Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Qué esperar de la próxima primera ministra en Italia?

De convertirse Giorgia Meloni en la Primera Ministra (la primera mujer en hacerlo en Italia), muchos analistas consideran que la relación entre Roma y Bruselas podría deteriorarse rápidamente.
mar 20 septiembre 2022 05:59 AM
¿Qué esperar de la próxima primera ministra en Italia? Giorgia Meloni
Giorgia Meloni es vista por muchos como una lideresa con actitudes más cálidas hacia la Rusia de Vladimir Putin, lo que pondría en riesgo el consenso trasatlántico en su apoyo de suministro de armamento a Kiev, señala Rina Mussali.

(Expansión) - Pese a su amplia popularidad, Mario Draghi está por despedirse del Palazzo Chigi, la residencia oficial del primer ministro en Italia, después de 17 meses al frente de un “Gobierno de Unidad” que dotó de estabilidad a la tercera economía de la Unión Europea en un momento convulso: siete primeros ministros y ocho gobiernos en la última década.

Fue un tanto sorpresiva su renuncia considerando la amplia popularidad con la que se despide (55%), aunque esperada tras algunos desacuerdos con los partidos Lega, Forza Italia y Cinco Estrellas.

Publicidad

Super Mario, como también se le conoce al expresidente del Banco Central Europeo, levantó la admiración de la élite política y económica por su afinidad tecnocrática (siendo el país receptor con más fondos de recuperación provenientes de la Unión Europea, con 200,000 millones de euros), una amplia campaña de vacunación contra COVID-19, la reactivación económica (un crecimiento del 6%, por encima del promedio de la Unión Europea), la inclusión de todos los partidos en el gabinete (exceptuando a Hermanos de Italia), y un férreo apoyo a Ucrania en su guerra con Rusia, además de haber conseguido la tan esperada reforma de justicia, y la diversificación energética bajo un acuerdo con Argelia.

¿Quién tendría la talla para sustituir a Draghi el próximo 25 de septiembre, e inaugurar el gobierno número 70 de los últimos 77 años? Los sondeos, y la experiencia política previa tras cada crisis de este tipo apuntan a un liderazgo de extrema derecha, siendo Giorgia Meloni la figura más destacada. No obstante, con una reducción del número de parlamentarios (400 diputados y 200 senadores) estará por verse la fortaleza que su partido, Hermanos de Italia, obtendrá al momento del reparto proporcional de escaños, y si a éste le alcanzará para cambiar la Constitución a su gusto.

Después de todo, los tres partidos que comenzaron como movimientos de protestas antipolíticos (los mismos tres que destronaron a Draghi) han perdido credibilidad tras su involucramiento en gobiernos de coalición (proeuropeos) ante los ojos de un electorado conservador crítico, que ahora ve en Meloni a su única referente euroescéptica y antiinmigrante bajo un nacionalismo exacerbado y a Hermanos de Italia como la única oposición.

De convertirse en la siguiente Primera Ministra (por cierto, la primera mujer en hacerlo en Italia), muchos analistas consideran que la relación entre Roma y Bruselas podría deteriorarse rápidamente, especialmente si un hipotético gobierno de corte autoritario se impone (el partido tiene pasado fascista), pues la ayuda económica comunitaria proveniente de los planes de recuperación NextGeneration de la Unión Europea está ligada y condicionada a mantener los valores democráticos.

Además, Giorgia Meloni es vista por muchos como una lideresa con actitudes más cálidas hacia la Rusia de Vladimir Putin, lo que pondría en riesgo el consenso trasatlántico en su apoyo de suministro de armamento a Kiev.

¿Qué tan cierto será lo anterior? Mi apuesta es que será menos predecible y amigable con Bruselas, pero no para dar un giro de 180º, pues el crecimiento económico de Italia está fuertemente anclado al bloque europeo, además de mostrar congruencia con lo que hasta ahora ha declarado, a diferencia de Matteo Salvini (favorito hace tres años) que cambió de posición hasta en dos ocasiones. Claro está, con una guerra y una crisis energética que suman a los temores de una recesión europea, el discurso puede fácilmente cambiar.

 

Meloni ha abogado por defender a Kiev, pero no olvida que hay un electorado bastante grande en la derecha, principalmente empresarial, que critica a la OTAN y simpatiza con la posición de Rusia; juega a la realpolitk, mantiene su reputación en temas como la inmigración y los derechos LGBT+, mientras que su apoyo a la OTAN y Ucrania le ofrece posicionarse como alguien menos radical; y en todo ello, utiliza palabras clave como honor y nación, en franca alusión al pasado histórico del partido, sin involucrarse en temas controversiales.

De momento todas son suposiciones. Como la política italiana ha demostrado en muchas ocasiones, “cambian los nombres, pero no el Gobierno”, así que intentar descubrir el comportamiento gubernamental de Meloni arroja pistas, pero no claridad. Además, en segundo lugar se mantiene el Partido Democrático. La centro-izquierda se desempeñó bien que en las elecciones locales del año pasado ganando en cuatro de las cinco alcaldías más grande de Italia, así que descartarlos no es opción. La pregunta sería, quién acompaña a qué partido, y por cuánto tiempo.

Nota del editor: Rina Mussali es analista internacional y coordinadora de la Unidad de Estudio del COMEXI referente a la “Guerra Rusia – Ucrania”. Síguela en Twitter , Facebook y en LinkedIn . Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas de su autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

 
Publicidad
Publicidad