Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

En la pista y en la empresa, ¡corre! …corre por tu vida

Las enormes coincidencias entre estas dos actividades no son pocas y, a su vez, las lecciones por aprender son muchas, señala Rafael Solares.
mar 19 julio 2022 06:05 AM
Profesionistas - corredores - correr - carrera profesional - maratón - directivos - directores - ejecutivos
El pleno conocimiento del adversario, así como del terreno en el que se habrá de librar la batalla, es uno de los aspectos más definitivos para conquistar o fallar en el intento, considera Rafael Solares.

(Expansión) - Somos una especie que está hecha para correr, y las carreras suelen ser despiadadas e inmisericordes. Esa es la razón por la que una vez en la pista, debes de correr duro, ya que al final no es lo más importante… es lo único que existe.

Para mí, correr es una gran manera de probar mis límites personales, encontrando formas de desafiarme a mí mismo. El ardor en mis músculos después de esforzarme no tiene nada parecido.

Publicidad

En ese sentido, mi pasión por los “grandes fondos” y mi experiencia en la conducción de una empresa tecnológica me han permitido ver que las enormes coincidencias entre estas dos actividades no son pocas y, a su vez, las lecciones por aprender son muchas; correr no es una batalla contra la competencia, sino contra uno mismo.

Es una experiencia extremadamente personal, una batalla contra tu propia mente y cuerpo que obliga a esforzarse más y poner a prueba la voluntad; y al mismo tiempo, en los negocios, si no muestras de qué estás hecho, la competencia habrá de aniquilarte sin el menor recato.

Son los años los que me han dado oportunidad de percatarme que esta sensación de reto, siempre se encuentra presente en el running; pero también “en la carrera de la vida” y “la vida en la empresa”. Tan es así, que requieren en la misma medida una suerte de estrategia, planificación y control que haga posible sacar el mejor partido de los recursos con que se cuente en cada caso. Por ello les compartiré cinco máximas para navegar exitosamente entre estos dos mundos.

Motivación: La motivación no es más importante para el deporte que para los negocios; y es que sentir de forma permanente la necesidad de superar a los rivales y alcanzar nuevos objetivos surge como un instinto primario; pero hay que establecer que la motivación puede ser variable, ya que no siempre se tienen los mismos alicientes. Este punto es básico porque cuando los ánimos flaquean, mantener contacto permanente con un buen líder, renovará los bríos por acceder a lo nunca hecho.

A su vez, es de primordial importancia conocer a profundidad a todos los miembros del equipo y, desde luego, sus necesidades; ya que no es lo mismo una persona joven -que a la vez está en un periodo de estudio-, con respecto a otra persona que tiene mucha experiencia en el sector y enfrenta, por lo mismo, retos muy distintos aun desempeñándose en la misma posición. Aquí, el desafío es diferente para cada uno. La motivación también deberá serlo.

Estrategia: Se trata de la columna vertebral de todo proceso, por lo tanto, un movimiento que se da aisladamente, carece de estrategia. Y quien toma a la ligera a sus adversarios, inevitablemente acabará derrotado. Por lo tanto, es de la mayor relevancia, tanto en la pista como en la empresa, crear un plan específico de actuación, que nos proporcione las mayores posibilidades de lograr el éxito que buscamos.

Parafraseando a un Ejército, un esfuerzo victorioso gana primero y entabla la batalla después. Esta es la diferencia entre los que tienen estrategia y los que no tienen planes premeditados; por ello podemos decir que un Ejército derrotado entabla primero la batalla y piensa en la victoria después. Craso error.

 

Información: El pleno conocimiento del adversario, así como del terreno en el que se habrá de librar la batalla, es uno de los aspectos más definitivos para conquistar o fallar en el intento. Por eso es de lo más elemental prepararse en el escrutinio del terreno en el que vamos a pelear, para así poner las ventajas que ofrece el entorno a nuestro favor, avanzar y ganar esos espacios.

Proyección: Fija el objetivo en tu mente, y ve por él, no importa de qué se trate. La determinación que pongas en tus esfuerzos será la llave para conseguir los objetivos que te hayas trazado; ya sea recorrer la maratón de Boston o cerrar la cuota de ventas anuales que ha fijado el corporativo. Para ello, el influjo psicológico en tus adversarios es importante: haz que los rivales vean como extraordinario aquello que es ordinario para ti. Ahí ocuparás el triunfo en sus mentes.

Fuerza: Por último, pero no menos importante, nunca desistas. Hay que tener en cuenta que no siempre estará todo a tu favor. De hecho, el entorno podría ser el peor para tus propósitos, pero fallar solo estará en ti. Así que siempre deberá prevalecer el ánimo y el optimismo en tus objetivos, no obstante creas que tienes el apocalipsis frente a tus ojos. Fuerza y sigue adelante… ¡Siempre!

Nota del editor: Rafael Solares tiene más de 20 años de experiencia en la industria de tecnologías de información, desempeñando posiciones en áreas de ventas y comercialización. Es un impulsor de la transformación digital empresarial. Actualmente, es Country Manager de VMware México. Puedes seguirlo en LinkedIn Rafael Solares . Las opiniones del texto reflejan la opinión personal del autor, y no así de VMware.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

 
Newsletter
Únete a nuestra comunidad. Te mandaremos una selección de nuestras historias.

Ve a tu email y consulta tu suscripción

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad
Publicidad