Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

OPINIÓN: La imagen de "buen policía" en Ivanka Trump es puro espectáculo

La también asesora busca desvíar la atención de lo que hace su padre para restringir los derechos de grupos vulnerables, comenta Alice Driver.
vie 03 agosto 2018 01:10 PM

Nota del editor: Alice Driver es periodista independiente y traductora, se especializa en migración, derechos humanos e igualdad de género. Vive en la Ciudad de México. Escribió el libro More or Less Dead: Feminicide, Haunting, and the Ethics of Representation in Mexico. Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

(CNN) - De acuerdo con Ivanka Trump, en una entrevista reciente con Axios, el tema de la separación de las familias "fue un punto muy bajo" en su calidad de asistente e hija del presidente de Estados Unidos.

Habló de la separación de familias en tiempo pasado, como si ya no sucediera, lo que refuerza aún más el mensaje de su padre que le puso fin a esta situación. Esa insinuación no refleja la realidad porque la separación de familias persiste.

La intención de Ivanka Trump en la entrevista quedó clara: tratar de apagar los incendios que su padre provoca. En el resto de la entrevista puso en duda que su padre nombre a la prensa como "la enemiga del pueblo". Pero para que las palabras tengan significado y no suenen a algo que la gente quiere oír tienen que venir respaldadas por hechos. En ese respecto Ivanka reprueba el examen siempre… especialmente en cuanto a la separación de las familias.

OPINIÓN: ¿Por qué Ivanka guarda silencio sobre la separación de familias?

La hija del presidente ha asumido constantemente el papel de "policía bueno" en la presidencia de Trump; ha dicho que respalda temas como los derechos de la comunidad LGBTQ; sin embargo, ella representa un espectáculo más que desvía la atención de lo que Trump hace para restringir los derechos de los grupos vulnerables y para atacar a la prensa.

Publicidad

Si a Ivanka Trump de verdad le importaran los niños migrantes a los que separan de sus padres podría hacer más que decir que fue "un punto bajo". Podría tomar medidas como asesora senior de su padre, denunciarlo públicamente o usar su influencia para hacer que respete el derecho internacional.

Naciones Unidas hizo ver a Estados Unidos en junio que separar a los niños migrantes de sus padres es ilegal; sin embargo, Ivanka Trump no ha hecho nada para demostrar que le interesa la observancia de la ley y, de hecho, reitera una y otra vez lo que su padre dice sobre el tema.

OPINIÓN: Lo que la sonrisa de Ivanka no puede ocultar

Por ejemplo, cuando habló de lo mucho que le importan los niños migrantes separados de sus padres, Ivanka Trump dijo: "somos un país de leyes". Luego usó a su madre como ejemplo de inmigración legal. Su padre suele hablar frecuentemente de "obedecer la ley" en cuanto a la situación actual de la separación de las familias para reforzar la idea de que es la ley la que separa a los niños de sus padres, incluso a los bebés que aún lactan, y los encierra en centros de detención.

Dejemos algo en claro: no es la ley y esto crea una situación en la que el gobierno de Trump criminaliza a los migrantes que por ley tienen el derecho de solicitar asilo en Estados Unidos.

Con sus comentarios, Ivanka Trump también distinguió entre migrantes legales como su madre y quienes "exponen a los niños al tráfico". El gobierno de Trump ha promovido la noción de que los adultos que trafican niños se hacen pasar por familias y los criminalizan para justificar las separaciones; sin embargo, los datos indican que estadísticamente no es cierto.

La semana del 20 de junio, cuando Trump firmó un decreto para poner fin a la política de separación de familias, me encontraba reportando desde la frontera entre México y Estados Unidos para National Geographic y la revista Time; entrevisté a migrantes, sacerdotes, alguaciles y trabajadores de derechos humanos en ambos lados de la frontera, quienes todavía perciben el impacto de las políticas de separación de familias de Trump.

Mientras sigo cubriendo el asunto recibo reportes diarios que demuestran una y otra vez que los mensajes del presidente Trump y de su hija contradicen a la realidad.

Ivanka Trump afirmó que los niños migrantes están "expuestos a entrar a este país con los coyotes o a hacer un viaje increíblemente peligroso por su cuenta". Con estos comentarios, que reflejan lo que su padre ha dicho, insinúa que tanto los menores sin acompañar como los niños que viajan con sus padres tienen la culpa por huir de la violencia extrema en su país.

OPINIÓN: No le digan "idiota" a Trump; díganle que es un hombre maquinador

El tema que Ivanka Trump y su padre evitan tocar es la forma en la que las políticas estadounidenses históricamente han exacerbado la violencia —o no han logrado controlarla— en muchos países centroamericanos, lo que obliga a muchos padres de familia y niños a tomar decisiones imposibles para sobrevivir.

La verdad es que los ciudadanos han hecho mucho más para ayudar a los niños migrantes separados de su familia que cualquier miembro del gobierno de Trump. Julie Schwietert Collazo, escritora radicada en Nueva York y madre de tres hijos, es una de las fundadoras de Immigrant Families Together, grupo que se dedica a combatir las injusticias de las políticas inmigratorias de Trump. Collazo y las otras fundadoras se preguntaron: "¿qué tal si fuera yo?" y trabajaron juntas para reunir el dinero para pagar la fianza de ocho madres inmigrantes detenidas, reunirlas con sus hijos y pagar el transporte, el alojamiento y los gastos médicos relacionados.

Si Julie Schwietert Collazo puede servir de inspiración para una campaña nacional que reúna a las madres inmigrantes con sus hijos, imagínense lo que Ivanka Trump, asistente e hija del presidente, podría hacer.

OPINIÓN: Ivanka Trump no es defensora de las mujeres y puede demostrarlo

Ivanka Trump y Julie Schwietert Collazo tienen tres hijos y ambas afirman que les importan los niños inmigrantes separados de sus padres. La diferencia es que Schwietert Collazo ha actuado, con esfuerzo y pasión por la justicia, para reunir a las madres inmigrantes con sus hijos. Por ejemplo: ha coordinado a voluntarias para llevar a Yeni González, de 29 años, de un centro de detención en Eloy, Arizona, a la ciudad de Nueva York, en donde está la agencia de servicio social a la que llevaron a sus hijos.

Por otro lado, Ivanka Trump esperó un mes completo, después de que su padre declarara el fin de la separación de familias inmigrantes, para manifestar su desacuerdo con la medida y no ha hecho nada más que tuitear su agradecimiento a su padre por haber acabado con la separación de las familias en la frontera.

Como madre y ciudadana, Ivanka Trump debería saber que ante la separación de familias, que podría afectar psicológicamente a los niños de por vida, no bastan las palabras vacías… la inacción ante el mal es complicidad.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad