Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Hablar de privacidad digital ya es vintage

Al utilizar gadgets como celulares se genera una huella en la red que se puede cruzar con una base de datos general o personal; debemos actuar con consecuencia, opina Matías Carrocera.
dom 23 febrero 2020 06:59 AM
Privacidad digital - seguridad digital - tecnología - internet- conexión
De la misma forma que aprendimos a mirar hacia ambos lados al cruzar la calle o no poner las manos en el fuego, es momento de aprender a cuidar la privacidad holística, apunta Matías Carrocera.

(Expansión) – La frontera online/offline dejó de existir hace varios años tanto en nuestra vida personal como profesional. Esta situación, en marco de una economía del conocimiento, hace un llamado a la sociedad para despertar una conciencia sobre la importancia que tiene la privacidad de las personas, por qué hay que cuidarla y cómo las organizaciones deben tratar los datos.

Simplemente como referencia, la economía del conocimiento se rige bajo la información como el activo más importante de las personas y las organizaciones, tanto públicas como privadas. Es a partir de ella cómo se genera valor, tanto para los negocios como la educación, nuevas tecnologías, telecomunicaciones, investigaciones científicas, junto con las industrias y áreas sociales que marcan nuestra era.

Publicidad

Por eso, es clave que las personas tengamos presentes los siguientes puntos para cuidar nuestra privacidad y generar cultura:

1. Hablamos de una privacidad holística, tanto en el mundo físico como digital. Aceptar términos y condiciones del uso de datos sin saber para qué se utilizarán es lo mismo que vivir en una casa con paredes de cristal. Así de expuestos pueden estar las personas en el mundo digital.

2. Si una aplicación o servicio es “gratis”, el pago son los datos del usuario. Este punto es de vital importancia, ya que una vez que comprendemos esto, nuestra concepción frente a lo que descargamos en el celular, tablet o laptop cambia radicalmente en pro de cuidar nuestra integridad personal.

3. Debemos tener presente que tenemos mucha más información personal (cuentas bancarias, contraseñas, correo, redes sociales, contactos, etc.) en nuestros dispositivos móviles que en cualquier otro lado. Para saber cuán valiosa es la información que se tiene pensemos, ¿qué pasaría si perdiéramos el celular?, ¿cuál sería el impacto económico o familiar de que un tercero accediese a esa información?

4. Es recomendable proteger el tráfico de datos a través de soluciones de protección digital que resguardan a las personas, buscadores y aplicaciones que encriptan los mensajes y los emails. En este punto podemos encontrar múltiples soluciones VPN (redes privadas virtuales); sin embargo, siempre teniendo presente que en Internet no existe nada gratis. Por otro lado, también se debe saber discriminar cómo una VPN protege el tránsito de datos punto a punto, pero, esto no incluye la información que el usuario regala a las empresas o plataformas sociales con su registro y lo que almacena o publica.

Las nuevas tecnologías avanzan hacia un mundo cada vez más digital, desde un dispositivo móvil, un wearable o el Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés), lo que significa que nosotros debemos seguir caminando hacia esta cultura y concepción integral de nuestra seguridad y cuidado de datos personales. Porque, sin ser dramáticos pero sí realistas, también avanza la ciberdelincuencia, como el robo de identidad, o posible mal uso de información.

Publicidad

Es verdad que estamos en el auge de manejar casi todo desde el celular, como ciertos electrodomésticos, las luces de la casa, cerraduras, los dispositivos que hacen nuestro hogar inteligente, o hasta en ciertos modelos de automóviles.

Y no se puede escapar de esta tendencia, pero sí tener conocimiento que cada uso que realizamos con estos dispositivos genera una huella en la red que se puede cruzar con una base de datos general o personal. Debemos actuar en consecuencia y de una forma consciente.

De la misma forma que aprendimos a mirar hacia ambos lados al cruzar la calle o no poner las manos en el fuego, es momento de aprender a cuidar la privacidad holística.

Es verdad que las empresas e instituciones tienen una gran responsabilidad en el manejo de la información que tienen, pero siempre serán los usuarios quienes deben resguardar que sus datos no tengan un uso indebido.

Nota del editor: Matías Carrocera es evangelista de privacidad y seguridad digital. Ponte en contacto con él a través de su cuenta de LinkedIn . Las opiniones expresadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad