Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El fin de una era

Muchas empresas tuvieron un panorama negro donde las pérdidas y el endeudamiento se vieron presentes, señala Eréndira Yaretni Mendoza.
jue 21 octubre 2021 11:59 PM
T-MEC y Pymes reactivación económica
Investigación y desarrollo son la fórmula perfecta para las empresas, considera Eréndira Yaretni Mendoza.

(Expansión) - No pienses mal que estoy hablando del fin del mundo o una guerra nuclear, por supuesto estamos atravesando una crisis en materia de salud, paradójicamente es normal este gran acontecimiento y es debido a la alta densidad de población; por consiguiente, resulta lógico que el humano experimente un proceso de adaptación, pero no pretendo centrar esta opinión en algo triste y de pánico, sino todo lo contrario. Pretendo poner en contexto que todo tiene un fin si no evolucionamos y justamente esto ocurre en la economía, pero hoy nos enfocaremos en las empresas.

Partamos de la idea de que nada permanece constante, todo tiende a cambiar e incluso los ríos hacen que fluya el agua, la cual si se quedara estancada solo generaría putrefacción, allí es donde radica la importancia de los cambios.

Publicidad

Desde que nace hasta que muere, el ser humano constantemente está en procesos de cambios, y esto debe ocurrir de igual forma con las empresas si pretenden subsistir con el paso de los años. No precisamente deben someter a una reestructura total a la empresa, quizá no tengan cambios notables como las más famosas y redituables refresqueras, donde su producto estrella prácticamente es el mismo, pero hay que recordar que ellas tienen un marketing impresionante. Pero ni ellas con un consumidor habitual han decidido no cambiar, siempre se encuentran en constante lanzamiento de nuevos productos o en el rediseño de su imagen.

Pongamos en contexto nuestras vidas, te aseguro que a lo largo de los años has subsistido adaptándote a diferentes productos, pasaste de un fonógrafo, un tocadiscos, walkman, discman, reproductores portátiles de bolsillo y ahora escuchas tu música favorita por diferentes plataformas digitales; aquí un claro ejemplo de que todo evoluciona, recuerda cómo has visto películas en salas de cine, rentabas películas físicamente con una membresía y actualmente las vemos en la comodidad de nuestras casas.

Ahora bien, ¿qué tiene que ver esta evolución con las empresas?

Esto es sencillo de explicar con las diferentes teorías de los rendimientos. En términos económicos, al igual que en negocios, mercadotecnia y áreas similares, las empresas tienen un ciclo de vida, las más grandes empresas lo saben y lo mismo ocurre con las mipymes que no han logrado subsistir procesos de cambio.

Si eres emprendedor, tienes una empresa -ya sea micro pequeña o mediana-, debes saber que primero nace, donde se da a conocer un producto, y es aquí donde los rendimientos primero van a la alza, luego se mantienen constantes y por último caen.

Te explico cómo funciona: imagina una empresa, ponle nombre y apellido, y que ésta tiene una capacidad productiva de 1,000 unidades diarias; cuando inicias comienzas con poca producción para poder buscar la demanda de tu artículo y es así como vas incrementando tu producción. Estarás de acuerdo en que si tus costos son de 1,000 pesos diarios y tu producción de 1,000 unidades, cada una te costaría 1 peso producirla.

Publicidad

Pero supongamos que inicias con una producción de 200 unidades, indicaría que cada mercancía ascendería a 5 pesos; luego, si aumentamos a 500 unidades el precio de producción, bajaría a 2 pesos; y así hasta llegar al límite de tu producción diaria, obteniendo un crecimiento en tus ganancias por cada unidad adicional que se vaya produciendo. Éste siempre va a ser el ideal, ya que en este proceso de crecimiento alcanzamos el auge de nuestra empresa.

Sin embargo, llega un punto en que si aumentas una unidad adicional, tendrías que comprar más insumos o pagar tiempo extra, por lo que las ganancias se irían con esos nuevos gastos, dejándote una ganancia sin bajas pero tampoco alzas constantes; aquí es donde la empresa ha alcanzado la madurez, y por supuesto algo que ningún empresario se va a dar el lujo, de quedarse estático. Está implicito que vas por ganancias, por lo que siempre se estará en busca de nuevos mercados.

Pero ¿qué pasa en el peor de los escenarios donde hemos decidido producir 1,500 unidades por día? Comenzaríamos a tener pérdidas, teniendo el supuesto de que no tenemos cambios, porque queremos producir más con lo mismo, lo cual genera desgaste tanto en la maquinaria como en la mano de obra, y terminaríamos en un proceso de declive, donde la productividad se verá afectada, donde incluso tendríamos que tomar la decisión de cerrar la empresa.

Pero no con ello te estoy diciendo que te conformes o te limites a buscar más mercados, sino que en todo proceso de producción parte de las ganancias se puedan volver a usar en beneficio de la compañía; es decir, comprar nueva maquinaria, invertir en conocimiento para nuestros trabajadores y hasta la compra de tecnología, de esta forma puedes mantener tus rendimientos siempre crecientes. Las empresas tienen una gran labor: siempre estar a la vanguardia y buscar en los consumidores necesidades que ellos mismos no sabían que tenían.

Te dejo una reflexión final, y es que en los ultimos meses con la pandemia que se ha presenciado a nivel internacional, muchas empresas tuvieron un panorama negro donde las pérdidas y el endeudamiento se vieron presentes; sin embargo, hubo compañías que vieron esta crisis como una oportunidad, generaron así ganancias millonarias, todo ello gracias al e-commerce, a la inversión en tecnología y el uso de plataformas digitales.

Es este tipo de mercado el que va en crecimiento y no será abandonado cuando la crisis sanitaria llegue a su fin; todo ello nos lleva a saber que I+D (investigación y desarrollo) son la formula perfecta para las empresas.

Nota del editor: Erendira Yaretni Mendoza Meza es licenciada en Economía, maestra en Gobierno y Desarrollo Regional por El Colegio del Estado de Hidalgo y doctora en Ciencias Sociales por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo. Es profesora de la máxima casa de estudios de la entidad. Síguela en Twitter y/o en Facebook . Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas de su autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad