Publicidad
Inicia sesión

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Competitividad e innovación sin humanismo, igual a fracaso

Cuando en las universidades se formaban personas, la perspectiva del mundo cambia, se les dotaba de herramientas necesarias para triunfar, señala Adolfo Ruiz Guzmán.
lun 20 junio 2022 06:01 AM
Competitividad e innovación sin humanismo, igual a fracaso
¿Qué papel deben jugar las universidades para formar personas íntegras?, ¿qué pasaría si todos hiciéramos más allá de lo que nos corresponde?, ¿cómo sería México si dejáramos las polarizaciones?, plantea Adolfo Ruiz Guzmán.

(Expansión) - Hace unos días escuchaba una conferencia que me llamó mucho la atención por la reflexión que me dejó, en México tenemos un serio problema de innovación y competitividad al que yo relaciono con el caduco modelo educativo y con la falta de liderazgo que existe en las instituciones de educación superior en nuestro país, del que doy fe por vivirlo en primera persona y que erradicó el humanismo de las aulas.

A la fecha a las organizaciones y a las personas no les acaba de quedar claro en qué consisten esos conceptos, la innovación busca optimizar la forma en la cual realizamos determinadas actividades, no es hacer las cosas distintas, sino lo que funciona, cómo podemos mejorarlo; cuando no lo entendemos, queremos partir de cero y en vez de avanzar, retrocedemos, olvidamos que para alcanzar el éxito, además de innovadores, debemos incluir la eficiencia.

Publicidad

Por el lado de la competitividad, involucra la calidad y va relacionado con la innovación partiendo de la esencia de la ventaja competitiva que aplica para ambos mundos, para la empresa y para las personas. A veces es muy complicado encontrar ese diferenciador, pero una vez que lo hacemos, lo entendemos y asimilamos, podemos salir a competir para ganar.

Todo lo anterior me da para para reflexionar sobre el cambio de paradigmas en la educación superior. Hoy es imperante la necesidad de formar personas, más que alumnos, que deben acreditar determinado número de créditos, tira de materias o requisitos absurdos. Necesitamos seres humanos con criterio, capacidad de análisis, resolución de problemas, resiliencia, disciplina, pero sobre todo ética e integridad.

Elementos esenciales a incorporar en planes académicos deben estar sustentados en estos conceptos, competitividad e innovación, el rezago que hoy cuenta nuestro país es que son pocas las personas que saben cómo hacerlo, incluso parece que tenemos miedo de levantar la mano para proponer, imaginar, experimentar y, por qué no, soñar.

Cuando en las universidades se formaban personas, la perspectiva del mundo cambia, se les dotaba de herramientas necesarias para triunfar. Incluso hasta las matemáticas cobraban un sentido al ser interpretadas como un lenguaje, el lenguaje mismo como una capacidad privilegiada para el diálogo que permitiera tender puentes.

Una persona que aprende a discenir comprende la importancia de la rápida toma de decisiones, de asumir la responsabilidad de las mismas y construir acuerdos para multiplicar resultados. Ello se ve reflejado en la actual convivencia en las organizaciones entre las generaciones; por un lado, están los que sentían un especial compromiso y amor a la camiseta y, por otro, están las que, mientras no se aburran o reciban una mejor oferta económica, los haga moverse a “billetazos”, sin generar un arraigo o mística.

No es alabar uno y denostar a la otra, esto es resultado de la contraevolución que ha tenido el sistema de educación superior, donde se ha privilegiado el especializarse en nada al precio de abarcar lo más posible, dejando de lado la parte ética y moral de la persona. Vendiendo la quimera de que el éxito se relaciona con el tener y no en el ser.

Es ahí donde las instituciones de educación superior deberían tomar el liderazgo, pero por desgracia está lejos de ello. En mi experiencia, después de dar tantos años de clase, te das cuenta que ya ni siquiera se puede entablar un diálogo constructivo al interior de las facultades, olvidando el sentido de la universalidad de aquellas donde debiera ser cuna del conocimiento el debate, la investigación y el desarrollo. Lejos están aquellos días del papel protagónico de las universidades en la arena pública que formaban opinión y marcaban tendencias.

Publicidad

Debemos retomar el camino, ya que sin competitividad e innovación, México está condenado a no alcanzar los niveles de crecimiento que potencialmente tiene. Basta con darle seguimiento a los indicadores de crecimiento, que no superan la barrera del 7% desde 1982, año en que nací.

Me gustaría lanzar unas preguntas para que reflexionemos entre todos, ¿qué pasaría si en verdad nos atreviéramos a soñar en grande?, ¿qué papel deben jugar las universidades para formar personas íntegras?, ¿qué pasaría si todos hiciéramos más allá de lo que nos corresponde?, ¿cómo sería México si dejáramos las polarizaciones y realmente nos pusiéramos la camiseta de país?

Esas interrogantes las dejé a mis alumnos, a los más de los 800 estudiantes que pasaron por mis aulas; me siento orgulloso porque la mayoría son personas de bien e incluso superaron al maestro.

Gracias a ellos, que fueron mi motor para dar clases por tantos años, es lo único que extrañaré ahora que me vi obligado a dejar una actividad a la que con pasión me dediqué durante tantos años por grandes diferencias con la escuela que perdió el rumbo.

Nota del editor: Adolfo Ruiz Guzmán es egresado de la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación y del MBA por la Universidad Anáhuac México Campus Sur, cuenta con distintas certificaciones y especialidades, entre ellas, Asesor de Estrategias de Inversión por la AMIB, por el IORTV en España y Harvard Business School; además de ser piloto aviador por la Escuela AIRE. Actualmente se desempeña como Director de Comunicación y Relaciones Públicas de Grupo Financiero B×+, conferencista nacional e internacional. Tiene una trayectoria de 13 años en comunicación del sector financiero e impulsor de la creación de la cultura financiera en nuestro país. Síguelo en Twitter . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad