Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Apple y Google se unen contra el COVID-19, pero elevan las alertas de privacidad

Apple y Google pondrán en marcha un programa de rastreo con el que buscan reducir la tasa de contagios por COVID-19, acción que podrá ayudarlos en el futuro.
mié 15 abril 2020 09:49 AM
Apple_google-partner-on-covid-19-contact-tracing-technology_04102020.jpg
El desarrollo de aplicaciones por parte de gobierno quedará delimitado con el fin de brindar transparencia.

Ante el COVID-19 gobiernos y autoridades sanitarias de todo el mundo se encontraron con el complicado reto de diagnosticar con mayor rapidez los casos, por lo que tecnológicas Apple y Google, decidieron desarrollar una herramienta de trackeo que estará disponible a partir de mayo y que tendrá varias etapas en su despliegue.

Si bien esta tecnología puede incrementar la velocidad de diagnóstico y monitorear mejor los patrones de esparcimiento de la misma, la forma en que funcionará, puede poner en entredicho la privacidad de los datos de los usuarios.

Publicidad

Lo primero que se hará es que ambas compañías lanzarán APIs que permiten la interoperabilidad entre dispositivos Android e iOS que utilizan aplicaciones de las autoridades de salud pública. Estas aplicaciones oficiales estarán disponibles para que los usuarios las descarguen y funcionarán gracias al intercambio de códigos que se generen entre usuario y usuario. Las empresas aseguran que no usarán GPS, ni datos personales de los usuarios, por lo que la privacidad está resguardada, sin embargo una de las opciones que tendrá esta solución la definirá cada gobierno, lo que puede abrir una brecha.

“En China, por ejemplo, se desarrolló la aplicación Alipay Health Code para vigilar a su población, en Corea del Sur también se usan tecnologías digitales para el control de la pandemia que ahora parecen ser un modelo para muchos países, como Estados Unidos. Otros usos de tecnologías para la vigilancia, aún más agresivas, han sido implementadas en países como Israel. Asimismo, inquieta que el solucionismo tecnológico prevalezca para controlar esta pandemia y se desplieguen tecnologías como las de Inteligencia Artificial, sin medir sus impactos en derechos fundamentales”, precisó R3D, asociación de defensa de los derechos digitales.

El segundo paso que seguirán las tecnológicas, y sucederá en los próximos meses, es que trabajarán para habilitar una plataforma de rastreo de contactos basada en Bluetooth; esta funcionalidad se implementará en bases de datos más amplias, como las de gobierno y sector salud.

Publicidad

De acuerdo con las compañías las partes involucradas deben estar de acuerdo en este rastreo, sin embargo al ser una solución que se podrá descargar directamente con la actualización del sistema operativo de cada uno de los ecosistemas, la oportunidad de mantener el rastreo será casi imperceptible para los usuarios.

“Una vez que se haya legitimado la idea de que su dispositivo Google o Apple se ha convertido en la plataforma de autenticación predeterminada para comunicarse con las instituciones de atención médica en su país será fácil agregar más capas, más servicios, y al ser útiles será muy fácil aceptarlos. Aunque ambas empresas han dicho que no ven datos sensibles, el tener acceso a esa gran base de datos les permite idear soluciones que deberían corresponder a gobiernos e instituciones”.

La tercera etapa que tendrán las empresas será la publicación de los análisis que se hagan.

“A través de una estrecha cooperación y colaboración con desarrolladores, gobiernos y proveedores de salud pública esperamos aprovechar el poder de la tecnología para ayudar a los países de todo el mundo a frenar la propagación de COVID-19 y acelerar el regreso a la vida cotidiana”, precisaron las empresas.

Si bien la acción es buena, los alcances del poder de ambas empresas se evidencian ante gobiernos e instituciones, pues gracias al acceso que tienen en dispositivos les es posible desarrollar ésta solución y además idear en el futuro herramientas nuevas que no podrían pensarse sin el acceso a toda la data que ya tienen. Pese a la beneficios que éstas tecnologías puedan traer en el manejo y diagnóstico de la actual pandemia, la privacidad de los datos, aún queda en entredicho.

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad