Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

En 2022 todos querían ser unicornios, en 2023 los camellos serán los ganadores

El escenario económico para el 2023 se asemeja a un verdadero desierto, con poca disponibilidad de recursos y un clima muy extremo, donde para sobrevivir hay que adaptarse al entorno.
mié 21 diciembre 2022 06:09 AM
recomendaciones-qatar
Los camellos llegan a formar parte del ecosistema en el que ya habitan dragones, dinosaurios, ponys, centauros, minotauros, cebras y hasta gorilas, todos ellos con atributos específicos buscando un solo objetivo: crecer y posicionarse como líder de su industria.

(Expansión) - Transitamos por un momento complejo en el ecosistema de las startups; estamos muy lejos de Silicon Valley, un ambiente propicio para desarrollar unicornios; no hay condiciones óptimas para ampliar este paraíso. Con una alta inflación y poca inversión en capital de riesgo se hace más evidente un cambio hacia modelos de negocio más resilientes, capaces de sobrevivir ante cualquier crisis.

El escenario económico para el 2023 se asemeja a un verdadero desierto, con poca disponibilidad de recursos y un clima muy extremo, donde para sobrevivir hay que adaptarse al entorno. El panorama para el próximo año será uno donde ser unicornio no es suficiente; para ser el rey del desierto hay que convertirse en camello.

Publicidad

El mercado lo confirma, en momentos de gran incertidumbre la supervivencia de una startup debe estar por encima de otros objetivos como el crecimiento acelerado. Los camellos son las especies que mejor pueden adaptarse a un escenario de bajo flujo de capital y vaivenes económicos tan drásticos como una tormenta de arena.

El escaso financiamiento es el punto de partida para que ahora las startups aspiren a convertirse en camellos y dejen atrás al mitológico unicornio. Estos mamíferos pueden sobrevivir durante el invierno hasta 6 o 7 meses sin agua, modificando su temperatura corporal entre los 34 y 40 grados centígrados para evitar la pérdida del vital líquido.

Un oasis en el desierto

Así las startups camello deberán contar con estrategias que les permitan sobrevivir en este duro invierno, reducir costos y capitalizar todas las oportunidades; como los camellos que cuando llegan a un oasis pueden beber hasta 120 litros de agua en menos de 10 minutos.

No es que el financiamiento se cierre de golpe, es que los inversionistas serán más cautelosos y buscarán a empresas más consolidadas, capaces de ofrecer rendimientos en el mediano y corto plazo. Ante estos runways largos, tan parecidos a una caminata entre dunas y un fuerte sol, las startups camellos deberán dar pasos lentos pero seguros, tal vez no haya crecimientos exponenciales y está bien, en 2023 lo que las salvará son los crecimientos sostenidos.

En 2023, transitar por el valle de la muerte será un viaje retador, lleno de desafíos; pero con una buena gestión de costos, planes antiriesgo, estrategias a mediano plazo y un excelente manejo financiero las startups podrán salir victoriosas.

Resiliencia, flexibilidad y diversidad

El próximo año será decisivo para el ecosistema. Las empresas que sobrevivan tendrán una ventaja evidente, pero las que logren crecer serán imparables. Las palabras resiliencia, flexibilidad y diversidad definirán a los camellos.

Como en la pandemia, el cliente tendrá la última palabra, y sus expectativas y necesidades frente a un contexto complejo serán más altas que nunca. Las startups deberán estar a la altura de este reto y no escatimar en ello. Eso implicará ajustar y reajustar el modelo una y otra vez, y las veces que sean necesarias.

 

Transitamos por un momento donde las startups necesitan una mejor gestión financiera y este modelo de negocios es una prueba de que existen otras posibilidades para crecer rápidamente, priorizando la supervivencia a partir de una buena administración de recursos.

Tener una mentalidad de camello será el ‘salvavidas’ de las startups. Enfrentar un desierto como el que está por llegar y navegar por escenarios desafiantes requiere de una naturaleza adaptable, inteligente e innovadora. Un camello puede sobrevivir en climas extremos desde los cero hasta los 50 grados centígrados. En 2023, una vuelta de tuerca puede cimbrar a todo el ecosistema y la preparación deberá ser igualmente ágil y efectiva.

Los camellos llegan a formar parte del ecosistema en el que ya habitan dragones, dinosaurios, ponys, centauros, minotauros, cebras y hasta gorilas, todos ellos con atributos específicos buscando un solo objetivo: crecer y posicionarse como líder de su industria. Pero como en la jungla, el que sobrevive es el animal más fuerte.

Nota del editor: Sebastián Medrano Gallo es economista y especialista en temas fintech. Síguelo en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

 
Newsletter
Únete a nuestra comunidad. Te mandaremos una selección de nuestras historias.

Ve a tu email y consulta tu suscripción

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad
Publicidad