Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Un acuerdo con poco ruido

Una tarifa fija como la que se negoció tendría beneficios para mantener a raya el costo del gas; los precios variables, por el contrario, tienen el efecto opuesto, considera Iván Franco.
mié 28 agosto 2019 09:58 AM

(Expansión) – En relativamente poco tiempo, el Gobierno de México y su empresa de energía, la Comisión Federal de Electricidad, alcanzaron un acuerdo con las compañías responsables de los gasoductos que se encontraban en disputa.

Hay dos puntos a resaltar de esta negociación. En primer lugar, el acuerdo por sí mismo representa un mensaje de conciliación entre el gobierno actual y la iniciativa privada, realizado en tiempo récord. Implica la disposición al diálogo y a la resolución de conflictos. Más aún, indica que el cliente (el gobierno) tenía razón al haber levantado la voz ante lo que se denominaron, como las cláusulas leoninas.

Publicidad

El mensaje de acuerdo es potente porque sienta un precedente para futuras negociaciones. No hay guerra, hay diálogo y soluciones para ambas partes, a pesar de lo que se ha dicho sobre este gobierno en su relación con el sector privado.

En segundo lugar, sorprende el monto del ahorro, que según el gobierno se alcanzó con el acuerdo. Una cifra de nada menos que 4,500 millones de dólares. Es claramente inaudito. Una cosa es ahorrar con recortes al gasto, pero otra muy distinta es ahorrar este jugoso monto negociando con el sector privado.

No cuento con los datos oficiales para hacer una “corrida” para verificar esta información. Esto, porque algunos medios publicaron con una redacción y análisis poco persuasivos, que esta cifra de ahorro es inexacta, dado que no se considera la medición a valor presente, es decir, descontando los flujos futuros con una tasa de descuento. Aplicando esta fórmula, supuestamente, el gobierno sale perdiendo millones.

Sin embargo, en principio, la definición de valor presente neto aplica para los proyectos de inversión, no para las cuotas y para los precios fijos o flexibles, que pagará la empresa del Estado a las empresas particulares.

El caso es que estos medios tampoco tienen la información de los precios y de las cantidades que se van a comerciar en cada ducto al paso de los años. Por ello, hacer un juicio sobre tal ahorro, en este momento, es especulación.

Publicidad

Económicamente, el resultado más relevante del acuerdo es la certidumbre sobre un proyecto de servicio fundamental para México, que es la transportación de un insumo -casi mayoritario- para la generación de energía eléctrica.

Lee: CFE celebra baja en tarifas y las firmas dicen que ganarán más: ¿alguien miente?

Sin contar con los detalles de la negociación, lo más atractivo para la empresa del Estado fue la característica plana de la tarifa que se convino. Del lado opuesto, la cesión que hizo el gobierno con las empresas privadas fue la ampliación del periodo de contrato de los ductos.

Como insumo energético, el gas es un producto en el cual Estados Unidos cuenta hoy con una ventaja de precio contra el resto del mundo. Por ello, es importante que al menos en los años por venir, se utilicen las instalaciones para su distribución. Ya que el precio de las tarifas de gas y de electricidad son impactantes en toda la actividad económica.

En este sentido, una tarifa fija como la que se negoció tendría beneficios para mantener a raya el costo del gas. Los precios variables, por el contrario, tienen el efecto opuesto.

Publicidad

Lee: Gasoductos, un primer paso para reactivar la inversión en México

Parece que este acuerdo levantó poco polvo en la opinión pública. Quizá, no se esperaba la resolución del conflicto, sino un traspié.

Reitero que, sin conocer los demás detalles de la negociación, si la información del ahorro de 4,500 millones de dólares es aproximadamente veraz, el gobierno actual puede anotarse una inusitada victoria.

Nota del editor: Iván Franco es fundador y director de la consultora de inteligencia competitiva Triplethree International. Las opiniones expresadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad