Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El motor invisible de la inclusión financiera

La digitalización de los servicios financieros activa inversiones preponderantes en la industria de las Tecnologías de Información, considera Hiram Monroy.
jue 12 agosto 2021 11:58 PM

(Expansión) - En los últimos años México ha demostrado ser un próspero semillero para el ecosistema Fintech, constituyendo el segundo mercado más grande de tecnología financiera en la región: avalados por un innovador marco regulatorio, actualmente existen 441 emprendimientos mexicanos relacionados con esta industria, tasa que crece aproximadamente un 23% cada año .

Tales condiciones han permitido el desarrollo de iniciativas que proyectan una perspectiva positiva para las Fintech en el país, al grado que los cuatro unicornios nacionales, empresas emergentes que superan la valuación de los 1,000 millones de dólares en inversión de capital, integran prácticas y dinámicas de este ecosistema, desde pagos electrónicos hasta compraventa de valores.

Publicidad

En contraste, los porcentajes de bancarización en México se encuentran entre los más bajos de Latinoamérica, donde solo 1 de cada 3 mexicanos tiene acceso a servicios financieros . Frente a los retos de la pandemia, la adopción de medios de pago electrónicos y plataformas de comercio en línea se aceleraron a nivel global, sin embargo, aún existe una brecha significativa si consideramos que existen menos de 10,000 terminales de pago electrónicas por cada millón de habitantes en el país.

Ante este panorama, las Fintech han aprovechado para catapultar su estrategia a partir de los dispositivos móviles, un entorno que en México comprende más de 115.8 millones de teléfonos inteligentes , acercándose cada vez más a una relación 1:1 entre smartphones y habitantes.

Si bien esto representa una oportunidad significativa en cuanto a puntos de acceso, el reto principal para hacer de este universo de dispositivos un puente a la democratización de servicios financieros radica en contar con la infraestructura tecnológica adecuada para gestionar un gran volumen de datos y operaciones de manera práctica y segura.

Tan solo durante 2020 se generaron más de 64.2 zettabytes de información en el mundo y se estima que el universo de datos se expanda significativamente en los próximos años, gran parte de los cuales serán resultado de la consolidación de los servicios financieros digitales. Del mismo modo, conforme se acelere la adopción de tecnologías como blockchain, la demanda de mayor capacidad no recaerá únicamente en la infraestructura de almacenamiento, sino que requerirá un mayor poder de cómputo para procesar transacciones a escala crítica.

Igualmente, a nivel usuario, la infraestructura tecnológica juega un papel preponderante, al soportar las tareas de conectividad que permiten el intercambio de información y activos entre personas y entidades financieras, por lo que en la medida que se evolucionen las arquitecturas de red con nuevos protocolos y estándares, como el 5G, será más ágil y sencillo el despliegue de operaciones financieras confiables, ofreciendo a la vez una experiencia fluida para los clientes.

Publicidad
Blockchain, la solución desconocida para casi todo | Expansión LAB

Esto extiende el impacto del sector Fintech más allá de lo monetario, destacando el valor de la tecnología como un habilitador para las personas. Ante esta perspectiva, la digitalización de los servicios financieros activa también inversiones preponderantes en la industria de TI, la cual se proyecta alcance crecimientos de doble dígito en México durante 2021 .

Dicha perspectiva apunta que, aunque la transformación digital presentó grandes avances durante el último año, para 2021 gran parte de la inversión estará orientada al despliegue de infraestructura híbrida, la cual facilite la transición entre procesos análogos y digitales, ayudando a las organizaciones a ser más flexibles y resilientes. Es decir, la tecnología juega un papel horizontal, sobre el cual se establecen las particulares de cada proyecto, empresa o industria.

Ante este panorama, la tecnología se convierte en una necesidad para las organizaciones, siendo la base de una operación moderna y competitiva. Ya no se trata solamente de proveer a los trabajadores con los dispositivos necesarios para hacer sus labores o acercarse a los clientes a través de estos mismos equipos, las redes e infraestructura hoy son un activo fundamental para la operación empresarial y, en más de un sentido, constituyen el campo sobre el que se desarrolla la estrategia de negocio.

El unicornio Fintech del futuro es hoy tan solo una idea, un proyecto que encuentra en elementos tan ajenos como los servidores y el cómputo de alto desempeño un campo fértil para crecer.

Nota del editor: Hiram Monroy es Director de Commercial Sales para AMD en México, Centroamérica y el Caribe. Síguelo en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad