Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Cómo evitar que la pandemia arruine esta temporada

Recargar tu energía también tiene que ver con hacer las cosas que te gustan. Revisa qué rituales navideños puedes seguir llevando a cabo esta temporada, recomienda Adriana Castro.
mié 16 diciembre 2020 12:01 AM

(Expansión) – Vaya reto que tenemos para esta temporada navideña. De por sí, en un año ordinario, estas fechas suelen ser estresantes porque están llenas de expectativas que establecen que debemos mantenernos en la alegría inagotable.

Pues a este año agrega toda la adversidad que hemos vivido más la incertidumbre de no tener claridad para el próximo año.

Por eso te comparto dos claves para mantener la salud mental esta temporada:

Publicidad

1. Disminuye tu perfeccionismo y acepta la realidad

Una de las desventajas de tener una actitud perfeccionista es vivir en la mentalidad del todo o nada. Me refiero al que piensa “si en esta temporada no asisto a todas las fiestas a convivir, mi familia, amigos y mi tradicional fiesta godín, entonces no hay nada que disfrutar.”

El perfeccionista sufre porque no acepta la realidad

La tuya este año probablemente ha tenido pérdidas no solo de vidas sino también de planes económicos y rutinas para vivir el día a día. Todas ellas generan tristeza, ansiedad, enojo e incertidumbre.

Es importante que te tomes el tiempo de evaluar cómo cambió tu vida este año y aceptar tus sentimientos. El riesgo de no hacerlo es que aquello que reprimes, tarde o temprano sale y te afecta negativamente.

Mientras más te aferres al ideal de lo que debería ser esta temporada, más persistirá tu frustración.

Cualquiera que sea tu emoción, acepta tu realidad y permítete sentir. En otras palabras, date permiso de ser humano.

Mi papá dice que lo que toca es aceptar para poder soltar y dejar ir.

Una manera de favorecer esta aceptación es poner en palabras tus sentimientos: así que te invito a tomarte una tarde para hablar de esto con alguien o escribirlo. Te será de gran ayuda.

Además, no tienes que encontrar todas las respuestas por tu cuenta, así que si prefieres pedir ayuda de un profesional, adelante. Una de las ventajas de tomar este apoyo es que identificarías por qué te sientes así. Si conoces esto puedes tomar acciones para cuidarte, tener mejores relaciones y sentirte más feliz con quien eres.

Sería útil platicar con tu familia de las expectativas que tienen para esta temporada. Decidan juntos qué no es viable y qué actividades podrían ser nuevas. Incluye a los niños en esto y permite que expresen cómo se sienten.

Considera que la actitud de ellos con frecuencia es un reflejo de la de sus adultos. Así que si ellos ven adaptación de tu parte, también se sumarán.

Es natural que como familia tengan expectativas pero es importante adaptarlas a la realidad.

Publicidad
En Alemania, los mercados de Navidad se adaptan a la pandemia

2. Recarga tu energía

Uno de los componentes que más favorecen la salud es descansar lo suficiente. Cuando pregunto a mis clientes cuál es el aspecto que más descuidan (entre comer saludable, hacer ejercicio y dormir) la mayoría reconoce que dormir suficiente es lo que menos hacen. Cuando no respetas tus horas de sueño tu capacidad para resolver problemas disminuye mucho.

Así que estos días en los que no hay trabajo, verdaderamente descansa.

Confieso que durante varios años cometí el error de trabajar la noche del 24 en modo Sr. Scrooge “trabajo mientras mi competencia celebra”. El precio a pagar era alto: todos regresaban de vacaciones frescos y yo me quedaba con la sensación de no haber descansado.

Uno de los grandes errores es que cuando trabajamos nos distraemos pensando en el fin de semana, y los días que son de descanso pensamos en los pendientes de la oficina. Esto hace que no tengamos un espacio para resetearnos y cargar la pila.

Recargar tu energía también tiene que ver con hacer las cosas que te gustan. Revisa qué rituales navideños puedes seguir llevando a cabo esta temporada.

Entiendo que si vives sólo, partir tu piñata y lanzarte por los dulces usando la infalible técnica de aventarte con la chamarra abierta para abarcar el mayor perímetro y área posible suene poco atractivo, pero qué hay con donar cosas útiles que ya no usas.

Cuando ayudas se segregan sustancias en tu cerebro que detonan emociones positivas como el amor y la bondad, reduciendo la ansiedad.

Una amiga me platicó que cada año realiza un ritual con sus hijos que consiste en que ellos donen un juguete en buen estado. “El primer año fue difícil para ellos desprenderse pero después descubrimos que si los niños podían entregar personalmente su juguete a otro niño, eso lo cambiaba todo. Ahora, ese ritual es de lo que más ilusiona a mis hijos: ser testigos de que pueden impactar en la felicidad de alguien más”.

Sí, sin duda esta temporada será diferente. Acepta que una pandemia ha cambiado tu forma de vivir, trabajar y vincularte. Y también reconoce que tu nivel de resiliencia da para aprender de esto, valorar lo que es verdaderamente importante y salir fortalecido/a de ello.

Nota del editor: Adriana Castro tiene una especialidad en Psicología de la Creatividad por la Universidad Autónoma de Barcelona. Es fundadora de Call to Action: Empresas felices. Síguela en Facebook (adrianacastromx). Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad