Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Esta app evita que los restaurantes tiren comida

Cheaf permite a los restaurantes vender los alimentos que les sobraron al final del día a un menor costo y así recuperar el gasto de operación para evitar pérdidas.
lun 28 septiembre 2020 03:04 PM
Consecuencias
El desperdicio de alimentos implica impactos ambientales por excesivo uso de agua y generación de bióxido de carbono.

Los restaurantes en México se enfrentan actualmente a un panorama de crisis en el que la tecnología se ha vuelto un aliado para generar ventas y mantenerse relevantes, produciendo menús frescos para atraer paladares cada día; sin embargo, no pueden darse el lujo de desperdiciar ni una pieza de pan.

En México el desperdicio de comida alcanza un volumen anual de 20.4 millones de toneladas cada año, de acuerdo con cifras del Centro de Estudios para el Desarrollo Rural Sustentable y la Soberanía Alimentaria (CEDRSSA) de la Cámara de Diputados 2019, pero en medio de la crisis por COVID-19, estas mermas para un restaurante significan también pérdidas en costos diarios de operación.

Publicidad

Con estas problemáticas en mente fue que Kim Durand creó Cheaf.

El emprendedor de origen francés cuenta que, si bien siempre había estado interesado en la problemática del desperdicio de comida, por su experiencia en la industria restaurantera en Asia, al cumplir 30 años- a inicios de 2020- quiso hacer un proyecto que le permitiera generar un impacto social favorable y la crisis actual se presentó como un escenario de oportunidad.

“Vi que era buen momento para pensar en los 10 años pasados y los 10 próximos y pensé que me gustaría involucrarme más en las causas que me emocionan y una de estas es el desperdicio de comida y en América Latina, al contrario de Estados Unidos o Europa, no hay realmente tantas soluciones viables para este tema y por eso pensé en crearla”, contó en entrevista.

Publicidad

¿Cómo funciona?

Con una interfaz muy similar a una app de delivery, Cheaf despliega en pantalla los restaurantes que tiene listados y los paquetes que tienen disponibles. Cada comercio elige qué día, cuántos y qué contienen los paquetes que pondrá a la venta en la app y aunque sus contenidos son sorpresa para el usuario, todos son productos del día, frescos, pero que no se vendieron en el mostrador o cuya presentación no cumplió al 100% con los requisitos de aparador del lugar.

Una vez que el negocio los lista en Cheaf, los usuarios lo integran a su orden y deben pasar a recogerlos directamente en tienda, esto para no elevar el costo del pedido por logística y que resulte en algo de verdad benéfico para ambas partes.

“Es una manera para los restaurantes de recuperar un poco de sus costos de producción, especialmente en tiempos de COVID, al final el restaurante gana entre 25% y 30% sobre esta comida y en general es más o menos el costo de producción, es una forma de no perder lo que ya habían invertido en ello”, dijo Durand.

Publicidad

El precio de los paquetes es un tercio menor al precio de carta normal, y durante el tiempo de piloto del proyecto, Durand cuenta que ya se han “rescatado” 1,200 kilos de comida de sus socios, lo que equivale a 150,000 pesos, de acuerdo con el emprendedor.

Durante la prueba piloto de la app se unieron 250 personas a ella, en un periodo de dos meses, y 25 restaurantes como Maison Kayser, Delirio, Bo pastisseria, Munchin Donuts, Kome Kome Sushi y Helados Carmela.

El modelo de negocio para Cheaf radica en una comisión por el costo total de cada pedido.

A largo plazo, el emprendedor proyecta que la intención de la plataforma es integrar Cheaf con bancos de alimentos para ayudar, de manera más robusta, a reducir el desperdicio alimentario en México y en otras regiones, además de generar inteligencia dentro de la plataforma para eventualmente hacer que no se desperdicie nada del stock de un comercio.

“Queremos llegar a cualquier parte de México y latam en donde haya desperdicio, el objetivo es expandirnos geográficamente y expandirnos no solo a restaurantes si no a hoteles y supermercados en donde hay desperdicio potencial. A muy largo plazo la idea es que Chead genere inteligencia que le permita a los restaurantes manejar mejor su stock, hacerlo más eficiente, para que Chief no tuviera que existir y que no hubiera nada que vender porque no se desperdicia nada”, dijo Durand.

Alrededor del mundo colectivos como los Freegans, especialmente en la Ciudad de Nueva York, se dedican a “rescatar” la comida que los restaurantes desechan del día, más por temas de políticas de frescura de los alimentos en mostrador, y viven de ello en pequeñas comunidades; sin embargo, no cuentan con este componente tecnológico para unir la oferta y demanda por esta merma del día.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad