Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

5 lecciones del Super Bowl

Un líder tiene que sobreponerse ante momentos difíciles y motivar al equipo para ganar el partido, esta forma de actuar es vital para quienes buscan encabezar empresas, opina Miguel Ramírez.
dom 09 febrero 2020 06:58 AM
Super Bowl - Kansas City - campeón - lecciones de la NFL
Los Jefes de Kansas City derrotaron a los 49´'s de San Francisco en el Super Bowl LIV.

(Expansión) – Los Jefes de Kansas City derrotaron a los 49´s de San Francisco en el Super Bowl LIV. Los aficionados al futbol americano disfrutaron de un gran juego lleno de emociones que los dejó satisfechos y con diversos aprendizajes.

Yo quiero destacar 5 lecciones que van más allá de ganar el juego de campeonato de la NFL por el trofeo Lombardi.

Publicidad

La primera lección es que con esfuerzo y perseverancia se pueden superar las peores adversidades. Los Jefes pasaron 50 años desde la primera vez que ganaron el Super Bowl para volver a ser campeones. Muchas personas y muchos empresarios, pierden la motivación al paso de los años cuando no se logran las metas, el testimonio de los Jefes nos señala que la paciencia y la perseverancia es el mejor antídoto para superar obstáculos y continuar en el camino hasta llegar a la meta.

Los Jefes lograron la victoria bajo la dirección del coach Andy Reid, una persona experimentada, de 61 años, con más de 20 años en la liga y con más de 220 juegos ganados. En el siglo XXI, los famosos millennials cuestionan el liderazgo de las generaciones anteriores. Reid es un entrenador con gran experiencia y con el respeto y la admiración de sus jugadores y de su afición. Para lograr el reconocimiento de todos los involucrados en la liga tenía que ganar “el Gran Juego”. Al triunfar, prácticamente asegura su ingreso al Salón de la Fama cuando se retire.

Esta segunda lección comprende aprender del ejemplo de Reid, que nos indica que la experiencia es tan valiosa como el talento y la juventud y que los jóvenes deben estar dispuestos a seguir la guía de gente “de la tercera edad” que tenga la pasión y la determinación para alcanzar los objetivos.

La victoria de los Jefes no se hubiera logrado sin la conducción del equipo por parte de Patrick Mahomes, el joven quarterback, que antes de cumplir los 25 años de edad, en tan solo su tercera temporada, fue nombrado el Jugador más Valioso y el líder del equipo campeón. El año pasado Mahomes y los Jefes fueron derrotados por Tom Brady (de 40 años) y los Patriotas, y no pudieron llegar al Super Bowl. Este año cambiaron las cosas y se “transmitió la estafeta a la siguiente generación”.

En muchas organizaciones (empresas, gobierno, asociaciones, etc.), los directivos se rehúsan a ceder el poder y quieren mantenerse al frente, aunque sus cualidades estén disminuidas. La tercera lección nos muestra que la sucesión es un proceso natural en el cual la generación al mando tiene que transmitir el liderazgo a la siguiente generación capaz y comprometida.

Publicidad

Ahora bien, la victoria de Mahomes no fue fácil, se vio atrás en el marcador por más de 10 puntos y con menos de 9 minutos por jugar. Esta difícil situación ya había sido experimentada por los Jefes en sus dos juegos anteriores, en los que tuvieron que superar una desventaja aún más abultada. La cuarta lección es que debemos aprender de nuestros errores y seguir en la lucha utilizando los talentos de cada uno de los integrantes del equipo.

Mahomes demostró que el líder tiene que sobreponerse ante los momentos difíciles y motivar al equipo para ganar el partido. Esta forma de actuar es vital para las personas que pretenden encabezar sus empresas, dependencias oficiales, organizaciones o núcleos familiares.

La quinta lección nos la dan los aficionados de los Jefes. Todos los equipos deportivos se deben a su afición. Los equipos triunfadores tienen seguidores asiduos que llenan los estadios aunque sus equipos sufran derrotas. En el Super Bowl los fans de Kansas con sus jerseys rojos nunca dejaron de apoyar al equipo a pesar de ir abajo con el juego próximo a terminar. Su esfuerzo tuvo éxito, su equipo ganó y su felicidad culminó el día de ayer cuando pudieron festejar la victoria de su equipo con un desfile por las principales calles de la ciudad de Kansas City.

Hemos aprendido que los miembros de una familia, trabajadores de una empresa o simpatizantes de un movimiento social tienen que seguir apoyando a sus líderes si desean lograr un cambio y mejorar sus condiciones actuales, y que los líderes deben el triunfo al apoyo de sus seguidores.

¿Tú viste el Super Bowl? ¿Qué aprendiste?

Nota del editor: Miguel Ramírez Barber es socio director de ProfitConsulting , síguelo en su cuenta @mrbprofit . Las opiniones expresadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad