Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

CFE celebra baja en tarifas y las firmas dicen que ganarán más: ¿alguien miente?

La negociación dio un “ganar-ganar” en el conflicto lanzado por AMLO al iniciar su administración, pues todo depende de cómo se mire la forma de hacer los pagos.
mié 28 agosto 2019 05:01 AM
gasoducto
El gasoducto, que estuvo detenido a la espera de que las empresas constructoras llegaran a un acuerdo con el gobierno, supuso una inversión de 2,600 millones de dólares, según las compañías responsables de la infraestructura.

El conflicto entre la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y las firmas de servicios de transporte de gas natural se saldó con un acuerdo donde ambas partes cantaron victoria, tras meses de una tensa negociación que los llevó incluso a iniciar arbitrajes a nivel internacional.

Lee: Gobierno y empresas abren la llave del gas, pero aún se frena su potencial

Pero los términos de este nuevo acuerdo dejan ver efectos negativos para la eléctrica nacional que ahora se dice ganadora, no sólo por ampliar los contratos, o la posibilidad de pagar más al final, sino porque abre la puerta a que otras firmas de ese mercado exijan condiciones similares, coincidieron expertos y exfuncionarios involucrados en los planes de expansión de la red de gasoductos, diseñada desde hace casi una década.

Publicidad

El conflicto explotó a inicios de este año, cuando la administración de Andrés Manuel López Obrador y del director general de CFE, Manuel Bartlett, acusaron que estos ductos, herencia de un amplio plan diseñado desde finales del sexenio de Felipe Calderón , y luego impulsado por Enrique Peña Nieto, contenían cláusulas “leoninas” que afectaban las finanzas de la eléctrica nacional.

El gobierno asegura que esta negociación le permitirá ahorros de 3,741 millones de dólares (mdd) gracias a los acuerdos alcanzados con Transcanada, IEnova y Carso Energy. La suma puede alcanzar los 4,500 mdd si logran sumar a Fermaca, la cuarta compañía involucrada en la renegociación de los términos de siete gasoductos.


Publicidad

Pero los empresarios presentes, entre ellos el multimillonario mexicano Carlos Slim, aseguran que también ganaron ellos con una mayor cobro al inicio del contrato, permitiendo que inviertan en otros activos si así lo decidieran.

¿Se pagará más o menos con este nuevo acuerdo? Los analistas ven imposible llegar a una conclusión sin saber los detalles de las modificaciones, pero por lo expresado este martes, ambas partes pueden cantar victoria, según cómo se manejan los números.

El aumento en el volumen o duración de los contratos pudo permitir que la tarifa promedio disminuyera durante la vida del servicio, explica Daniel Enrique Guerrero, exfuncionario de Sener.

“Es evidente que el acuerdo fue favorable para las empresas, no sólo porque se destraba el conflicto, sino porque las condiciones no rebajaron en realidad lo que iban a ganar. Es muy claro, porque estaban subiendo en Bolsa tras el anuncio ”, dice Guerrero.

Publicidad

Las firmas iban a recibir el menor monto de la tarifa en los primeros cinco años por el costo del transporte de cada millón de pies cúbicos transportado por sus ductos, y en los siguientes cinco iba a subir hasta alcanzar un máximo. Con el nuevo esquema, las empresas van a recibir una misma tarifa por toda la vida del contrato, permitiendo que se pague menos al final, y más al inicio, todo respecto al acuerdo anterior.

Lee: La otra historia de los gasoductos de la CFE

“En el contrato inicial se contemplaba una renta creciente que comenzaba con cifras menores y había una renta sustancial posterior (…) la parte relevante fue que se hicieran, en lugar de tener rentas crecientes, rentas iguales”, explicó Carlos Slim durante la conferencia donde se anunció el acuerdo, este martes.

Así que la Comisión puede presumir que la tarifa promedio durante la duración del contrato será menor, mientras que los empresarios van a recibir un monto mayor al inicio del servicio.

“En el caso nuestro, yo quiero decir que tenemos también el gusto de que al haberse hecho la renta pareja a lo largo del plazo, nos permita financiar más proyectos (…)creo que estamos en las mismas condiciones en cuanto que los pagos van a ser mayores desde el principio, y eso permitirá hacer mayores inversiones”, dijo Slim.

Lee: Así son los gasoductos “leoninos”… que sí quiere la CFE

La reducción de la tarifa promedio puede implicar menores ingresos para empresas como IEnova y Transcanada, pero esto se va a compensar con flujos de efectivo más altos en los primeros años por una mayor tarifa, explicaron analistas de Barclays.

“Nuestras estimaciones previas de Ebitda (flujo de efectivo) para Texas-Tuxpan y Guyamas-El Oro fueron de 120 mdd y 40 mdd respectivamente, pero con los nuevos contratos los flujos de efectivo reales deberían ser mayores en los primeros años, particularmente para Texas-Tuxpan. Con todo, el valor actual neto de ambos proyectos permanece en gran parte intacto”, dijeron los analistas en una nota para inversionistas difundida este martes.

Los cálculos finales sobre el verdadero costo para la CFE sólo se pueden conocer una vez que se tenga acceso a las cifras de las tarifas para sacar el llamado Valor Presente Neto de la inversión (VPN), dice Eduardo Prud’homme, ex funcionario del Centro Nacional de Control de Gas Natural (Cenagas).

“Lo que sí podemos intuir es que los costos de haber construido no cambiaron, esos no cambian mágicamente, y por eso la tarifa renegociada no puede omitir esa realidad”, dice el experto.

La fórmula del VPN permite evaluar el costo del proyecto tomando en cuenta los flujos de efectivo que van a generar y la tasa de descuento que se quiera usar para comprar el beneficio de gastar en un activo frente a otra inversión.

"Se debió analizar a conciencia las proyecciones del contrato sobre la visión de financiera. Es muy probable, de acuerdo a la información hoy disponible, que un ahorro hoy no signifique menores costos generales en el contrato versus las condiciones anteriores", dice Erick Salas, analista de la consultora IHS-Markit.

La renegociación de los contratos, si bien da una señal de que el gobierno está dispuesto a dialogar con las empresas, también abre la puerta a que otras compañías del sector puedan exigir términos similares a los otorgados a estas cuatro firmas, debido a que pueden ver como una ventaja en los nuevos términos, dice Guerrero.

“El primer reto de CFE es justificar la extensión del contrato sin que otros participantes se vayan a inconformar”, dice el especialista.

El gasoducto marino de Transcanada y IEnova, el más importante de los siete que se encontraban en disputa, se encuentra listo para operar. La eléctrica nacional espera que su flujo ayude a generar electricidad en 14 de sus plantas, además de ofrecer más gas natural a los privados.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad