Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Una misma ruta para los negocios: competitividad y sostenibilidad

Entender, medir y crear una estrategia de ASG también es la mejor vía para construir una empresa competitiva con futuro, apunta Luis Miguel Vilatela.
mié 09 marzo 2022 05:00 AM

(Expansión) - Actualmente los temas medioambientales, sociales y de gobernanza corporativa (conocidos como factores ASG por sus siglas en español, ESG en inglés) son centrales para los negocios, no solamente porque forman parte de la sostenibilidad de las empresas en el largo plazo, sino porque son críticos para su competitividad.

Su importancia ha crecido a tal nivel que ya son fundamentales para poder obtener financiamiento y atraer inversionistas.

Publicidad

Anteriormente, algunos elementos que cubren el espectro de ASG fueron considerados como opcionales. Sin embargo, hoy, el enfoque es totalmente holístico y los ubica al centro de la estrategia de negocio para lograr una mayor rentabilidad y competitividad.

Gracias a este cambio se está eliminando la miopía existente al adoptarse una visión de largo plazo que va más allá de una tendencia, y que en su lugar responde a los desafíos globales y a las metas de cada empresa en lo individual.

Una mejor práctica internacional que cada día se fortalece y que recomienda BID Invest es que, además de que las empresas reporten anualmente sobre los aspectos ASG, también es necesario llevar a cabo un análisis de materialidad que sirva como base para establecer la estrategia ASG de la empresa, y con ello medir los avances en temas concretos.

Este enfoque representa una revisión de fondo que ayuda a la empresa a definir qué variables son relevantes para los diferentes grupos de interés (stakeholders), y así establecer métricas y guiar en el tiempo el impacto de las operaciones de la empresa en el planeta y en la sociedad, alineado a la estrategia de negocios. Es justamente el análisis de materialidad que establecerá el mapa de ruta de prioridades de la empresa en materia de ASG.

En este sentido, los reportes anuales de sostenibilidad - los cuales deben basarse en el análisis de materialidad realizado - se han convertido en otra práctica internacional común. En 2020, el 96% de las 250 empresas más grandes del mundo presentaron sus reportes cuando en 1999, sólo el 35% lo hicieron. Claramente, el mundo está avanzando en la dirección correcta.

No obstante, en México todavía se vive un rezago importante. Una publicación del Consejo Consultivo de Finanzas Verdes (CCFV) en noviembre del año pasado, reveló que el 42% de las empresas que cotizan en bolsa no publicó reportes anuales de sostenibilidad y tan solo el 28% cuenta con una estrategia de ASG. El mismo estudio muestra que de las empresas que presentaron reportes entre 2015 y 2019, ninguna estableció indicadores específicos para dar seguimiento a la inversión destinada a cada uno de los proyectos incluidos en sus informes.

 

Esta situación debería ser considerada un riesgo para las empresas. A nivel internacional y nacional los inversionistas ya no quieren destinar su capital a organizaciones que perderán competitividad frente a sus pares. Hoy, es del propio interés de las empresas construir y ejecutar una estrategia de ASG para diversificar sus opciones de financiamiento.

Como todo en la vida, lo que no se mide no se mejora. Por lo mismo, considero fundamental que los consejos de administración prioricen estos criterios al crear un comité que revise y reporte al pleno del consejo sobre las metas y los avances en esta materia. Así, el consejo puede ofrecer la guía necesaria para minimizar los riesgos y maximizar las oportunidades en beneficio de la rentabilidad y la sostenibilidad de la empresa.

Hoy en día el éxito de los negocios va de la mano con la construcción de un futuro en sintonía con el medio ambiente, con las comunidades donde operamos y con los más altos estándares de ética y transparencia. Entender, medir y crear una estrategia de ASG también es la mejor vía para construir una empresa competitiva con futuro.

Nota del editor: Luis Miguel Vilatela es consejero independiente y presidente del Comité ASG de Aleatica. Síguelo en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

 
Publicidad
Publicidad