, sin embargo, es una misión", agregó Bolsonaro en el video, en el que aparece junto a su candidato a vicepresidente, el general de reserva Walter Braga Netto.

Bolsonaro es candidato del Partido Liberal, después de haber dejado el Partido Social Liberal por disputas internas.

Admirador del expresidente estadounidense Donald Trump, Bolsonaro sigue contando con el apoyo de buena parte de quienes le auparon en 2018: los influyentes 'lobbies' de las armas y el agronegocio y el vasto electorado evangélico.

Al mismo tiempo, trata de atraer a la población más vulnerable con nuevas ayudas sociales.

Ciro Gomes

El exdiputado Ciro Gomes se ofrece como una tercera vía entre Bolsonaro y Lula.

La fórmula del Partido Democrático Laborista (PDT, por sus siglas en portugués) para las elecciones del próximo octubre fue presentada incompleta, pues todavía se apuesta a lograr alguna alianza con otra formación que pueda darle una mayor musculatura a la candidatura de Gomes.

"Lula y Bolsonaro son las caras de la moneda de la mediocridad de una clase política sin escrúpulos e incapaz", manifestó Gomes ante miles de militantes del PDT, a los que adelantó el tono de lo que será una campaña que se propone la tarea de romper la polarización entre los candidatos del progresismo y la ultraderecha.

"No será fácil, pero es posible", agregó en aparente alusión a las encuestas. Según el sondeo de Datafolha, cuenta con apenas un 7% de las intenciones de voto.

En un esbozo de sus planes para un eventual Gobierno, puso como prioridad una profunda reforma tributaria, que imponga un impuesto a las grandes fortunas y permita recaudar recursos para la inversión social, a fin de "acabar con la tragedia del hambre”.

También propuso "declarar el fin de la reelección" presidencial o someter a referendos populares algunos asuntos espinosos, como unas revisiones de las leyes laborales y del régimen de jubilaciones.

"Un proyecto nacional de desarrollo que ponga, no a la economía, sino al pueblo brasileño de pie otra vez y le devuelva la ilusión a los más pobres", con una educación gratuita de calidad y la sociedad en el centro de la gestión pública, declaró el candidato laborista.

El PDT es el único miembro pleno brasileño de la Internacional Socialista (IS), que reúne a 170 partidos de 120 países y a la que se adhirió en 1989 por decisión de su fundador, el fallecido Leonel Brizola, de quien Gomes se considera hoy una suerte de heredero.

Aunque llegó a ser un partido influyente hasta hace dos décadas, ha perdido espacio y hoy cuenta apenas con 19 de los 513 diputados, 3 de los 81 senadores, y solo gobierna en el estado de Amapá y en 314 de los 5,570 municipios del país.

En los papeles, poco músculo para romper la polarización de los brasileños en torno a Lula y Bolsonaro, respaldados por coaliciones amplias y variopintas y fuertes maquinarias políticas con presencia nacional.

Otros candidatos

Los candidatos que completarán las boletas son la abogada y diputada Simone Tebet, del Movimiento Democrático Brasileño; Vera Lucia Pereira, del Partido Socialista de los Trabajadores Unificado; Pablo Marçal, del Partido Republicano de Orden Social; la economista Sofia Manzano, del Partido Comunista Brasileño, el empresario Luiz Felipe de Avila, del Partido Nuevo; la senadora Soraya Thronicke, de Unión Brasil; el exdiputado José María Eymael, de Democracia Cristiana, el abogado y especialista en derechos humanos, Léo Pericles, de Unidad Popular, y Roberto Jefferson, del Partido Laborista Brasileño.

Según la encuesta de Datafolha, ninguno supera el 2% de las intenciones del voto.

Con información de AFP y Reuters

Newsletter
Únete a nuestra comunidad. Te mandaremos una selección de nuestras historias.

Ve a tu email y consulta tu suscripción

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad
Publicidad