Publicidad
Inicia sesión

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La política monetaria es un juego de suma cero

Los bancos centrales seleccionan a quién o a quiénes les pasarán las ganancias de la expansión monetaria, y eventualmente, se decantarán por los mercados o por los gobiernos, apunta Iván Franco.
vie 17 junio 2022 12:01 AM
La Fed anunció un aumento en su tasa de interés. (Jerome Powell, quien preside la Fed).
El banco central de EU, presidido por Jerome Powell, refrendó su compromiso para combatir la inflación.

(Expansión) - La Reserva Federal aumentó su tasa de fondos federales en 75 puntos base (pb) para ubicarla en el rango de 1.5% y 1.75%, todavía, con un marcado sesgo expansivo.

Para abatir a la inflación hubiera tenido mayor alcance aumentarla en 100 pb. Sin embargo, aplicar la disciplina monetaria necesaria aumentando la tasa de interés más de lo que anticipa y desea el mercado, genera mayor volatilidad. Algo que altera las perspectivas de crecimiento de la economía y adelanta una recesión para la economía estadounidense y para el resto del mundo.

Publicidad

Por esta razón es complejo para la Reserva Federal decidir entre un aumento de apenas 50pb, 75pb, o más.

No obstante, la realidad es que en términos jerárquicos el combate de la inflación es el primer aliciente que debe tener un banco central, incluso, uno como la Reserva Federal con doble mandato, es decir, de baja inflación con crecimiento económico.

En esta dualidad, irremediablemente será más doloroso vivir un periodo de inflación prolongado que una recesión causada por la aplicación de la disciplina monetaria. ¿Por qué? Porque el dinero nunca recuperará su valor, en cambio, la economía si retomará y mejorará su nivel.

En la actual coyuntura global, donde persisten choques por el lado de la oferta que impactan a los precios globales, la probabilidad de una estanflación (inflación con bajo crecimiento) es mayor, que la de una recesión con baja inflación. Por ello, la Reserva Federal debe privilegiar el combate a la inflación, pagando el costo de la recesión, por cierto, causada por ellos mismos.

Las recesiones son la consecuencia de políticas expansivas

En un sistema monetario como el actual es imposible evitar las recesiones causadas por relajamientos cuantitativos, expansión de las hojas de balance o por la impresión de dinero en exceso. Asimismo, tampoco es posible evitar la inflación monetaria.

Muchos economistas, incluyendo a los bancos centrales, han perdido la brújula por completo, al pensar que la inflación o las mismas recesiones no son originadas por una expansión monetaria más allá de lo permitido por la economía.

Más aún, la mayoría de los bancos centrales ya no prestan importancia a la cantidad de dinero o algún agregado monetario para conducir una política monetaria más fiel a su razón esencial, que es el dinero. En cambio, se autoengañan y engañan al público con nuevas estratagemas que los aleja cada vez más de un pronóstico certero de la inflación, algo que les ayudaría a combatirla eficazmente.

La política monetaria ha caído en la prostitución de los mercados, donde las ganancias del dinero llegan a las manos del mejor postor. Los bancos centrales seleccionan a quién o a quiénes les pasarán las ganancias de la expansión monetaria, y eventualmente, se decantarán por los mercados o por los gobiernos, no por el público, que tendrá que pagar los excesos monetarios a través del incisivo impuesto inflacionario.

Publicidad

¿Son creíbles los bancos centrales?

El debate más importante en términos de la política monetaria no es si la Reserva Federal debe aumentar 50 pb, 75 pb o 100 pb. Para tal caso, el libro diría que el aumento debería de ser de más de 100 pb. El debate debe ser si estas instituciones pueden seguir siendo confiables y creíbles o no.

En el caso mexicano, por ejemplo, ya vimos que no. Las juntas de gobierno se han vuelto un séquito de burócratas pagados al servicio de otro interés que no es el combate a la inflación, y tampoco el crecimiento económico.

Como consumidor hay que ponerse a pensar en algo. Si tienes 100 pesos en la bolsa, no es lo mismo que tu dinero pierda 3% a final del año que si pierde 8%, ¿o sí?

Nota del editor: Iván Franco es fundador y director de la consultora de inteligencia competitiva Triplethree International. Síguelo en Twitter y en LinkedIn . Las opiniones expresadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad