Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

OPINIÓN: La necesidad de crear una experiencia de marca en tu empresa

Es común pensar que el aspirante es quien toca primero la puerta de una empresa por una oportunidad, pero los millennials cambiaron la jugada, comenta David Vargas.
Evaluación - Empresas - Empleo
El reto es no dejar que el proceso de capital humano concluya con el primer día de trabajo, al contrario, es necesario incluir todas las etapas necesarias que definirán los momentos clave del colaborador.

Nota del editor: David Vargas es responsable del área de Recursos Humanos de Atento México. Es licenciado en Sistemas de Computación Administrativa por la UVM, cuenta con una maestría en Administración de Empresas, por el IPADE, y posee grado de maestro con Especialidad en Finanzas por la UVM.

(Expansión) - Los millennials son la generación viva más grande en todo el mundo -73 millones de personas- y el grupo demográfico predominante en la fuerza laboral, lo que ha implicado cambios fundamentales en la convivencia, educación, entretenimiento y trabajo. Una de las características más importantes en dicha generación es la proactividad que presenta en el área profesional y en el desarrollo de ideas propias y proyectos. Esto requiere cambios en la manera que las empresas interpretan las nuevas necesidades de los jóvenes en materia de empleo y generan respuestas.

Para ellos, el trabajo no es algo que hacen, lo ven como parte de lo que son y además de la compensación económica buscan opciones retadoras que tengan un elemento significativo o de trascendencia. De ahí la relevancia de que, a la par de otros retos y cambios, las empresas construyan reputación como marcas empleadoras.

Pero, ¿actualmente las empresas están ocupándose de esto?, ¿cuántas realmente tienen una buena reputación de marca frente a sus futuros colaboradores? La tuya ¿lo hace?

OPINIÓN: Cuando las empresas le entran al periodismo

Las compañías deben trabajar en fortalecer su marca empleadora, con el objetivo de construir una imagen valiosa que consiga “enganchar” al empleado, convirtiéndolo en embajador de la misma. Tomando en cuenta que sus experiencias en su ciclo de vida en la empresa serán la referencia que difundan los candidatos, colaboradores y excolaboradores.

Publicidad

Es común pensar que el aspirante es quien toca primero la puerta de una empresa por una oportunidad; sin embargo, la transformación digital ha cambiado este proceso y ahora la compañía es quién está en busca de talento. Además, la alta competitividad de las empresas, la diversidad en la oferta laboral y la disponibilidad de información permite a cada candidato comparar y analizar entre varias empresas o puestos de trabajo.

De acuerdo con Talent Clue, el 84% de los colaboradores en las empresas consideraría dejar su trabajo actual si una compañía con excelente reputación les ofrece empleo.

OPINIÓN: Los alcances de la innovación y la creatividad en las empresas

¿Quieres que los colaboradores jueguen a tu favor? Trátalos como tratas a tus clientes. El reto es no dejar que el proceso de capital humano concluya con el primer día de trabajo, al contrario, es necesario incluir todas las etapas necesarias que definirán los momentos clave del colaborador.

1. Día 0. Introducción a la empresa y su cultura organizacional: Entrenamiento y conocimiento, difusión y experiencia de marca y productos.

2. Oferta de valor: Tener formalmente definido un programa de beneficios, descuentos, oportunidades de carrera y balance de vida-carrera por medio de una comunicación clara y ágil.

Lee: Las mujeres con hijos enfrentan más retos para llegar a puestos de liderazgo

3. Formación: Autocontrol de carrera con elementos de formación on the job training (OJT) y elementos de e-learning.

4. Cultura de colaborador contra promotor: Cada colaborador debe vivir la experiencia de marca (corporativa y empleadora) para que la divulgue, la comunique y la refiera.

5. Último día: Comunicación clara, proceso ágil y simplificado.

Lee: ¿Comprobar los datos del CV? Sólo 28% de las empresas lo hacen

Si bien es cierto que la reputación de la compañía es fundamental ante los clientes, no se debe olvidar que quien tiene una opinión más completa e influyente de tu organización son aquellas personas que trabajaron contigo y que compartirán las experiencias, tanto buenas o malas que vivieron. Tu marca empleadora es más social y pública que incluso tu marca corporativa.

Crea una marca empleadora y construye una reputación corporativa mediante una estrategia a largo plazo que te permita ser reconocido como un empleador de referencia por parte de los futuros y actuales empleados.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad