Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Los primeros pasos hacia una banca sustentable

Una banca sustentable no podrá lograrse sin el desarrollo de otros mercados y la adopción de prácticas en sectores de la economía que permitan el cumplimiento de estos objetivos, apunta Akira Hirata.
sáb 02 abril 2022 12:00 AM
Los primeros pasos hacia una banca sustentable
Es necesario establecer políticas de inversión sustentable que incentiven el financiamiento de proyectos que generen un impacto ambiental y/o social, considera Akira Hirata.

(Expansión) - En los últimos años hemos observado un cambio importante en los objetivos empresariales y en los factores de decisión para la inversión; en este sentido, los factores ESG (ambientales, sociales y de gobierno corporativo) están tomando una mayor importancia en los mercados.

Esto ha llevado a la implementación de estándares de reporteo y a la adopción de políticas que faciliten la medición y el cumplimiento de estos factores. La banca no está exenta de esta transformación: ya estamos observando una gradual adopción de principios sustentables por parte del sector, aunque en mi opinión, la estandarización de las mejores prácticas aún está en proceso.

Publicidad

En este sentido, el Protocolo de Sustentabilidad de la Banca, publicado por la Asociación de Bancos de México (ABM) en 2016, nos brinda los cimientos necesarios para convertir a la banca mexicana en una banca sustentable. A la fecha, 31 de los 50 bancos que constituyen el sistema bancario mexicano se han apegado a estos principios, además de 7 instituciones de banca de desarrollo.

Estos datos demuestran la consciencia que tiene el sector sobre la importancia de la implementación de estos factores. El protocolo emitido por la ABM define cinco pilares estratégicos, los cuales resumiré a continuación.

En primer lugar, se define la institucionalización de las políticas internas de sustentabilidad. Esto se refiere principalmente a la adopción de objetivos institucionales ligados a la sustentabilidad, los cuales deberán estar sustentados en el Gobierno Corporativo de las entidades. Considero que este es un punto que la banca podrá implementar de forma oportuna, ya que en el sector prevalecen las sanas prácticas de Gobierno Corporativo que favorecen la institucionalización.

En el segundo pilar estratégico se establece la necesidad de análisis de riesgos ambientales y sociales. En mi opinión, este representa el principal reto para la banca comercial en México, en cuanto a la incorporación de factores ambientales y sociales en las decisiones de otorgamiento de crédito en el mediano plazo.

Lo anterior debido a que el mercado de empresas que atiende la banca comercial aún se encuentra en una fase de adopción e implementación de políticas sostenibles, de manera que introducir criterios de originación que incluyan estos factores podría contraponerse al crecimiento orgánico de las carteras.

Si bien es un objetivo alcanzable, la adopción de los mismos estándares ESG, en distintos sectores económicos, será necesario para que esto sea factible.

En el tercer pilar se establece la necesidad de políticas de inversión sustentable que incentiven el financiamiento de proyectos que generen un impacto ambiental y/o social. De acuerdo con lo mencionado en el punto anterior, este objetivo tendrá que venir acompañado de una evolución de los mercados hacia desarrollos sustentables, que permitan a la banca tener un portafolio enfocado en este tipo de proyectos. Si bien el mercado de bonos temáticos y ligados a la sustentabilidad ha mostrado un crecimiento constante en años recientes, aún no es suficiente para cubrir la demanda de inversión por parte de la banca.

En cuarto lugar se busca el uso eficiente de recursos en los procesos internos, lo que involucra principalmente el rediseño de operaciones internas de los bancos para lograr mantener una gestión eficiente de las operaciones, con un bajo impacto ambiental.

Esta directriz involucraría el uso de energías limpias, insumos con un bajo impacto ambiental y un menor uso de recursos no reciclables. Creo que el cumplimiento de este objetivo tiene a favor la transformación tecnológica en el sector de servicios financieros, misma que ha permitido no solo el cumplimiento de diversos objetivos ambientales, sino una mayor eficiencia en las operaciones de la banca.

Por último, se hace hincapié a la divulgación de las políticas y prácticas de sustentabilidad. En este sentido, la banca busca, no solamente la adopción de políticas y objetivos ESG, sino la revelación de estos objetivos al público inversionista, en búsqueda de transparencia y de adopción de mejores prácticas a nivel mercado.

 

Considero que los participantes del sector han enfatizado la comunicación de sus objetivos de sustentabilidad a través de sus áreas de relación con inversionistas y a través de la emisión de reportes anuales de sustentabilidad.

Como punto adicional, coincido en que participantes de menor tamaño del sector deberían seguir la pauta establecida por los principales jugadores para mantenerse competitivos en el mercado.

En conclusión, un entorno de mercado en donde los factores ESG están tomando cada vez más relevancia para inversionistas, así como un enfoque unificado por parte del sector bancario en México, favorece la adopción de mejores prácticas de forma generalizada, lo que beneficiará al sector en el futuro.

Enfatizo que una banca sustentable no podrá lograrse sin el desarrollo de otros mercados y la adopción de prácticas en distintos sectores de la economía que permitan el cumplimiento de estos objetivos.

Nota del editor: Akira Hirata es Director Asociado de Instituciones Financieras / ABS de la calificadora HR Ratings. Síguelo en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

 
Publicidad
Publicidad