Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Mejorar la economía para una mayor inclusión financiera

Para que exista una mayor inclusión financiera en México, primero tenemos que resolver la gran crisis económica que ha dejado a millones de personas sin empleo, opina Jorge Sánchez Tello.
jue 17 diciembre 2020 12:01 AM

(Expansión) – Hay un gran interés por lograr una mayor inclusión financiera en el mundo y en México no es la excepción. El sistema bancario de un país apoya el proceso de desarrollo y crecimiento económico. Una de las funciones más relevantes es movilizar el ahorro para financiar a empresas y familias.

Para estar en capacidad de lograr el objetivo anterior, la banca necesita tener los productos financieros que satisfagan las necesidades de sus clientes. También necesita de una infraestructura adecuada para que a la mayoría de la población le sea fácil realizar sus operaciones financieras.

Publicidad

Contrario a lo que se puede creer, en México se ha avanzado mucho en inclusión financiera, de hecho, ya hay poco margen para que se crezca más. De acuerdo a los datos que publica el INEGI en su Encuesta Nacional de Inclusión Financiera, el porcentaje de la población de 18 a 70 años cuenta con algún producto financiero en el noroeste de México es el 82%, en el noreste el 75%; en la Ciudad de México el 72%; en el sur el 68%, y en el oriente el 60%.

Es decir, en los estados donde hay menos pobreza y sobre todo empleo formal la inclusión financiera es mayor, los datos de tenencia de cuenta de ahorro para el retiro o Afore que va ligada con las personas que tienen un empleo formal lo confirman, en el noroeste el 58% de la población entre 18 y 70 años tienen cuenta Afore; en el noreste el 51%; en la Ciudad de México el 47%, y en el sur solamente el 29%.

Otro dato de interés es que al cierre del 2019, el 98% de la población vive en municipios con acceso a infraestructura bancaria, según la Comisión Nacional Bancaria.

Donde hay un área de oportunidad para las instituciones bancarias es en el acceso a servicios financieros a través del celular, ya que solo el 22% de la población con cuenta formal de 18 a 70 años tiene banca por celular, porque de los 62.2 millones de personas que tienen celular, el 51% tiene una cuenta en un banco o institución financiera.

Diversos estudios académicos en revistas con arbitraje internacional han concluido que identificaron que los bancos suelen colocar la mayor parte de sus sucursales en municipios de alta densidad poblacional y en zonas de ingreso medio y alto, y que el otorgamiento de servicios financieros está dirigido a la población de ingreso medio y alto.

Ahora bien, ¿son pobres porque no tienen servicios financieros o porque son pobres no tienen servicios financieros? En mi opinión la segunda hipótesis es más real. Una política pública para fomentar la inclusión financiera puede coadyuvar a reducir la pobreza y a mejorar el bienestar, pero no es la solución.

Es decir, primero las personas y empresas deben tener una mejor economía y solo se da cuando tenemos un mayor crecimiento económico. No tenemos una falta de infraestructura y si bien la tecnología ha ayudado a bajar los costos, de poco sirve si hay poca demanda por los servicios financieros, ya que en México hay una alta informalidad.

Publicidad
Inclusión económica como antídoto a la crisis. | #CómoReactivarMéxico

También se ha avanzado con la protección al usuario de servicios financieros. Hoy el consumidor de servicios financieros tiene prácticamente el mismo nivel de protección que el consumidor de otros productos.

El problema de los municipios sin infraestructura bancaria no es la falta de ésta, sino la falta de muchos otros servicios y la baja actividad económica.

Es importante recordar que por decreto no se le puede dar a toda la población ahorro, crédito y seguros, se tienen que crear primero las condiciones económicas y por esa razón es importante combatir la pobreza.

El proceso de inclusión financiera lo veo por etapas. Creo que deben entrar por la cuenta de ahorro en vez de tener el dinero bajo el colchón. Después que hagan transacciones y finalmente que migren a crédito y seguros.

Para que exista una mayor inclusión financiera en México, después de la pandemia, primero tenemos que resolver la gran crisis económica que ha dejado a millones de personas sin empleo y que las empresas que han cerrado vuelvan a abrir; un proceso que llevará bastante tiempo.

Nota del editor: Jorge Sánchez Tello es director del Programa de Investigación Aplicada de la Fundación de Estudios Financieros (FUNDEF). Síguelo en LinkedIn y en Twitter. Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad