Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Igualdad salarial. El “milagro” está por tomar forma

¿Qué les picó a los empresarios para que finalmente entiendan que promover y reconocer el talento de las mujeres es parte de la estrategia de negocio?, cuestiona Jonathán Torres.
vie 19 marzo 2021 01:05 PM

(Expansión) - La pregunta ha sido muy fastidiosa, incómoda y desagradable para muchas empresas. Pero, resulta obligada. ¿Aquí, realmente, hay una política de salarios igualitarios? La respuesta inmediata es sí, por supuesto. Sin embargo, al escarbar en las áreas de Recursos Humanos, la realidad es otra. La brecha salarial ha sido una política corporativa que parecería estar escrita sobre piedra.

La desigualdad salarial entre mujeres y hombres no tiene algunos años; ha sido de toda la vida. Si seguimos como estamos nos tardaríamos 200 años en alcanzar la paridad económica. Además, hoy siguen ocurriendo prácticas discriminatorias en los procesos de contratación y en la toma de decisiones, al tiempo que las mujeres están excesivamente representadas en el sector informal y realizan, por lo menos, tres veces más las tareas de cuidado y domésticas que los hombres.

Publicidad

En la filosofía organizacional de las empresas y, también, en la conciencia de nuestra sociedad, la idea de que la mujer debe ganar menos por el simple de hecho de ser mujer ha sido una lamentable regla cultural, muy conveniente para los hombres y muy ruin para ellas. Pero hoy soplan vientos que pretenden materializar aquella máxima que dice que no hay mal que dure toda la vida.

La semana pasada, el Senado de la República votó por unanimidad una serie de reformas a diversos ordenamientos legales con el objetivo de garantizar la igualdad salarial entre hombres y mujeres. Dicha propuesta fue remitida a la Cámara de Diputados para su discusión, pero los mecanismos para hacer realidad la igualdad salarial ya están sobre los escritorios de los organismos empresariales desde tiempo atrás y se espera que en las próximas semanas hagan públicos una serie de acciones y compromisos para romper con esta desafortunada tendencia.

¿Estamos cerca de que el milagro ocurra? ¿Qué les picó a los empresarios, que resorte se activó para que finalmente entiendan que promover y reconocer el talento de las mujeres es parte fundamental de la estrategia de negocio?

Después de un largo historial que da cuenta de la amplia brecha salarial, cualquier iniciativa que intente acabar con ella es digna de aplauso, así sea por decreto, pero para que algo de este calibre en verdad ocurra tiene que darse algo más importante y trascendental: un convencimiento honesto por parte de los hombres de negocio y entiendan, en serio, que a mayor diversidad de talento mayores ganancias, productividad, innovación, competitividad…

En este momento, el Capítulo México de Pacto Mundial encabeza los trabajos para que a través del CCE se activen 5 ejes que cambien el panorama alrededor de las mujeres en las empresas; uno de ellos es la igualdad salarial, pero también la apuesta está en multiplicar la participación femenina en la actividad económica, combatir la violencia de género, fomentar el equilibrio vida-trabajo y establecer programas inclusivos. En próximas semanas se conocerán las conclusiones y pasos a seguir.

Como adelanto, tres líneas de acción toman forma: uno, establecer un rango salarial para las posiciones en cada organización; dos, fijar un periodo máximo de tiempo durante el cual la empresa se comprometa a reducir la brecha; tres, hacerlo público.

Publicidad
Así afecta el alza al salario mínimo a tu crédito Infonavit

Entre las medidas está la creación de un tabulador salarial, que implicará definir bandas por puesto considerando experiencia, resultados, antigüedad, así como competencias, habilidades, productividad. También se tiene pensado un sistema de métricas para monitorear los avances y disponer de una revisión real.

Con estas acciones, la aguja podría empezar a moverse, pero tienen que ser vistas como medios, no como fines, lo que significa que deben estar insertas en un profundo cambio cultural y organizacional. La Alta Dirección es clave; tiene que asumir el cambio, no delegarlo. Es un tema de justicia social, que entre otras cosas impulsa el crecimiento del PIB, pero sobre todo abona al desarrollo sostenible del país.

Esperemos que el “milagro” ocurra.

**********

“Por fin se conjuntó el trabajo que se viene haciendo desde hace muchos años para promover la igualdad de género en el sector privado; acciones que no solo beneficia a grandes empresas, sino también a las pymes, donde hay mucho qué hacer, mucho camino por recorrer”: María del Carmen Bernal, delegada de México para el W20.

“(La igualdad salarial) no es un cuchicheo escondido por los pasillos, responde a la presión social, empresarial, global. Es un acto de justicia. El riesgo es el mismo de siempre, una cultura de negocios básicamente masculina donde en algunos casos todavía hay resistencia para la igualdad de oportunidades y salarial”: Mónica Flores, presidenta de Manpower Group Latam.

“Hay que interiorizar esto. Ya estuvo bueno del bla bla bla y meterle más al glu glu glu. Mi planteamiento no es quedarnos en el círculo rojo, tenemos que masificarlo. Además, debemos reducir los sesgos inconscientes, crear la cultura de las nuevas masculinidades y que haya accountability”: Martha Herrera, presidenta de Pacto Mundial México.

Nota del editor: Jonathán Torres es periodista de negocios, consultor de medios, exdirector editorial de Forbes Media Latam. Síguelo en LinkedIn y en Twitter como @jtorresescobedo . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad