Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Los chicos más listos en la sala: CFE y su… apagón

A la Comisión Federal de Electricidad, o más bien a M. Bartlett que las detesta por motivos inescrutables, el apagón le vino “como anillo al dedo", opina Miriam Grunstein.
sáb 23 enero 2021 12:01 AM

(Expansión) – El apagón que afectó a 10.3 millones de usuarios, el 28 de diciembre del año pasado, podría ser cuento viejo. Pasaron los días, se ha restituido el servicio, y con él, la paz. Pero los que hemos esperado una explicación clara y cierta de este suceso permanecemos en las tinieblas. Nadie sabe, nadie supo si realmente hubo un desbalance y por qué.

Donde sea, los apagones por diversas razones suceden. A veces obedecen a causas naturales; otras por fallas técnicas. Sin embargo, también pueden ocurrir por la vileza de empresas mal reguladas. El caso emblemático de fines del siglo pasado fue el de ENRON. Esta empresa quebró cuando su valor alcanzó los 63.4 mil millones de dólares, lo cual en su momento la situó como la mayor quiebra en la historia corporativa de los Estados Unidos.

Publicidad

Irónicamente, un documental sobre el ocaso de esta empresa se llama “The smartest guys in the room” (los chicos más listos en la sala) y se refiere a la malévola genialidad de Kenneth Lay y su grupo de directivos al causar fallas en la red de transmisión (desregulada) en California, so pretexto de los incendios. Eso disparó las tarifas eléctricas al espacio y con ello el valor de las acciones de la empresa. También causó la precarización de las vidas de los californianos, una reacción social poderosa y la intervención de los reguladores.

Al final, por esta y otras razones, hubo investigaciones de índole criminal, el desplome de las acciones la quiebra de la empresa y pérdidas abismales de los inversionistas, algunos de ellos los propios trabajadores en ENRON que tenían sus fondos de pensión invertidos en el papel del emporio.

CFE tiene su propio grupo de los “chicos más listos” en la sala, cuya cabeza es Manuel Bartlett. Pensándolo bien, no podemos pensar en alguien más que arme las urdimbres de CFE como ENRON. Así, si se hiciera un documental sobre las pillerías de CFE, se llamaría: “El Chico Más Listo de la Sala,” refiriéndose exclusivamente a este Director General. Pero hay grandes distancias salvables entre CFE y ENRON. De hecho, en lo único que podrían tener alguna semejanza es en su posición de dominancia en un mercado, su capacidad de manipularlo, su opacidad, el fraude a sus usuarios y el cinismo al mentir.

Aún no hay razón que explique el apagón del 28 de diciembre. Hasta el momento, lo que se han esclarecido son mentiras. Como operador exclusivo de la red de transmisión, CFE en un santiamén culpó a los generadores que son, en su mayoría, empresas privadas. También atribuyó la caída a un incendio en la línea de Güemez, Tamaulipas, lo cual fue desmentido de inmediato por el cuerpo de Protección Civil del mismo estado.

Al final, CFE admitió la falsificación del documento que acredita el siniestro. Como cereza en el pastel, Bartlett culpa a las energías renovables del apagón que causó una suspensión del servicio en varios estados de la República, desde Tamaulipas a Sinaloa, por dar una idea, al tratarse de un Sistema Eléctrico Integrado.

Publicidad
La crisis económica en México por el COVID-19 y sus consecuencias en el consumo de energía

Ahora, por causas de factibilidad técnica, la CFE y el CENACE podrían por fin cortar el acceso a las energías renovables. A CFE, o más bien a M. Bartlett que las detesta por motivos inescrutables, el apagón le vino “como anillo al dedo”.

No es comprensible que los generadores con energías renovables intermitentes, que representan apenas el 7% de la generación total del país, sean imputables de haber dejado sin luz a más de 10 millones de usuarios. Y si teorizamos locamente, ¿por qué no suponer que El Chico Más Listo de la Sala bajó el switch?, como ya hecho al menos otra vez, sin que hasta hoy se haya comprobado.

Porque en este país todo sucede y nada se demuestra. Porque estamos en la oscuridad y en las manos de los mismos “Chicos Más Listos en la Sala.”

Nota del editor: Miriam Grunstein es profesora e investigadora de la Universidad ORT México y es académica asociada al Centro México de Rice University. También ha sido profesora externa del Centro de Investigación y Docencia Económicas y coordinadora del programa de Capacitación al Gobierno Federal en materia de Hidrocarburos que imparte la Universidad de Texas en Austin. Hoy es socia fundadora de Brilliant Energy Consulting y dirige el blog Energeeks. Síguela en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad