Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El mapa de precios explica el fenómeno inflacionario actual

La inflación es un proceso amplio y largo que incluye a millones de precios a lo largo de una cadena de producción compleja y llena de incentivos, señala Iván Franco.
vie 17 diciembre 2021 12:02 AM

(Expansión) - Nuestra economía tuvo que alcanzar una inflación desbordada (el doble de su objetivo) para que surgiera un debate sobre las razones por las que los precios suben consistentemente y no paran de hacerlo.

Ni los economistas encumbrados del exterior, o la junta de gobierno de Banxico, aunque parezca increíble, conocen al fenómeno de la inflación, que es un proceso microeconómico y empresarial, que se aviva con el combustible monetario.

Publicidad

En algunas ocasiones he dicho que simplificar la inflación a un solo indicador mensual serial con dos ramificaciones, como son la inflación subyacente y la no subyacente, es insuficiente y técnicamente incorrecto.

Analizar a la inflación como una serie temporal agregada y maquillada por los ponderadores es darse un balazo en el pie, con el riesgo de equivocarse. Por esta y otras razones, es que Banxico tiene un porcentaje de efectividad de apenas 14% llegando a su objetivo de inflación, desde el año 2008. Falta pericia analítica y vocación, a juzgar por la debilidad intelectual de las minutas de su junta de gobierno.

La inflación es un proceso amplio y largo que incluye a millones de precios a lo largo de una cadena de producción compleja y llena de incentivos.

Cuando los banqueros centrales dicen que la inflación actual se origina por un choque de oferta, por ejemplo, por la rivalidad y escasez de insumos, los altos costos de los contenedores y de los materiales, están mal entendiendo el concepto de oferta y demanda de un mercado.

Ellas y ellos creen que la demanda es solamente aquello que el consumidor final (las familias) compran en el supermercado. Sin embargo, la demanda y los demandantes se localizan en diversos mercados a lo largo de las cadenas de producción. Para producir un determinado bien existen múltiples mercados, tanto nacionales como extranjeros, cada uno con sus propios incentivos, equilibrios y desequilibrios.

En otras palabras, hay una demanda para cada mercado en el proceso productivo, así como una correspondiente oferta. Es un yerro conceptual de primer semestre decir que la oferta está en un extremo (del mercado) y la demanda en otro. Por ende, es también incorrecto decir que la inflación viene solo por un choque de la oferta.

Por otro lado, en economías muy abiertas al comercio internacional la inflación importada y la localmente generada se entrelazan. Son hijas de la misma madre. Por lo que es complejo separarlas. Pero, ese es otro tema.

El punto es, que la inflación actual no está limitada a unos cuantos productos y servicios importados, sino que es un fenómeno más amplio (productos) y largo (tiempo), porque, además, tiene un origen monetario.

A continuación, lo demuestro describiendo el mapa de precios de México.

El mapa de precios

El mapa de precios es una herramienta de análisis, precisa y amplia que nos ayuda a ver la dinámica general de los precios de la economía, divididos por categorías de productos.

El Inegi, la entidad que muestrea los precios, les llama “genéricos” y son alrededor de 300 categorías. Dichas categorías incluyen alimentos frescos, alimentos empacados, bebidas, enseres, muebles, vivienda, educación, transporte, servicios diversos y muchas más.

De acuerdo con el mapa de los 6,510 precios promedio de las 300 categorías levantadas entre enero de 2020 hasta septiembre de 2021, el “calentamiento” de los precios de la economía mexicana ya venía desde antes del COVID-19.

En enero de 2020, el 57% de las 300 categorías ya rebasaban el umbral de inflación de 4%. Mientras que, en septiembre de 2021, el 92% de las 300 categorías superaron incrementos de 4% a tasa anual. Es decir, el proceso se generalizó.

El proceso inflacionario se expandió entre las 300 categorías, lo que obviamente provocó un nivel de inflación general cada vez mayor. Sin embargo, hay categorías que todavía no se incendian por la presión inflacionaria, pero, pronto lo harán.

Publicidad

Transitoriedad contra no transitoriedad

Ahora bien, ¿qué pasó con los 300 precios por categoría durante cada mes de 2020 y 2021?

Si miramos a la inflación de cada una de las 300 categorías a lo largo de estos 21 meses, la persistencia inflacionaria general por arriba de 4% se mantiene en 12 de los 21 meses.

Finalmente, la pandemia y sus efectos en las cadenas de suministro solo vinieron a incrementar la presión y la velocidad de ajuste de los precios nacionales. Es un hecho que sin pandemia la inflación sería hoy menor, no obstante, el proceso de bola de nieve de subida de precios hubiera ocurrido, no solo en México, sino todo el mundo, dado su origen monetario. La chispa incendiaria fue “la crisis de los contenedores”.

El caso es que el mapa de precios mexicano aún no termina de ajustarse al alza. El fuego inflacionario estará quemando en los próximos meses a otras categorías importantes, como transporte, muebles, educación, y muchas más.

Dado que las autoridades monetarias tienen oídos sordos, es más conveniente discutir las estrategias de precios con los formadores de precios directamente. Allá nos vemos.

Nota del editor: Iván Franco es fundador y director de la consultora de inteligencia competitiva Triplethree International. Síguelo en Twitter y en LinkedIn . Las opiniones expresadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad