Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El vuelo perdido: la Constitución, la energía y López Obrador

La industria energética, hasta el momento, se ha salvado de haberse montado en un vuelo redondo, cuyo destino, coincide con su inicio: los monopolios de Pemex y CFE, opina Miriam Grunstein.
mié 16 junio 2021 12:04 AM

(Expansión) - ¿A cuántos les habrá pasado? Alguna vez supe de una mujer que llegó a las 4:30 am al aeropuerto de la CDMX para tomar un vuelo a Villahermosa que salía dos horas después. Como cargaba solo equipaje de mano, imprimió rápidamente su pase de abordaje, pasó por seguridad y se dirigió a salidas nacionales. Sobraba mucho tiempo, así que fue por café para espantar el sueño.

Halló la puerta de salida, se trató de acomodar en un silla y, al lograrlo, se quedó dormida. Al despertar, escuchó que cerraban la puerta de su vuelo y, aun cuando se precipitó hacia ella, el avión rodaba ya hacia la pista para levantar el vuelo. Lo había perdido, irremediablemente.

Publicidad

El presidente vuela en clase económica. A pesar de ser el hombre más atareado de México, AMLO no pierde los vuelos. Además, no ha tenido que pedir que posterguen un despegue porque va tarde. Pero sí ha pedido la renuncia de al menos una que se atrevió a hacerlo.

Aunque se deje llevar por cualquier aerolínea, el presidente es un controlador que obsesivamente ordena los despegues y aterrizajes de cuánto actor y factor político de este país. Desde su Torre en Palacio Nacional, es su voluntad dirigir todas las pistas. Desde el micrófono de la mañanera, abre y cierra pistas. También le place tener el mando de naves que no están bajos sus órdenes; quiere ser el Capitán de la Suprema Corte, de los Órganos Constitucionales Autónomos. Aspira a trazar el plan maestro del Universo.

En el Derecho eso se logra reordenando la Constitución, pero al menos durante la mitad de su mandato ya no lo hizo. Por tres años, como quienes cruzan cielos turbulentos, nos tuvo con el Jesús en la boca porque de pocas naves no era comandante.

En principio, con un control remoto, tomó la dirección de los órganos autónomos del sector energético y los derribó a sus pies. No queda ni el polvo de lo que alguna vez fueron la CRE y la CNH. En el Congreso, ocupó un número abrumador de asientos. Por tres años, las reformas Constitucionales se veían venir, como pájaros que atascarían las turbinas de la nave que se iría de picada.

Pero nada, el Capitán de Capitanes sí nos metió en grandes nubarrones con rayos y centellas, pero sus cambios no llegaron a altitud de crucero. Reformó, entre otras, la Ley de la Industria Eléctrica, la Ley de Hidrocarburos pero, entre sacudidas, los jueces hicieron al presidente tragar tierra con decenas de suspensiones. La industria energética, hasta el momento, se ha salvado de haberse montado en un vuelo redondo, cuyo destino, coincide con su inicio: los monopolios de Pemex y CFE.

Qué extraño país tripula AMLO. Por décadas, no se pudo reformar la Constitución en materia de energía porque no era políticamente viable. Hasta 2013, no era imaginable una iniciativa de reforma Constitucional en materia de energía que no reventara en la puerta del Congreso. Después, casi inexplicablemente, se pudo.

Publicidad
¿Sabes qué son las energías renovables? Mira este breve resumen

Durante el sexenio de Peña Nieto lo que antes era políticamente imposible se volvió hecho y derecho, sin mayor resistencia del público y con gran aceptación de los mercados. Luego, al poco tiempo ésta se pasmó para luego recibir tiros, primero de la Secretaría de la Energía y de los órganos de regulación. Los ataques vinieron primero de los soldados del presidente. Sin embargo, los jueces cesaron el fuego.

Semanas después, los proyectiles vinieron del Congreso pero también los amparos los detonaron en el aire. Ninguno llegó a su objetivo; raspada y algo acribillada, la reforma energética sigue su curso en cielos hostiles.

Su derribo hubiera requerido una reforma Constitucional con la que amenazó varias veces. La escalada hacia la reforma Constitucional no se hizo durante los primeros tres años y ahora, que ya perdió el control del Congreso jura que las presentará, f... La pregunta es: ¿Para qué?

Nota del editor: Miriam Grunstein es profesora e investigadora de la Universidad ORT México y es académica asociada al Centro México de Rice University. También ha sido profesora externa del Centro de Investigación y Docencia Económicas y coordinadora del programa de Capacitación al Gobierno Federal en materia de Hidrocarburos que imparte la Universidad de Texas en Austin. Hoy es socia fundadora de Brilliant Energy Consulting y dirige el blog Energeeks. Síguela en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad