Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Videojuegos: refugio, oportunidad y amenaza

¿Cómo debemos prepararnos y actuar como sociedad, empresarios, padres y amigos ante la presencia repentina de plataformas que ya forman parte de nuestro día a día?, cuestiona Juan Saldívar.
mié 23 diciembre 2020 11:59 PM

(Expansión) – En 2020, la industria de los videojuegos alcanzó a 3.1 mil millones de usuarios y triplicó en ingresos lo que las industrias del cine y la música representan combinadas. En Estados Unidos, un adulto mayor a los 18 años dedica en promedio casi dos horas diarias al gaming. A través de PCs, celulares y consolas como Playstation, XBox o Nintendo, una parte importante de nuestra sociedad está replanteando no sólo qué jugamos, sino cómo socializamos y nos organizamos para vivir.

Así como vivimos el crecimiento en el uso del buscador, de plataformas de comercio electrónico o de aplicaciones o mensajería como WhatsApp, hoy somos testigos de de una revolución cultural y de comportamientos asociada a los videojuegos. Para 2019, 4 de cada 10 usuarios participaron ya en actividades no relacionadas con videojuegos como asistir a conciertos, fiestas de amigos y eventos deportivos, ver películas o ir de compras.

Publicidad

Por su enorme capacidad inmersiva, sofisticación psicológica y estrategias de manipulación para retener a sus usuarios, los videojuegos representan, para cientos de millones de personas, universos paralelos “ideales”. Dentro de un juego puedo conocer y crear cultura, conocer a mi pareja, asistir a una boda, crear un avatar detallado que supere todas mis fallas y construir el lugar donde quiero estar o vivir con total seguridad y libertad. ¿Qué interés tendría entonces por vivir en el complicado mundo real?

Fortnite-Creative, SuperMario, Core o Dreams basan sus adictivos modelos de uso y retención ofreciendo la capacidad de crear y compartir mundos y juegos con amigos en línea. Es increíble ver lo que han logrado juegos como Minecraft, con 132 millones de usuarios al mes, o Roblox, con 150 millones. Otras plataformas multijugador han amasado ingresos notables, como FIFA (USD $786 millones), Call of Duty (USD $645M), Grand Theft Auto (USD $595M), 2K15 de la NBA ($370M), Honors of Kings ($1,600M), PUBG ($1,300M), CandyCrush ($1,500M), y Pokemon Go ($1,400M).

Todas las grandes empresas de tecnología participan de alguna forma. Microsoft, Sony, Tencent, Amazon, Apple y Google, por mencionar las BigTechs más grandes, hacen inversiones multimillonarias en consolas, aplicaciones, nuevos formatos de video y modelos alternativos de pago y suscripción, así como en herramientas de realidad virtual o mundos paralelos.

Cientos de marcas ya han identificado a este canal como uno fundamental para conquistar múltiples audiencias: ya no se trata sólo de los jóvenes, 47% de los jugadores son mujeres, 44% son mayores de 45 años y la edad promedio es de 31 años.

Ante este escenario, la pregunta del millón es: ¿cómo debemos prepararnos y actuar como sociedad, empresarios, padres y amigos ante la presencia repentina de estas plataformas que ya forman parte de nuestro día a día?

La industria genera estudios que resaltan las bondades de los videojuegos, como colaboración, creatividad, exposición a cultura y diferentes formas de comunicación. Los detractores u observadores como yo levantamos las cejas, ya que el incentivo real detrás de esta industria no es el bien común de la sociedad sino, simple y llanamente, la maximización de sus ventas, la retención de usuarios y el aumento de tiempo dentro de los juegos.

Publicidad
¿Crisis? Las ganancias de Nintendo se disparan 243% durante el confinamiento

Es ineludible dejar de observar la existencia de patrones de comportamiento que pudieran prender focos rojos, ya que la presencia excesiva de violencia, la baja regulación, el libertinaje dentro de sus mundos y el exceso en el uso de los videojuegos promueve agresividad, aislamiento, estrés, retraso académico, aversión a la solución de problemas de la vida real y capacidad de relacionarnos.

Como empresarios, padres de familia o miembros de la sociedad tenemos que entender este mundo, participar de la mejor forma responsable y cuidar que nuestros hijos no pierdan el contacto con el mundo real, que es extraordinario.

Nota del editor: Juan Saldivar es experto de medios, mercadotecnia digital, construcción de marcas, comercio electrónico y venture capital. Además es Chief Digital, Strategy & Accountability Officer de Entravision en Estados Unidos, socio fundador de SWS Consulting y socio de RiseCapital, un fondo de capital en economías en crecimiento. Su pasión está en el futuro de las marcas, del comercio, del diseño estructural de las empresas y el desarrollo de habilidades críticas para los negocios del futuro. En su pasado está la dirección de empresas como Submarino (de las primeras tiendas de eCommerce en México en los 90), del área digital de Televisa, de divisiones editoriales el grupo Alemán de medios Bertelsmann. Sigue SWSConsulting en Instagram, en Twitter como @Juan_Saldivar y/o escríbele a Juan@sws.ms

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad