Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Jair Bolsonaro y Lula da Silva, ¿cómo van a una semana de las elecciones?

El presidente ultraconservador y el exmandatario izquierdista se enfrentarán en una de las votaciones más cerradas de la historia brasileña. Así se encuentran a días del balotaje.
vie 21 octubre 2022 05:04 AM
Simpatizantes del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, sostienen una bandera de Brasil en Sao Paulo.
La ventaja del candidato presidencial brasileño Luiz Inácio Lula da Silva sobre el mandatario Jair Bolsonaro se redujo a cinco puntos porcentuales antes de la segunda vuelta.

Jair Bolsonaro y Luiz Inácio Lula da Silva se enfrentarán en poco más de una semana en la segunda vuelta electoral de Brasil, que podrán ser unas de las más cerradas de la historia de este país. Entre el político conservador y el expresidente de izquierda se encuentra el próximo gobernante de la principal economía de América Latina.

Los dos candidatos, que son muestra de la polarización del electorado brasileño, pelean por convencer a los indecisos para hacerse de la victoria, en un momento en que la distancia entre ambos se acorta.

Publicidad

Fecha de la segunda vuelta de las elecciones en Brasil

La segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Brasil se celebrará el domingo 30 de octubre, cuatro semanas después de la primera vuelta.

¿Cómo van las encuestas?

La ventaja del candidato presidencial brasileño Luiz Inácio Lula da Silva sobre el mandatario Jair Bolsonaro se redujo a cinco puntos porcentuales antes de la segunda vuelta fijada para el 30 de octubre, según mostró el miércoles una encuesta de Genial/Quaest.

El expresidente Lula tiene 47% del apoyo de los votantes, por debajo de 49% de la semana pasada, mientras que Bolsonaro ganó un punto, hasta 42%.

El sondeo de Genial/Quaest entrevistó a 2,000 personas entre el 16 y el 18 de octubre y tiene un margen de error de dos puntos porcentuales.

La encuesta de Datafolha coloca a Lula con 49% de las intenciones de voto (sin variación respecto a un sondeo anterior), contra 45% de Bolsonaro, que avanzó un punto dentro del margen de error (+/- 2 puntos).

"La encuesta sirve solo para alertarnos", dijo en rueda de prensa el exmandatario izquierdista un día después de la publicación del instrumento.

En la recta final de la campaña, la disputa está incluso más apretada, con los candidatos esforzándose por conquistar a los electores indecisos (1%) y quienes afirman que votarán en blanco o nulo (4%).

 

"Estamos disputando el llamado voto de abstención, de quienes no fueron a votar (...) porque la elección está muy pareja, es cada vez más estrecho el número de personas que tenemos que convencer", explicó Lula en la conferencia de prensa en Rio de Janeiro.

Pero "estoy seguro de que vamos a ganar las elecciones", añadió.

Lula ganó la primera vuelta el 2 de octubre con 48% de los votos, cinco puntos por delante de Bolsonaro.

Los encuestadores fueron ampliamente criticados después de la votación de la primera ronda por subestimar de forma significativa el apoyo a Bolsonaro.

Datafolha atribuyó la diferencia a una migración a última hora de votos hacia Bolsonaro de electores que indicaban que todavía podían cambiar de opinión.

Jair Bolsonaro a unos días de la elección

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, volvió a levantar este lunes sospechas sin pruebas sobre las urnas electrónicas y dijo que el análisis sobre si hubo fraude en la primera ronda de las elecciones de octubre lo están haciendo las Fuerzas Armadas.

"En este momento, como las Fuerzas Armadas han sido invitadas a integrar una comisión de transparencia electoral, este trabajo lo están haciendo las Fuerzas Armadas (...) tienen un gran equipo en el Comando de Ciberdefensa trabajando en este asunto", dijo Bolsonaro en una radio de Río de Janeiro.

 

Los militares anunciaron que analizarían la imparcialidad de la primera ronda de las votaciones celebrada el 2 de octubre, pero más de dos semanas después no han presentado públicamente un informe al respecto.

Recientemente, cuando se le consultó si había recibido el informe de las Fuerzas Armadas sobre las elecciones, Bolsonaro se negó a responder.

Los observadores nacionales e internacionales que siguieron las elecciones atestiguaron su imparcialidad y no hubo denuncias de fraude en el sistema de votación.

El Tribunal Superior Electoral (TSE) ya ha aclarado en varias ocasiones que el sistema es auditable, por ejemplo, a través de las papeletas impresas por cada uno de los equipos al final de la votación, y que la urna electrónica no está en ningún momento conectada a internet.

Bolsonaro se disculpó el martes por sus declaraciones sobre menores venezolanas que le habían valido acusaciones de pedofilia de parte del entorno del expresidente izquierdista Luiz Inácio Lula Da Silva, su rival en las elecciones.

"Si mis palabras —que por mala fe, fueron sacadas de contexto— fueron malinterpretadas o causaron alguna incomodidad a nuestras hermanas venezolanas, pido disculpas", declaró Bolsonaro en un video difundido por las redes sociales.

En el video, aparece junto a su esposa Michelle y María Teresa Belandria, representante en Brasil del opositor venezolano Juan Guaidó, reconocido por Bolsonaro como presidente legítimo del país gobernado por el socialista Nicolás Maduro.

 

"Mi compromiso siempre fue acoger y atender lo mejor posible a todos quienes huyen de las dictaduras en el mundo", añadió el jefe de Estado brasileño, que disputará el 30 de octubre el balotaje presidencial frente a Lula.

La polémica estalló el viernes, cuando Bolsonaro contó, durante una entrevista con influencers en Youtube, una anécdota que se remontaba a abril de 2021, en una barriada pobre en Brasilia.

"Paré la moto en una esquina, me quité el casco, miré a unas chicas, tres o cuatro, bonitas, de 14, 15 años, arregladas, un sábado en una comunidad. Se generó un clima, volví. '¿Puedo entrar en tu casa?' Entré", relató Bolsonaro.

En la casa "había unas 15, 20 chicas (...) todas venezolanas. Y me pregunto, chicas, todas bonitas, de 14, 15 años, arreglándose, un sábado, ¿para qué? Para ganarse la vida", había agregado el mandatario ultraderechista.

En particular la frase "se generó un clima", que en Brasil tiene connotaciones sexuales, causó controversia, y en las redes se viralizaron videos de ese pedazo de la entrevista con la etiqueta #Bolsonaropedófilo.

Lula da Silva ante la segunda vuelta

Lula da Silva se reunió este miércoles con evangélicos para asegurarles que defenderá la libertad de culto y que está en contra del aborto, en un intento por conquistar electores en un segmento donde su rival, Jair Bolsonaro, es amplio favorito, a 11 días del balotaje.

En el encuentro, realizado en Sao Paulo, el líder izquierdista difundió una carta en la que se comprometió a mantener el libre funcionamiento de los templos, desmintiendo afirmaciones falsas desde el bando rival de que cerrará iglesias.

"Mi gobierno no adoptará ninguna actitud que perjudique la libertad de culto (...) ni obstaculice el libre funcionamiento de los templos", dice el texto.

Hacia la segunda vuelta del 30 de octubre, el favorito Lula intenta conseguir electores entre evangélicos, segmento que representa casi un tercio de los 213 millones de brasileños, y apoya mayoritariamente al mandatario ultraderechista.

Lula reafirmó en la misiva su posicionamiento "contra el aborto", que algunos bolsonaristas ponen en duda y es una preocupación entre los evangélicos, que rechazan esa práctica.

"Nuestro proyecto de gobierno tiene un compromiso con la vida plena en todas sus fases (...) Estoy personalmente contra el aborto", indicó.

Con información de AFP y Reuters

Newsletter
Únete a nuestra comunidad. Te mandaremos una selección de nuestras historias.

Ve a tu email y consulta tu suscripción

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad
Publicidad