Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#Entrelíneas | Startups y unicornios, el dinero es el rey

El mal clima que cae sobre el emprendimiento de alto impacto no es producto de una sorpresiva tormenta, apunta Jonathán Torres.
mar 14 febrero 2023 12:01 AM
dibujo unicornio tirando a inversionista
El financiamiento en etapa avanzada se desplomó 92% en el tercer trimestre, de acuerdo con LAVCA.

(Expansión) - ¿Cuándo caerá el primer unicornio mexicano? La pregunta ronda por el ecosistema emprendedor, pero nadie se atreve a lanzar al aire algún pronóstico. Lo que sí es un hecho es que el curso que ha tomado el Venture Capital (VC) está provocando que las valuaciones se aprieten a la baja y el principal incentivo del fondeo sea la rentabilidad en el menor tiempo posible.

El mal clima que cae sobre el emprendimiento de alto impacto no es producto de una sorpresiva tormenta. En 2021, los fondos de capital de riesgo invirtieron 15,303 millones de dólares (mdd), una cifra nunca antes vista en la historia del emprendimiento en América Latina, pues superó toda la inversión registrada entre 2010 y 2020.

Publicidad

Sin embargo, de un tiempo para acá se ha acentuado una tendencia a la baja. El VC en México cayó 42.49% en el tercer trimestre de 2022, según la plataforma Transactional Track Record. En tanto, la semana pasada, los fondos Vision para América Latina de SoftBank (dirigidos para financiar startups) reportaron pérdidas por 5,800 mdd en el último trimestre de 2022.

Historia corta: en algún momento, a nivel mundial, se vivió una época de ‘dinero barato’, lo que provocó que los pulls de dinero le apostaran a los grandes crecimientos de startups. Pero cuando se empezó a terminar la época del ‘dinero barato’ por las subidas de las tasas de interés en Estados Unidos, Europa y Japón, el apetito por invertir en alto riesgo bajó. En consecuencia, cambió el modelo de crecimiento de una startup y, por lo tanto, del VC.

Fue ahí cuando las variables se distorsionaron. Una startup se funda normalmente con la expectativa de que seguirá recibiendo dinero en futuras rondas, como si éste fuera infinito, pero cuando en la siguiente ronda el dinero no llega como se esperaba, entonces, empiezan los problemas para muchas de estas empresas porque se quedan sin capital de trabajo para mantener un ritmo acelerado de crecimiento. Eso es lo que hoy está pasando.

“2021 fue un año récord en inversión en VC en América Latina y México. Un año después hubo escasas inversiones. La caída fue muy dolorosa. Hoy, las empresas bien posicionadas, sanas financieramente, que estén demostrando una dirección hacia la rentabilidad son empresas que pueden ganar y cuentan con interés del VC”, dice Heberto Taracena, quien ha sido consultor en el Banco Mundial y asociado en McKinsey & Company.

“La pandemia, las dificultades en las cadenas de suministro, la alta inflación, las tasas de interés, luego una guerra, han puesto a los inversionistas y a algunos founders en estado defensivo porque lo que queremos todos es preservar el cash porque no sabes si vas a levantar nuevas rondas”, complementa Marlene Garayzar, cofundadora de Stori, el emprendimiento mexicano que en 2022 fue declarado como unicornio.

Ya no existen las condiciones de 2021, cuando fluían los dólares, pero lo que sí hay que aceptar es que el dinero seguirá fluyendo aunque en menor medida.

En este momento varias son las estrategias que ya ejecutan los fondos de VC: apretar más los tickets de valuación, tomar proporciones más grandes de las empresas en las que han invertido, rediseñar sus portafolios con empresas más maduras y con mucha más claridad hacia la rentabilidad.

Para 2023, el sistema de valuación de VC cambia. Hay muchos fondos que tienen mandatos y capital disponible. Ese dinero no regresará a los Limited Partners (LPs, los socios inversionistas que integran los fondos de VC), sino que se terminará usando. Pero todo dependerá de un factor: la rentabilidad.

Aquellas empresas capaces de ser positivas en su generación de efectivo, sobrevivirán y protagonizarán las futuras historias de éxito; las que no tengan esa posibilidad y tampoco la confianza de inversionistas para meterles más dinero van a estar en serios problemas. La realidad es cruda, pero es. Ya no será posible apostar única y exclusivamente con un buen pitch, tampoco será suficiente tener a un gran founder, sino demostrar que pueden ser rentables lo antes posible; facturar, rentabilizarse, llegar ya al punto de equilibrio.

Publicidad

“Algunas empresas van a sobrevivir y otras van a morir. El tema es que no hay que espantarnos pues el capital de riesgo eso es. Éste tiene que celebrar los éxitos rotundos que suceden cuando una empresa llega a sus últimas consecuencias, pero es parte del ciclo que otras mueran. Esto ni mata el potencial de la industria ni su innovación”, afirma Heberto Taracena.

En el caso de los unicornios, algunos de ellos todavía están bien fondeados y eso les permitirá navegar quizá durante dos, tres años, antes de tener noticias buenas o malas, acerca de su valuación.

Bajo estas condiciones, las startups, los unicornios, se encuentran frente a una disyuntiva: se achican o esperan levantar dinero en una futura ronda de inversión pero a una valuación menor. Mensaje entrelíneas: adiós a las valuaciones que eran una locura.

Esto, a su vez, coloca a los founders en una línea muy delgada entre la responsabilidad y la irresponsabilidad en el manejo de los recursos.

Marlene Garayzar ofrece tres pasos a seguir: frugalidad, responsabilidad y ser conservadores. “No es crecer por crecer, es balancear el crecimiento siguiendo con el buen nivel de los units economics. En nuestro caso, seguir entregando inclusión financiera en el mercado mexicano, así como ser muy frugales, muy responsables, nunca volvernos locos gastando y contratando a demasiada gente, y que los costos de riesgo sean los esperados”.

La crudeza de esta historia también tiene su lado positivo: las valuaciones, ahora, serán más realistas, a través de las cuales se exigirá claridad sobre el camino para hacer dinero, por cuánto tiempo y el monto que se tiene en caja.

“Los fondos apostamos a un fair play. Los que alcanzamos a levantar capital, antes de la borrachera de dinero, somos los fondos que tenemos más ventaja competitiva porque estamos con el dinero fresco. Ya levantamos y ahora nuestro trabajo es colocarlo y no hay mejor fecha que ahorita porque estamos en crisis y entrando con muy buenas valuaciones”, sostiene Gustavo Huerta, Co-Founder & Managing Partner en ViewCapital Proptech Fund.

Los fondos, por lo tanto, invertirán de acuerdo a sus tesis y con mejores condiciones. “Viene una nueva cepa de VC, que arrancamos nuestro periodo de inversión con un criterio híper consciente de no estar emborrachando con dinero a los emprendedores”, remata Gustavo Huerta.

Publicidad

Conclusión: cash is king; hoy más que nunca, las valuaciones se centran en la generación de flujo de efectivo y, entonces, la empresa que no deje dinero está condenada a tronar. Money talks.

**********

Los fondos que tienen en su portafolio a un unicornio no comparten información sobre el futuro de éste. El hermetismo se entiende considerando que, si el crac ocurre en una de las empresas emblemáticas del ecosistema emprendedor, los efectos multiplicadores podrían ser igual de devastadores.

Como toda industria, cuando un peso pesado cae, la industria naturalmente se retrae. Hoy, no hay nadie en el ecosistema que quisiera dar esa noticia. El ecosistema podría registrar una erosión y, eso, no es deseable para nadie.

Nota del editor: Jonathán Torres es socio director de BeGood, Atelier de Reputación y Storydoing; periodista de negocios, consultor de medios, exdirector editorial de Forbes Media Latam. Síguelo en LinkedIn y en Twitter como @jtorresescobedo . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión.

Newsletter

Únete a nuestra comunidad. Te mandaremos una selección de nuestras historias.

Publicidad


Publicidad