Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

A López Obrador habrá que rebasarlo por la izquierda

Esta “transformación” sin revolución, podría llevar a las mismas consecuencias desastrosas a las que siguieron a la caída del comunismo, opina Xavier Ginebra.
sáb 13 junio 2020 06:00 AM

(Expansión) – La situación histórica de la llamada cuarta transformación acaece en un momento histórico muy confuso. Me recuerda la época de la caída del comunismo, el advenimiento de la perestroika, la caída de Gorbachov, el ascenso de Yeltsin con sus botellas de alcohol y la pérdida de la democracia ganada con el ascenso del “fascista” Putin al poder.

¿Cabe hacer los mismos paralelismos? En parte, México no es Rusia, y Andrés Manuel López Obrador no es Vladimir Putin. Sin embargo, sí podemos hacer algunas aproximaciones, pues así como Gorbachov intentó “reformar al socialismo” y el control se le fue de las manos, López Obrador se encuentra en una situación similar: el intento por desmontar el “sistema neoliberal” por un proyecto confuso de gobierno, que bien podría llevar a la larga a la caída de su propio movimiento. Cuando se abre una caja de pandora no se sabe hacia dónde se dirigirá y si el nuevo movimiento no se le saldrá de control al gobernante, como señaló en su momento el filósofo español Leonardo Polo.

Publicidad

AMLO llegó al poder con un gran bono democrático (53% de los votos) y la desaparición de toda oposición, pero en sus ya casi dos años en el poder su desgaste ha sido notable: la pérdida de 30% de popularidad, un gobierno claramente incompetente, el frenazo de la economía, los claroscuros de su ataque a la corrupción, y quizá lo más importante: que las estructuras de poder del viejo neoliberalismo y “la mafia del poder” siguen intocadas.

Esta “transformación” sin revolución (a diferencia de lo que opina Aguilar Camín), podría llevar a las mismas consecuencias desastrosas a las que siguieron a la caída del comunismo: un incontrolable desgobierno -exponenciado por El Gran Confinamiento y su pésimo manejo macroeconómico-; nuevos “ricos” en el poder, como consecuencia de la transición hacia el modelo neoliberal; millones de rusos muertos o en pobreza; incremento sustancial del alcoholismo; una democracia que no “echó raíces”, como se comprueba con el advenimiento del autócrata Putin; y una economía sostenida por la exportación de riquezas naturales -el petróleo en el caso de Rusia-. Nada de mejora de las clases pobres ni modelos económicos de un neoliberalismo con rostro humano.

AMLO ha recortado más el gasto social; ha manejado la macroeconomía como el más rampante de los neoliberales -Hayek se hubiera quedado chiquito- con un austericidio que será la causa de que al menos 20 millones pasen a formar parte del “ejército de reserva de criminalidad social”, mientras sobra efectivo por cerca de un billón de pesos (un 5% del PIB) para sus obras faraónicas, que solamente generarán aproximadamente 50,000 empleos mientras dure la construcción.

"Hay como un concurso de quién me insulta más" | #EnSegundos

Pero la derecha, mientras se vaya organizando para hacer un círculo de oposición (los gobernadores como el de Jalisco podrían ser sus barruntos), debe aprovechar las lecciones pasadas para poder convertirse en una auténtica alternativa nacional: gobernar desde una “economía social de mercado”, apoyándose en las comunidades rurales y los municipios como fuentes de creación de empleo y de reconstrucción del tejido social; la apuesta por las tecnologías apropiadas, para que las mipymes puedan ofrecer servicios a las clases pobres a través de la adquisición de bienes de producción baratos; reconstruir los programas sociales destruidos por López Obrador; en una palabra, incorporar a los 60 millones que el neoliberalismo “olvidó”.

Publicidad

Cualquier programa de oposición que no tome en cuenta estos factores y se dedique simplemente a pretender reconstruir una nostálgica vuelta al neoliberalismo clásico, no tendrá ningún futuro, y México se verá sujeto a los violentos cambios de timón que vivió la Unión Soviética.

Nota del editor: Xavier Ginebra Serrabou es Máster y Doctor en Derecho económico, Profesor Investigador de la Facultad de Negocios de la Universidad De la Salle Bajío y miembro nivel I del Sistema Nacional de Investigadores. Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad