Publicidad
Publicidad

OPINIÓN: Mark Zuckerberg no pudo aclarar las dudas de Europa sobre Facebook

En la era de los macrodatos, los políticos (que suelen carecer de conocimientos para entender cómo funcionan las empresas de tecnología) están jugando a ponerse al corriente, opina Guy Verhofstadt.

Nota del editor: Guy Verhofstadt, exprimer ministro de Bélgica, preside la Alianza de Liberales y Demócratas por Europa en el Parlamento Europeo. Síguelo en Twitter como @guyverhofstadt . Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

(CNN) — El martes 22 de mayo, los representantes de toda la gama de familias políticas del Parlamento Europeo —de las que yo soy miembro como presidente del grupo de liberales y demócratas— se reunieron en Bruselas para interrogar al asediado director ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg .

La sesión se desarrolló a la luz de las revelaciones sobre el mal uso de la información de los ciudadanos europeos tras el escándalo de Cambridge Analytica , entre acusaciones de interferencias generalizadas en elecciones y referendos, y entre acusaciones de omisiones en el cumplimiento de las leyes europeas sobre la seguridad de la información.

Lee: Zuckerberg pide perdón en Eurocámara, pero evade preguntas

Publicidad

Tras varias solicitudes de comparecencia, el Sr. Zuckerberg finalmente accedió a responder a algunas preguntas de cada uno de los políticos presentes según un formato prestablecido que estaba condenado a decepcionar tanto al público como a los periodistas.

Todos notaron que la sesión duró mucho menos que lo que duró su comparecencia ante los legisladores del Congreso estadounidense .

Al final, el Sr. Zuckerberg se negó a responder casi todas las preguntas que le hicieron y propuso entregar respuestas escritas a las preguntas que le hicimos.

OPINIÓN: El futuro de Facebook ¿será como el pasado de Microsoft?

Publicidad

En poco más de 90 minutos, el Sr. Zuckerberg recitó una serie de disculpas y nos rogó que tuviéramos paciencia; prometió investigar las filtraciones y la recolección de la información de los ciudadanos de la Unión Europea, así como la infiltración de publicidad engañosa y de cuentas falsas que sembraron la discordia en la red.

Las preguntas fundamentales se quedaron sin respuesta. El director ejecutivo de Facebook ofreció disculpas por sus errores pasados. Pero en mi opinión, decir que lo siente y prometer que enmendará los errores no basta cuando se están minando nuestros procesos democráticos.

OPINIÓN: Facebook debería pagarnos por usar nuestra información

Entre más hablaba el Sr. Zuckerberg, más me recordaba al Sr. Kalden, un personaje ficticio del libro El círculo; es el dueño de una empresa de macrodatos que se sale de control y termina permitiendo la manipulación de elecciones y la perturbación de los procesos democráticos.

Publicidad

nullAunque la responsabilidad recae en el Sr. Zuckerberg porque es director ejecutivo de Facebook, las instituciones europeas también han fracasado radicalmente en la implementación de sus propias salvaguardas para la protección de datos. Ambos tienen que responder las siguientes preguntas: El caso de Facebook y Cambridge Analytica se sabía desde hacía meses, tal vez años.

OPINIÓN: La única respuesta real, y tal vez impensable, para Facebook

¿Por qué las autoridades de protección de datos en Europa no actuaron antes? ¿Por qué no se ha informado a cada uno de los usuarios de Facebook en la Unión Europea del mal uso de su información? ¿La compensación obligatoria será transparente? ¿Cuántas empresas más han sido irresponsables con nuestros reglamentos sobre protección de datos? ¿Facebook lleva registro del historial de búsquedas de la gente que cerró su sesión o que ni siquiera usa Facebook? Si es así, ¿Por qué?

Facebook está en una posición monopólica sin precedentes. ¿Las autoridades antimonopolio de la Unión Europea investigarán? ¿Facebook cooperará?

Publicidad

OPINIÓN: Dejé de usar Facebook y todo ha estado bien

En la era de los macrodatos, los políticos (que suelen carecer de los conocimientos técnicos para entender cómo funcionan las grandes empresas de tecnología) están jugando a ponerse al corriente. Los reguladores y los legisladores europeos tienen que emprender una revisión concienzuda de las leyes europeas sobre protección de datos, noticias falsas y plataformas en línea.

El Sr. Zuckerberg rindió testimonio la misma semana en la que entra en vigor el Reglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea (RGPD), que impone un nuevo estándar para la privacidad de los datos de los consumidores. Sin embargo, hay quien teme que Facebook haya tomado medidas para mitigar —o en el peor de los casos, evadir— las protecciones contempladas en el RGPD.

OPINIÓN: Por qué no dejaremos de usar Facebook pese a que lo odiamos

Publicidad

Necesitamos que el Sr. Zuckerberg nos explique en detalle cómo usa el acuerdo Privacy Shield al que llegaron Estados Unidos y la Unión Europea para transferir datos a Estados Unidos y por qué optó por exportar la información de los usuarios de Facebook a otra jurisdicción, fuera de la Unión Europea, al cambiar los términos de su contrato con los usuarios. Esto contradice profundamente su promesa de aplicar los estándares del RGPD incluso fuera de la Unión Europea.

nullTras la audiencia de esta semana, la posibilidad de que la Unión Europea emita leyes más estrictas en una gran variedad de cuestiones ha aumentado notoriamente.

OPINIÓN: Reunión con Zuckerberg no soluciona el problema de Facebook

Desde hace mucho hemos esperado mientras nuestras plataformas en línea, que cada vez son más prominentes como fuente de noticias para los ciudadanos de nuestras democracias, se ven contaminadas por entidades estatales y no estatales que buscan sembrar la desinformación y dividir a nuestras sociedades para su beneficio.

Publicidad

Esto tiene que terminar y por eso recibo de buen grado el llamado del presidente de Francia, Emmanuel Macron, a poner un alto a la proliferación de noticias falsas en línea.

OPINIÓN: Miles de empresas te espían, no solo Facebook

El Sr. Zuckerberg se ha comprometido a tomar medidas concretas para prohibir los bots y para garantizar que estos no puedan hacer mal uso de la plataforma de Facebook. Si esta acción no es transparente, será evidente la necesidad de implementar reglamentos más estrictos.

La salud de la democracia europea debería depender de las leyes y las salvaguardas que han desarrollado los gobiernos electos democráticamente, no de la palabra de honor de un ejecutivo estadounidense, sin importar su riqueza ni su poder.

Publicidad

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad