Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Las redes sociales y el riesgo de alcanzar objetivos profesionales

Las redes sociales han vuelto muy estrecha la línea divisoria entre lo público y lo privado; negar esta dura realidad puede ser riesgoso, opina Guillermo Fournier Ramos.
vie 24 enero 2020 07:30 PM
Redes sociales - mala imagen en redes sociales - búsqueda de trabajo - oportunidades laborales
Es posible (y en efecto sucede) que una organización decida prescindir de los servicios de un candidato con excelentes credenciales, debido a su mala imagen en el terreno de las redes socio-digitales, considera Guillermo Fournier.

(Expansión) – En los últimos años, las redes sociales han revolucionado la forma en que las personas interaccionan entre sí, contribuyendo a hacer más eficientes los procesos de comunicación al superar barreras naturales como la distancia.

Estas herramientas tecnológico-digitales también han dinamizado el fenómeno de la globalización a una escala sin precedentes. Hoy es posible conocer en tiempo real lo que sucede al otro lado del planeta gracias a dichas plataformas; las redes sociales incluso han logado movilizar exitosamente a gente para impulsar determinados propósitos políticos y sociales.

Publicidad

Dentro de esta transformación producida por la llegada de las redes socio-digitales, el ámbito de los negocios, desde luego, supo detectar una amplia ventana de oportunidades a su alcance. En la actualidad, las empresas comprenden que un adecuado manejo de redes sociales es imprescindible para consolidarse en el mercado y mantener una comunicación efectiva con potenciales clientes.

Más aun, el marketing digital se considera una disciplina de alta relevancia, aunque adaptativa y disruptiva por naturaleza, pues la tecnología se actualiza con velocidad, obligando a la creación de nuevas estrategias que se ajusten al cambio. Cada vez son más los empresarios que se convencen de la necesidad de invertir en este rubro, ante la posibilidad del rezago competitivo, en caso de no hacerlo.

Ahora bien, al hablar sobre la relación entre las redes sociales y el mundo profesional, solemos enfocarnos únicamente en los perfiles digitales de las empresas u organizaciones, que emplean la tecnología para acceder a un número mayor de personas, mediante el diseño de contenidos atractivos, así como la compra de publicidad.

Me parece que esta visión limitada deja a un lado la enorme importancia del manejo responsable y estratégico de las cuentas personales de redes sociales. A fin de cuentas, las corporaciones se conforman por individuos, por lo que debemos atender con profesionalismo la interacción en redes sociales, incluso en perfiles personales.

Hay un viejo dicho que llama a pensar dos veces las cosas antes de expresarlas en voz alta. Pues bien, la era contemporánea exige que pensemos muy bien antes de publicar en nuestras redes sociales.

Publicidad

Para ser claros, todo lo que subimos a una plataforma digital, manda mensajes sobre el tipo de persona que somos, por lo que ser despreocupados respecto de los memes compartidos o utilizar cuentas como foro para desahogar emociones negativas, seguramente traerá consecuencias adversas para tu reputación profesional.

Las redes sociales han vuelto muy estrecha la línea divisoria entre lo público y lo privado; negar esta dura realidad puede ser riesgoso para alcanzar nuestros objetivos profesionales.

Es sabido que, actualmente, un número significativo de empresas revisan las redes sociales de sus prospectos antes de contratarlos. Por tanto, es posible (y en efecto sucede) que una organización decida prescindir de los servicios de un candidato con excelentes credenciales, debido a su mala imagen en el terreno de las redes socio-digitales. ¿Cuántas puertas pueden cerrarse para alguien que no usa las herramientas tecnológicas de manera responsable?

Quien aspire a desarrollar una carrera profesional significativa, o bien, ya se encuentre en una posición de liderazgo, no debe permitirse parecer incongruente con su imagen de compromiso y confiabilidad, al publicar contenidos que cuestionen dichas cualidades en Internet o redes sociales.

Esto es más común de lo que imaginamos, quizá porque no somos conscientes del potencial daño de nuestras acciones en el plano virtual. Aquí es preciso aclarar que, las plataformas digitales son parte del mundo real, pues inciden contundentemente en él: lo que pasa en las redes sociales, no se queda en las redes sociales.

Claro está, si se emplean con acierto, estas herramientas digitales pueden ser de gran provecho para la construcción de una reputación profesional positiva. Nuevamente, la congruencia será la clave para crear una imagen de valor que abone a la percepción en torno a nuestra persona, como sujetos eficientes, íntegros y dignos de confianza.

Publicidad

Son múltiples las oportunidades de comunicación y conectividad que ofrecen las redes sociales. El mundo virtual es un complemento que merece ser capitalizado de la mano del profesionalismo y la ética.

Nota del editor: José Guillermo Fournier Ramos es docente en la Universidad Anáhuac Mayab. Vicepresidente de Masters A.C., asociación civil promotora de la comunicación efectiva y el liderazgo social. También es asesor en comunicación e imagen, analista y doctorando en Gobierno. Las opiniones expresadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad