Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Cuándo bajará la inflación a 3%?

Para que el agregado monetario disminuya sus crecimientos mensuales a solo un dígito, la tasa de interés objetivo del Banco de México debe ser al menos de 8%-9%, apunta Iván Franco.
sáb 07 mayo 2022 12:00 AM

(Expansión) - La respuesta técnicamente correcta es que la inflación bajará a 3% cuando disminuya la liquidez en el sistema. Es decir, cuando el agregado monetario M1 (la base monetaria), o bien, el efectivo aumente a tasas de solo entre 3% y 8% mensual anual. Actualmente, la cantidad de billetes y monedas está subiendo a tasas de dos dígitos cada mes.

Solo a partir de ese momento, aproximadamente nueve meses después, la inflación estará convergiendo a su objetivo. Cualquier otra medida heterodoxa, no hará absolutamente nada por la inflación en México.

Publicidad

Los tomadores de decisión de la política monetaria ignoran y desdeñan la relación que existe entre el dinero y la inflación. Con base en antiguas investigaciones hechas en Estados Unidos, argumentan que no hay una relación “estable” en el tiempo entre la cantidad de dinero y la inflación. Nada más equivocado que este dogma. Por ello, los pronósticos y las decisiones de política monetaria son erróneas y sesgadas.

Por otro lado, para que el agregado monetario disminuya sus crecimientos mensuales a solo un dígito, la tasa de interés objetivo del Banco de México debe ser de cuando menos, 8%-9%. Esto mismo comenté hace un año en este espacio.

¿Por qué hay una relación entre la cantidad de dinero y la inflación?

La respuesta es obvia, pero mejor veámosla con un ejemplo muy simplificado.

Supongamos que en una economía solo hay dos bienes, manzanas y gasolina. Ambos se compran con dinero. Demás, en esa economía hay un stock de dinero disponible de 100 pesos.

Supongamos también que cada mes se produce una nueva manzana y que la producción de gasolina es constante. Sin embargo, por alguna razón, el banco central de ese país está inyectando el doble de dinero que se necesitaría para comprar cada manzana que sale al mercado mes a mes.

Por su parte, el gobierno indica a los empresarios manzaneros que no pueden subir el precio de la manzana, a pesar de que existe más efectivo en la economía.

Finalmente, llega un choque externo por el lado de la oferta de energéticos (la gasolina) que incrementa sustancialmente su precio, encareciendo la distribución de manzanas en ese país.

Dado que hay más dinero en la economía, parecería que las personas podrían compensar la subida del precio de la gasolina con el mayor efectivo que está circulando. Sin embargo, como los salarios no suben de igual forma que aumenta el efectivo nominal, esto es imposible. La gente no tiene más dinero.

Por lo que el gobierno decide intervenir subsidiando el aumento del precio de la gasolina. El gobierno toma buena parte de ese exceso de efectivo para sufragar sus gastos y subsidios por la vía del endeudamiento. Así, el gobierno ingresa en un ciclo nada ortodoxo de intervención en los mercados de dinero y de los mercados de bienes.

Publicidad

Al final de la historia, estas presiones y anomalías del mercado no terminarán hasta que se ajuste la cantidad de dinero inyectada en esa economía, en función del potencial de producción y del consumo actual.

Ahora bien, si proyectamos este ejemplo a una economía más sofisticada con miles de productos, la complejidad es mayúscula. El gobierno tendría que subsidiar los aumentos inflacionarios de todos estos productos, algo que es ilógico, imposible y que va contra el mercado.

¿Qué hay del plan del gobierno para combatir la inflación?

Con el ejemplo anterior espero haber explicado que el plan de gobierno no tiene efectos sobre la inflación. Como en el ejemplo de las manzanas, los productores pueden aguantar los incrementos de precios por un cierto tiempo. Sin embargo, en algún momento deberán ajustarlos para reflejar la nueva realidad de sus costos de producción.

Es decir, los incrementos de precios de las manzanas y de miles de productos sucederán en el momento que el acuerdo del gobierno finalice.

Nota del editor: Iván Franco es fundador y director de la consultora de inteligencia competitiva Triplethree International. Síguelo en Twitter y en LinkedIn . Las opiniones expresadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad