Publicidad
Publicidad

OPINIÓN: Melania destruyó a las víctimas de delitos sexuales

Hizo un terrible uso del papel de primera dama para enviar un mensaje destructivo: no hablen por ustedes porque no les van a creer.

Nota del editor: Elie Honig fue fiscal federal y estatal en Estados Unidos; actualmente es catedrático de la Universidad Rutgers. Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

(CNN) - En entrevista con el noticiero estadounidense ABC News, la primera dama de Estados Unidos, Melania Trump, dijo que las víctimas de agresión sexual "tienen que tener pruebas realmente sólidas" antes de denunciar. Agregó que "estoy del lado de las mujeres, pero tenemos que mostrar pruebas. No puedes simplemente decir 'me agredieron sexualmente' o 'tú me hiciste esto' porque a veces la prensa va demasiado lejos".

Qué hipocresía tan discordante. Trump proclamó que "está del lado de las mujeres", pero en la siguiente frase opina que no hay que creerles a las víctimas de delitos sexuales a menos que presenten pruebas independientes que corroboren sus acusaciones. De hecho malinterpreta el funcionamiento de las investigaciones de delitos sexuales, al tiempo que da un mensaje peligroso que amenaza con desalentar a las víctimas de delitos sexuales de denunciar para que sus atacantes rindan cuentas.

La declaración de Melania es problemática porque distorsiona la ley. En términos sencillos, el testimonio es una prueba. El objetivo esencial de cualquier juicio es conseguir un testimonio y permitir que el jurado evalúe la credibilidad del testigo. Con sus palabras promovió una idea equivocada de que no hay que creer en la declaración de un testigo (particularmente si el testigo es una víctima de agresión sexual) o que no hay que creerle tanto como para que el acusado sufra las consecuencias.

Publicidad

OPINIÓN: Hay algo que Melania Trump puede hacer para que le creamos

Por el contrario, la ley da gran peso a la declaración de un testigo aunque ese testigo esté solo. Es común que los jueces instruyan al jurado que aun la declaración de un testigo, si se acredita, puede bastar para encarcelar al acusado en un juicio penal más allá de la duda razonable, el máximo estándar de la prueba que se conoce en nuestro sistema judicial… incluso a falta de otras pruebas que corroboren la acusación.

Los comentarios de Melania también están mal desde la perspectiva de la investigación. Los oficiales de las corporaciones policiacas —y el público en general— no esperan que las víctimas de otra clase de delitos busquen y consigan pruebas independientes. No esperamos que las víctimas de robo busquen huellas digitales, que las víctimas de fraude busquen los expedientes bancarios, ni que las víctimas de hackeo hagan un análisis forense de su computadora. ¿Por qué tendría que ser diferente con las víctimas de delitos sexuales?

Aunque las víctimas a veces tienen otras pruebas, además de su testimonio, aportar pruebas externas sencillamente no es responsabilidad de la víctima de ningún delito. La obligación de la víctima es simplemente contar a las corporaciones policiacas qué fue lo que pasó. Estas, a su vez, buscarán otras pruebas que podrían —o no— respaldar el relato de la víctima.

Publicidad

Lee: "... Soy la persona más acosada del planeta", dice Melania Trump

Así se hacen las cosas… y por una buena razón. Que las víctimas busquen pruebas externas por su cuenta, para empezar, es potencialmente peligroso y podría ser ilegal, lo que provocaría que la prueba no pueda usarse en un juicio.

Sin embargo, lo más problemático de los comentarios de Melania es que desaniman a las víctimas de agresiones sexuales de denunciar. Los delitos sexuales se denuncian terriblemente poco en Estados Unidos. Algunos estimados conservadores indican que al menos el 60% de los delitos sexuales no se reporta ante las autoridades.

De hecho, es extraordinariamente difícil que las víctimas de delitos sexuales denuncien por una combinación compleja de razones. Las víctimas temen que las avergüencen, las estigmaticen, no les crean o que sufrirán represalias de sus agresores. Vale la pena señalar que en la misma entrevista en la que estigmatizó todavía más a las víctimas de delitos sexuales, también proclamó que es "la persona más acosada" del mundo.

Publicidad

OPINIÓN: Por qué Melania está ganando en el tribunal de la opinión pública

El mensaje de Trump es particularmente insidioso porque es extraordinariamente raro y difícil que las víctimas jóvenes de delitos sexuales denuncien, particularmente a figuras de autoridad. Más del 85% de las agresiones sexuales contra niños se queda sin denunciar. También es excesivamente común que las víctimas jóvenes que denuncian lo hagan muchos años después del evento en cuestión. Conforme pasa el tiempo, las pruebas independientes son inherentemente más difíciles de obtener. Por lo tanto si las víctimas hacen caso de la advertencia de Trump —no denunciar si no tienen pruebas externas—, se beneficiaría desproporcionadamente a los agresores que acechan a los niños.

A veces basta que una víctima tenga el valor y la red de apoyo para denunciar y dar a otras el valor de hacer lo mismo. Hemos visto que depredadores sexuales como Jerry Sandusky, Larry Nassar y Bill Cosby rinden cuentas ante la justicia luego de que una víctima (y después, muchas más) alzaron la voz sobre cosas que pasaron hace años. Esta es, inequívocamente, una tendencia positiva y poderosa en la justicia penal y en un contexto más amplio.

Con sus comentarios, Melania hizo un uso terrible de su plataforma de primera dama para enviar un mensaje destructivo a las víctimas de delitos sexuales: no hablen por ustedes, porque no les van a creer.

Publicidad

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad