Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Las tormentas que enfrenta la industria del transporte en México

La tecnología debe estar al servicio de las organizaciones, facilitar el trabajo de los conductores y administradores de flotas, considera Juan Pablo Salas Ledezma.
mié 15 diciembre 2021 12:00 AM
Las tormentas que enfrenta la industria del transporte en México
Se estima que en México hay un déficit estimado de 40,000 conductores capacitados para la operación de equipo pesado. ¿Es esto un problema del mercado mexicano? La respuesta es un rotundo no, señala Juan Pablo Salas Ledezma.

(Expansión) - Hoy en día escuchamos en diversos medios acerca de los retos a los que se enfrenta la industria mexicana del transporte, y en ocasiones el panorama parece poco alentador. Se escucha frecuentemente sobre la escasez de contenedores para el tráfico marítimo mundial, lo cual impacta directamente en los costos de envío y tiempos de entrega.

También leemos constantemente acerca de la escasez de componentes electrónicos y específicamente de los semiconductores. Los semiconductores están presentes en la mayoría de los aparatos electrónicos con los que convivimos día a día, como en nuestros vehículos, medios de transporte, celulares, televisores, etc. y la disponibilidad de estos seguramente se verá afectada de algún modo.

Publicidad

Existe otro factor que debemos incluir en la ecuación y no caer en el alarmismo innecesario o emitir una opinión sobre un panorama negativo, sino como un ejercicio de conciencia para los que están involucrados en la industria del transporte.

Se estima que en México hay un déficit estimado de 40,000 conductores capacitados para la operación de equipo pesado. ¿Es esto un problema del mercado mexicano? La respuesta es un rotundo no. En Estados Unidos y Canadá sucede un fenómeno similar, por supuesto que en diferentes proporciones debido a los tamaños de cada industria.

Diferentes organismos en el sector transportista tienen constantemente en agenda ideas para contrarrestar este déficit; hay muchos factores asociados a la escasez de conductores capacitados, siendo la inseguridad uno de los principales, pero dicho tema no es propiamente objetivo de esta columna de opinión.

Como mencionaba, es un ejercicio de todos buscar ideas innovadoras para atraer gente interesada en esta línea de trabajo, proveer capacitación suficiente y efectiva, para en la medida de lo posible cambie de un déficit a un superávit de conductores, pero ¿qué sucede con los conductores que ya están en las carreteras?

Sin duda lo primero que se debe considerar como industria es proveerles las mejores condiciones laborales para que su trabajo sea realizado lo mejor posible y que continúen operando de forma segura. El ejercicio comienza desde las compañías armadoras de vehículos que integran en cada nueva generación sistemas sofisticados de asistencia al conductor; las empresas transportistas que invierten en capacitación constante, y las compañías tecnológicas que buscan optimizar procesos para agilizar la operación, así como muchas otras organizaciones que desde su trinchera buscan ofrecer caminos de mejora.

La tecnología debe ser el principal aliado en el camino, el de todos como industria, sin ella una operación sería prácticamente imposible, básicamente son sus ojos, incluso hoy día existen soluciones de análisis de video inteligente que por medio de cámaras e inteligencia artificial asisten a los conductores a bordo. El futuro, vaya que nos ha alcanzado, ejemplos como éste y todo tipo de sistemas ayudan.

La tecnología debe estar al servicio de las organizaciones, facilitar el trabajo de los conductores y administradores de flotas, el cual debe ser el eje rector que haga evidente y medible la conjunción de los esfuerzos.

 

Toda organización que desee adecuarse rápidamente al cambio debe contar con un proceso integral de ‘tecnologización’ y con integral me refiero a realizar una evaluación seria sobre lo que tiene que mejorar, al sumar a las partes y captar de manera eficaz qué es lo que se requiere. Incluso hoy en día con todas las herramientas tecnológicas con las que se cuentan, hay organizaciones trabajando en silos, buscando resolver únicamente las necesidades puntuales de su departamento. ¿Por qué no integrar?, ¿por qué no ver las operaciones desde un punto de vista más holístico?, ¿qué no es la principal enseñanza que nos dejaron los últimos dos años?

Quisiera cerrar esta columna con una frase de Jack Welch, quien fue CEO de General Electric: “cambia antes de que tengas que hacerlo”. Después de analizarla se ajusta muy bien al entorno de esta industria en constante evolución, se deben observar las oportunidades y estar alerta sobre las herramientas al alcance para poder sortear las tormentas en el camino.

Nota del editor: Juan Pablo Salas Ledezma es Country Senior Manager en Métrica Móvil. Síguelo en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

 
Publicidad
Publicidad